Paternidad

By on junio 17, 2022

Día del Padre

Jorge Pacheco Zavala

Cuando creí que había aprendido a ser padre, fue demasiado tarde: mis hijos ya no necesitaban al héroe de su infancia. Las bromas y chistes que antes los hacían reír, ahora les causaban disgusto e incomodidad.

Cuando creí que estaba listo para ser un padre ejemplar, ellos ya tenían amigos que les aconsejaban cómo vestir, cómo hablar, cómo vivir una vida para la que nunca se está lo suficientemente preparado.

Cuando pensé que ya había madurado para ser un padre modelo, ellos me enseñaron madurez, trabajando arduamente a pesar de los días lluviosos, los jefes infames o los sueldos injustos. Me enseñaron que estaban dispuestos a todo por cumplir sus sueños y llegar a la meta. Me enseñaron que caer no es perder la batalla, que cualquiera cae, pero no cualquiera se levanta.

Ahora he llegado a pensar que nunca seré ese padre que ellos necesitan, que tal vez nunca estaré a su altura; luego recuerdo que en su niñez mil veces me arrodillé para mirarlos a los ojos, que en más de una ocasión fui su aguerrido caballo, mientras ellos galopaban en mi espalda, persiguiendo maleantes.

Tal vez ya lo han olvidado, quizá ellos recuerden pocas cosas, pero un padre como yo, que ha aprendido tan poco de la vida, vive también de recuerdos en donde ellos son los protagonistas…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.