Yalitza: La gota que derramó el vaso del racismo soterrado

By on febrero 8, 2019

DECIMOS NO SER RACISTAS, PERO TENEMOS METIDOS LOS VALORES DE OCCIDENTE EN EL ALMA

edgar rodríguez cimé

                Los conductores El Viejón y la Mojarrita, de la radiodifusora La Reverenda, en pleno programa matutino se negaban a aceptar que la mixteca Yalitza Aparicio, como hace 500 años los europeos en América, conquistó Venecia y Hollywood con su soberbia actuación en Roma, de Alfonso Cuarón, porque ella “no es actriz” (con estudios) y lo único que hizo fue “repetir su comportamiento diario”, lo cual “no tiene ningún valor artístico”, según estos gustados locutores.

                Esto se suma a las opiniones negativas en las redes sociales sobre esta premiada película mejicana que trata de la presencia protectora de las sirvientas, metamorfoseadas en “nanas” de las familias clasemedieras y adineradas, que ven reflejadas algunas situaciones suyas en la cinta, por lo cual buena parte la ha rechazado por “instinto clasista”, mas no por razones estéticas emitidas a su favor por la crítica.

                Esto viene a poner en primer plano si hoy día somos o no racistas con los integrantes de las 68 pueblos originarios con quienes tratamos, a los que de entrada llamamos no por su nombre étnico sino como “indígenas”, con toda la carga negativa y discriminatoria que implica esta palabra utilizada en los discursos oficiales del gobierno: negamos serlo, pero en los hechos cotidianos despreciamos a las etnias mejicanas y negamos sus capacidades intelectuales porque desconocemos la riqueza de sus culturas.

                El papel protagónico de Yalitza resulta de una peligrosa explosividad en la película Roma, porque conlleva una doble “carga social”: En un nuevo escenario de fortalecimiento de la mujer contemporánea, el reconocimiento internacional a la cinta envía el poderoso mensaje cultural de que tanto “las mujeres “indígenas” como las “trabajadoras del hogar” poseen capacidades que deben ser valoradas por la sociedad. Algo, no muy fácil de digerir.

                Por eso resulta oportuna la opinión de la reconocida cantante internacional también mixteca Lila Downs: Yalitza Aparicio representa en la cultura contemporánea globalizada algo más que una nominación al Óscar, porque ella ha sido un reto para mucha gente (prejuiciada) para cambiar sus actitudes sobre nuestras raíces originarias y sobre las trabajadoras del hogar.

                Continúa Lila, coincidiendo con las reacciones negativas a nivel de clase media y adinerada: En nuestro lacerado país, así como en otros del mundo, existen dos temas que son tratados como tabú: el trato racista y las poco valoradas labores domésticas. También consideró la ganadora de los Grammy y Grammy Latino que los premios para su paisana son también un reconocimiento a los pueblos originarios.

                De este modo, mientras poch burgueses, miembros de la Plasta Divina y hasta gente humilde se anda negando a aceptar la realidad y se la pasan criticando negativamente los reconocimientos a esta actriz natural oajaqueña, la cantante Lila Downs se une al selecto grupo de Evas mejicanas que ha reconocido y felicitado el talento de Yalitza: Eiza Gónzalez, Belinda, Salma Hayek y Georgina Meneses, artistas internacionales.

                El encuentro entre estas dos reconocidas artistas mixtecas de Oajaca se dio durante el cóctel ofrecido por la prestigiada revista Vogue y el Gobierno del Estado al hacer un reconocimiento a Yalitza por su premiado trabajo en la película Roma.

  edgarrodriguezcime@yahoo.com.mx

colectivo cultural “Felipa Poot Tzuc”

One Comment

  1. Patricia Galicia

    febrero 13, 2019 at 8:01 pm

    Muy buen reportaje, solo que se escribe Mexico, Oaxaca. Con “X” Gracias

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.