Una curiosa historia del Vedado

By on marzo 14, 2019

Atisbando Cuba

Vedado_1

ALFONSO HIRAM GARCÍA ACOSTA

Este escrito me llena de nostalgia y recuerdos. Mi hogar en Cuba ha estado en Paseo y 15 del Vedado, por lo que conozco esa zona pues la ha caminado a diario en mis visitas a La Habana. Ahora me encuentro con la curiosa historia de este palacete colonial en una de las avenidas más céntricas de Cuba.

El Vedado habanero fue el sitio del cual nunca pudo desprenderse la poeta cubana Dulce María Loynaz. La mayor parte de su vida transcurrió en una gran casona, en un palacete colonial de esta barriada para, cuando ya fue una reconocida escritora, trasladarse a otra donde terminó sus días.

Dulce María Loynaz Muñoz (La Habana, 10 de diciembre de 1902 – La Habana, 27 de abril de 1997) escritora cubana, fue considerada una de las principales figuras de la lírica cubana y universal. Mereció el premio Miguel de Cervantes en 1992.

En el linaje de la Loynaz se entrecruzan importantes personalidades cubanas y universales, su propio padre, Enrique Loynaz del Castillo, poeta y General del Ejército Mambí, Ignacio Agramonte y Loynaz, la destacada poetisa Gertrudis Gómez de Avellaneda y Martín de la Ascensión, uno de los 26 mártires de Japón al que le dedicara un extenso poema en prosa. Publicó sus primeros poemas en La Nación 1920, año en que también visitó a los Estados Unidos. A partir de esa fecha realiza numerosos viajes por Norteamérica y casi toda Europa. Sus viajes incluyeron visitas a Turquía, Siria, Libia, Palestina y Egipto. Visitó México en 1937, varios países de América del Sur entre 1946 y 1947 y las Islas Canarias en 1947 y 1951, donde fue declarada hija adoptiva.

Fue una gran mujer, sencilla, culta y de pluma extraordinaria.

Dulce María Loynaz: la más grande escritora cubana del siglo XX. FUENTE: Cuba la isla infinita.

Dulce María Loynaz: la más grande escritora cubana del siglo XX. FUENTE: Cuba la isla infinita.

El hogar de su familia fue el sitio donde inició su camino en la literatura y como tal marcó sus obras. Muchos años después, el inmueble todavía conserva aquella aura mística que también rondó la vida de la Loynaz. En la misma casa, situada en la calle Línea, esquina con 14, nacieron todos los hermanos de Dulce María, tres en total. Se trata de una enorme casona de estilo particular, diferente un poco al resto de las mansiones de esta parte de La Habana, más al estilo chalet campestre, de dos pisos, con enormes habitaciones, un amplio portal y vegetación circundante.

Era mi paso cuando solía visitar al pianista “Puchito” Díaz Varela, al musicólogo “Pepe” Ruiz Elcoro, y mi paso por la Ópera de Cuba a ver los ensayos de Nelson Ayub, bajo, y María Esther Pérez, soprano. Conocí la casa donde vivió la poeta Loynaz, sin que conociera su historia, ya que me era familiar esa “piedra cúbica” con que están marcadas las calles de El Vedado.

La casa natal de dulce María, hoy en ruinas. FUENTE: cibercuba.

La casa natal de dulce María, hoy en ruinas. FUENTE: cibercuba.

A esos mismos espacios iban las maestras de los institutos de enseñanzas a dar clases particulares a Dulce María y sus hermanos, quienes ya se habían acostumbrado al estilo introspectivo de sus padres, que prefería pagar por sus clases antes que mandarlos a la escuela.

Su padre fue Enrique Loynaz del Castillo, uno de los Generales del Ejército Libertador en las Guerras de Independencia cubana, y por esta razón preferían hacer sus vidas en un ambiente muy privado.

No obstante, a medida que la Loynaz fue adquiriendo dotes en el mundo literario, su casa perdió un poco la soledad familiar y comenzó a ser frecuentada por figuras del mundo de las letras, nombres tan reconocidos como Federico García Lorca, Juan Ramón Jiménez y Gabriela Mistral, entre otros.

Actualmente la casa está convertida en ciudadela, y en sus muchas habitaciones conviven por separado familias enteras.

A los 45 años abandonó la casa Dulce María Loynaz para ocupar otro gran palacete en el Vedado, sitio mismo donde hoy se ubica la fundación que lleva su nombre. Esta es una casona de dos pisos que se encuentra conservada. En ella se encuentra su piano, los muebles originales que usaba en vida, y una fuente en el patio. En este espacio se ofrecen diversidad de actividades culturales para el público que guste de estos temas. He concurrido con compañeros de letras, músicos y periodistas cubanos.

Agradezco a la vida haber podido charlar con ella hace unos 32 años, acompañado del periodista y escritor sobre cultura en el Diario Granma Omar Vázquez (+), de quien fui compañero de crónica en varios festivales culturales, conferencias y conciertos, en La Habana, Guantánamo, Cienfuegos, San Antonio de los Baños y también compañero de tertulias en Guira de Melena, en la casa de Elio Orovio, autor del Diccionario de la Música cubana.

Recuerdos lejanos y saludos en el Plano Astral en que se encuentre.

AHGA.

Actual Centro Cultural Dulce María Loynaz. FUENTE: Uva de Aragón – WordPress.com

Actual Centro Cultural Dulce María Loynaz. FUENTE: Uva de Aragón – WordPress.com

Fuentes

https://es.wikipedia.org/wiki/Dulce_Mar%C3%ADa_Loynaz

https://onlinetours.es/blog/post/1542/un-paseo-por-la-vida-de-dulce-maria-loynaz

Fotos “La Isla Infinita”

Archivo AHGA

5

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Diario del Sureste