Eco de Espejos – XXXI

By on noviembre 4, 2021

XXXI

Trofeos que dejó la tempestad

 

7. Sortilegio de oro antiguo por la humanidad

 

Por esta avenida de voces

que ayer aventaron mis pasos

a clausurados cielos,

a un reino de tinieblas,

hoy brotan en impulsos,

en estelas de lumbre

otros abismos:

Amasaste lágrimas procelosas

para pulir esa Estatua del Hombre

a la que añaden ritmos los deseos.

Y recorremos, entre bueyes sagrados,

la calzada de los reyes y los héroes.

Y los dioses murmuran:

Todo imperio sucumbe por secreta ley.

Te lo cuento al oído:

Vino hoy nuestro hermano.

Y alzó el brazo: deshizo

con injurias mi cara

y con venenos

con ominosa alquimia

trasvasaba en mi alma

su amargor de gárgolas impávidas.

Después arrojó al fuego mi figura:

a un voraz cementerio

de astros y rostros.

Mas tu presencia, hermano, cura las heridas.

Y así como se enlazan las espigas

a las luces del día,

así mi alma marcha muy cerca de la tuya..

Esta tarde, caminando a tu lado,

te digo: La poesía es un puente:

una palabra que hace recordar:

Todos venimos de la luz.

Recordarás los soles de esta tierra

y sus horas y frutos: su lindura,

y mañana, cuando el viento

despliegue tu pasión en nuevos mundos.

Quizá, entonces,

de la noche nutricia,

de un intrincado vientre de presagios,

ha de insurgir el hombre señalado:

el Semejante, el Pródigo,

y ha de seguir labrando

aquel barro sonoro

-arcilla lenta esta-

tan mal cohesionado todavía.

Lleve el pueblo las armas de la luz.

Y el viento,

el viento,

el viento, el aire,

ha de incendiar el Cielo,

y habrá de llevarnos

a nacer nuevamente

en el agua lustral de los mundos posibles.

Nuestras vidas son ríos.

Nuestras obras son peces en el aire.

El mar nos llama.

Sube la tierra con la voz.

Todo retorna al Caos y al Origen…

El Amor y el Deseo

están ya por decirnos

sus leyes: sus destinos ocultos.

Nuestros ojos declaran…

Oigo tu voz que me habla

y me dice:

Volverás a la Tierra

para cantar esos días

que prepara la Vida,

tejedora de soles y de aves.

Que nuestros sueños sean

cada noche más claros…

Raúl Cáceres Carenzo

Continuará la próxima semana…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.