Tumores Mamarios en Perras

By on octubre 27, 2016

Tumores Mamarios en Perras

Al igual que los seres humanos, la perras pueden sufrir e tumores mamarios de manera frecuente.

Al igual que los seres humanos, la perras pueden sufrir e tumores mamarios de manera frecuente.

Los tumores de las glándulas mamarias siguen siendo uno de los cánceres más comunes en los animales, tanto como los humanos quienes sufrimos la aparición de esta enfermedad. Por tanto, debemos estar alerta. OCTUBRE ES EL MES DE SENSIBILIZACIÓN.

Las perras tienen 5 glándulas mamarias en cada lado. Todas ellas tienen un drenaje linfático hacia los ganglios más próximos, y están muy vascularizadas. No es extraño que, a determinadas edades, normalmente a partir de los 10-11 años, nuestras perras desarrollen tumores en sus glándulas mamarias. Sabemos que cuanta más edad tiene la perra, más posibilidades hay que sus nódulos sean malignos, mientras que los que aparecen en perras más jóvenes suelen ser de naturaleza benigna.

 La aparición de tumores mamarios puede verse favorecida por diferentes factores, desde los hormonales e incluso la ingesta de alimentos caseros.

La aparición de tumores mamarios puede verse favorecida por diferentes factores, desde los hormonales e incluso la ingesta de alimentos caseros.

Su desarrollo está ligado a la producción de hormonas femeninas relacionadas con el aparato genital, es decir, a estrógenos y progesterona. Los factores dietéticos pueden influir en el riesgo de tumores mamarios. La obesidad al año de vida, la obesidad un año antes del diagnóstico de la neoplasia mamaria, y la ingesta de alimentos caseros aumentan el riesgo de formación de tumores mamarios.

Son más habituales en hembras sin operar, o bien en aquellas que han sido castradas, habiendo pasado antes por varios celos. Está demostrado que hembras castradas antes de su primer celo tendrían un riesgo del 0.05% en desarrollar este tipo de tumores. Si son operadas después del primer celo, el riesgo se elevaría al 8%, y si se hace después del segundo, hablaríamos de un 26%. Si la ovario-histerectomía se practica después del tercer celo, no hay beneficios protectores para la formación de tumores mamarios.

Sabemos que estos tumores, al igual que sucede en otras especies, incluso en la humana, pueden ser malignos o benignos.

El 50% de los tumores son benignos, y el otro 50% malignos; dentro de estos últimos, los sarcomas representan el 5% de tumores mamarios.

El 50% de los tumores son benignos, y el otro 50% malignos; dentro de estos últimos, los sarcomas representan el 5% de tumores mamarios.

Los benignos no invaden localmente los tejidos ni producen metástasis pero, cuando aparecen, suelen hacerlo de forma múltiple.

Los malignos pueden presentar un comportamiento “benigno” o ser muy agresivos. En este último caso, solemos notar que evidencian invasión local, pero pueden afectar a los ganglios linfáticos locales, inguinales superficiales en caso de estar afectadas las glándulas caudales, y axilares o esternales craneales, en caso de estar asentados en las mamas anteriores. Pueden incluso hacer metástasis en los pulmones y a veces, aunque es raro, en el hígado.

El 50% de los tumores son benignos. Se trata normalmente de fibroadenomas, adenomas simples, tumores mesenquimatosos, y tumores mixtos.

Entre el otro 50%, los malignos, los más frecuentes son los carcinomas, como el carcinoma sólido, adenocarcinoma tubular, adenocarcinoma papilar y carcinoma anaplásico. En el momento del diagnóstico, el 50% de estos tumores malignos ya han desarrollado metástasis. Mención especial merecen los sarcomas que constituyen el 5% de los tumores mamarios (10% de malignidad).

Los tumores deben ser extirpados y su posterior biopsia daría la pauta para el diagnóstico y tratamiento definitivo.

Los tumores deben ser extirpados y su posterior biopsia daría la pauta para el diagnóstico y tratamiento definitivo.

Si realizamos un análisis de sangre en estas perras, lo normal es que no encontremos importantes cambios, salvo quizás en algunas ocasiones elevaciones proteicas. No está de menos, si sospechamos de malignidad en el tumor localizado, la realización de un estudio radiológico del tórax, que puede ser complementado con una radiografía de abdomen para visualizar posibles ganglios afectados, e incluso la visualización de huesos. Una ecografía tampoco estará de menos.

La presencia de claudicación y edema en los miembros posteriores, o dificultad respiratoria, pueden ser signos de mal pronóstico, ya que nos pueden indicar infiltración de vías linfáticas o metástasis a nivel óseo o pulmonar.

El diagnóstico definitivo se establecerá en base a la extirpación y posterior biopsia de la masa. En caso de tumores múltiples o de gran tamaño se requiere una mastectomía local radical.

El pronóstico para las perras a las que se le han extirpado tumores benignos es bueno, no así en el caso de los carcinomas invasivos.

El pronóstico para las perras a las que se le han extirpado tumores benignos es bueno, no así en el caso de los carcinomas invasivos.

En las perras, el pronóstico para los tumores benignos que han sido extirpados mediante cirugía es muy bueno. En el caso de los carcinomas invasivos, el pronóstico es grave, ya que la mayoría metastatizan rápidamente a pesar de su extirpación quirúrgica.

La esterilización precoz de nuestra perra, una adecuada alimentación y evitar la obesidad, la salvarán con seguridad de tener algún día alguno de los problemas.

Dra. Carmen Báez

Presidenta

El Muro Mérida A.C.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.