Población aún en riesgo

By on julio 1, 2021

Editorial

Las costumbres populares, arraigadas desde hace muchos ayeres, serán puestas a prueba este mes de julio que iniciamos.

Vivimos una situación atípica debido a la presencia, indeseable sí, de un virus que, sin descanso, invade domicilios, espacios públicos, vehículos y cuanto sitio los yucatecos acostumbramos frecuentar por nuestro modo de vida.

Por largos meses, dolorosos por la pérdida de vidas y la afectación a todos los renglones de nuestra actual convivencia humana, la pandemia del COVID-19 se ha hecho presente, afectando la vida colectiva.

Hemos vivido un período inédito de autocuidados al extremo. Variamos nuestros usos y costumbres. El temor es un ingrediente indeseable, pero de obligada aceptación pública.

Restringimos, modificamos, adaptamos nuestros hábitos a las exigencias de cuidado extremo no sólo en lo individual, sino también en cuanto a nuestros sitios familiares, laborales, de circulación, convivencia y relaciones sociales.

Nos privamos de espectáculos, reuniones, diversiones, costumbres religiosas, ante la responsabilidad aceptada de que, si cada uno se protege, nuestra sociedad y familiares se beneficiarán de esa conducta y estarán indemnes.

Todo ello, a quererlo o no, viene afectando toda la vida y aspectos de nuestra convivencia: lo económico, empresarial, movimiento de transporte y traslado, asistencia a los mercados públicos, etc.

¿Qué tan arraigadas o flexibles deberían ser nuestras costumbres en el período vacacional escolar? Esa es la pregunta que se encuentra en el aire y en la que no cabe asumir alguna decisión de tipo oficial, sino familiar y hasta individual.

Hemos aceptado el uso de los cubrebocas, el manejo de sanas distancias, el lavado constante de manos y otras medidas como la aplicación de gel antibacterial, que pueden ser efectivas si se continúan.

Esa es la reflexión ahora.

Dejar al libre albedrío o asumir en lo social la elasticidad o el relajamiento de los avances obtenidos, eso nos toca resolver.

Por el bien de todos, esperemos acertar en la respuesta social que se espera de nosotros.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.