La Persona del Sueño (XXV)

By on agosto 22, 2019

XXV

Abuelita del tiempo y el espacio

Abuela,

Tantos años has andado en bici que, cuando todos nos cansamos de pedalear, tú sigues como si nada. Debe ser cierto que desde muy chica, mientras crecías y el pueblo también crecía, tú andabas de arriba para abajo con tu bici.

A todos los primos nos espanta cuando te vas a la ciudad en bici. Ahí hay más tráfico, pero tú los esquivas a todos: a los camiones, los autos, las motos…

Una vez quisimos regalarte una moto ¡y dijiste que las motos son peligrosas! Ves el peligro en una moto, pero no en la bici. ¿Será que no quieres pagar gasolina?

Abuelita,

Llevas casi toda tu vida andando en bici, y ahora casi todos andamos en camión, en moto, otros en automóvil…

Tú siempre has dicho que andar en camión es lo más lento y fastidioso del mundo, porque hacen muchas paradas para subir y bajar pasajeros, además de que se van por las avenidas más transitadas. En bici, tú vas eligiendo calles y caminos a tu gusto, conoces atajos, no tienes que esperar.

La gente se confunde, la gente piensa que los lugares están muy lejos y lleva tiempo llegar a ellos, pero en realidad todo está muy cerca, sólo que no eligen el mejor camino, ni el mejor transporte: por eso el tiempo no les alcanza, andan en pura cosa lenta…

¡Ay, abuela! Eso dices, pero tú desde los cinco años andas en bici. ¿No te duelen las piernas?

Andan en pura cosa lenta, yo voy más rápido que los automóviles porque cuando se juntan muchos carros en una calle, van bien despacio, mientras que yo los rebaso, paso entre ellos…

Sí, abuela, pero cuando la carretera es amplia, los automóviles siempre te van a rebasar por mucho; pueden llegar a 100 kilómetros por hora, y tú con trabajo a 10 por hora, ¿verdad?

En la ciudad, en el pueblo y en todos lados hay más calles que carreteras. La gente no se la pasa todo el día dando vueltas en carreteras, usan más las calles, y ahí es donde siempre les rebaso. Además, la mayoría de la gente anda en camión, ¡pero cómo tardan! Horas en llegar a lugares donde yo voy y vuelvo en minutos. Por eso piensan que todo está lejos y se tardan mucho en llegar: no van por sí mismos.

Ay, abuelita…

La persona del sueño

Segunda parte

La vida

El Señor del Monte es un niño – El nieto, la libélula y un niño extraño – Sin nombre – Cuando llegan los Chaa – Animal o ser mágico – Abuelita del tiempo y el espacio – Abuela Och – La abuela que se hizo niña cuando subió al cerro – Los que robaron la magia y la llevaron a un castillo – Carta al joven aventurero – Los seres mágicos recuerdan al joven, él se olvida de sí – La princesa ya no lo era – ¿Te has perdido? – Carta para ti – Todo empieza y termina al mismo tiempo

Escrito e ilustrado por Rubén Camilo Solís Pacheco

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Diario del Sureste