Payambé, Acto Segundo

By on febrero 17, 2023

Teatro Yucateco

LXXV

 

 

 

Luis Rosado Vega

 

Payambé

ACTO SEGUNDO

 

Cuadro primero

 

PERSONAJES        MANAB, Bruja de Loltún.

LABRIEGOS, Hombres y mujeres. Emisarios del Rey de Tulúm.

 

ESCENA I

 

En una milpa. Al fondo las sierras del Sur. Los labradores bajando las mazorcas, arreglando las trojes, y preparando el balché.

 

UNA VOZ: Venid, amigos, hermanos,

mirad que hermosos los granos

que de esta planta recojo…

OTRA: Parece que están pintados.

OTRA: Los hay blancos y morados.

y los hay tintos en rojo.

CORO: Feliz de quien los recoge,

alzad, alzad más la troje,

la cosecha está tan buena,

que aunque mucho cosechemos

por más y por más que echemos

parece que no se llena.

EL MÁS ANCIANO: Labriegos, tejed la danza,

en honra de Chac… bailad,

el maizal es la esperanza

de los indios del Mayab.

 

Los labriegos comienzan el baile campesino, blandiendo tallos de mazorcas, y cantando.

 

CORO: Tiembla en su tallo el nicté,

la mazorca en el maizal,

en el frondoso yaxché

silba el viento matinal,

cantando está el xkokolché.

llorando la sacpacal,

tiembla en su tallo el nicté,

la mazorca en el maizal.

(El más anciano toma puñados de maíz y los va arrojando solemnemente hacia los cuatro vientos, cantando esta imprecación)

Chac lluvioso y placentero

señor de las aguas, ven,

desciende en el aguacero

donde las milpas estén.

CORO: (Siempre danzando.) Doquiera la vista ve,

la cosecha no va mal,

cantando está el Kokolché,

llorando la nacpacal;

tiembla en su tallo el nicté,

la mazorca en el maizal.

 

 

ESCENA II

Contrastando con la dulzura de la escena anterior, e interrumpiéndola entra violentamente, presa de gran agitación, la vieja MANAN, bruja de Loltún. Los LABRIEGOS se agrupan en su derredor al oír las nuevas que trae.

 

MANAB: ¿Sabéis la infausta nueva, labriegos de esta tierra?…

LABRIEGOS: Dinos, Manab, ¿cuál es?…

MANAB: Tulúm se ha alzado en armas para llevar la guerra al reino de Chichén. EL MÁS ANCIANO: ¡Oh!, el odio de esos pueblos… se odian con tal fiereza que su odio es sin igual.

MANAB: Pero hay algo más grave… Acaníl, la princesa

¡por amor ha roto sus votos de vestal!…

LABRIEGOS: ¿Di, Manab, y a quién ama?…

MANAB: ¡Oh!, qué fatal locura,

¿a quién diréis?… Al príncipe Payambé de Chichén

¡y se han fugado!…

LABRIEGOS: ¡Oh!, dioses… Acaníl es impura…

MANAB: Tulúm por ese crimen se destruirá esta vez

Se destruirá, os lo anunció mi antro de Loltún,

ayer a media noche un gallo negro ví,

lo maté y con ayuda del médico sastún

los augurios terribles en su interior leí….

 

 

ESCENA III

Llegan violentos los EMISARIOS de REY de Tulum que andan en busca de los fugitivos.

 

LOS EMISARIOS: ¡Ey… ey… ey!… aquí todos, aquí. (Dirigiéndose a los LABRIEGOS)

se ha refugiado la princesa Acaníl,

con el hijo del señor de Chichén,

con Payambé, y nos manda Navanché

Rey de Tulum, buscarla… contestad

labriegos, ¿no sabéis en dónde están?…

LABRIEGOS: No lo sabemos, no…

EMISARIOS: Temed, temed

si ocultáis la verdad, a nuestro Rey.

Decid, decid al punto en dónde están.

LABRIEGOS: Lo ignoramos, en vano preguntáis.

UNO DE LOS EMISARIOS: Manab… tú eres Manab… la de Loltún,

¡tú has de saber dónde se ocultan… tú!

A ver, labriegos, idos, idos ya,

queremos estar solos con Manab.

 

Los LABRIEGOS se marchan cabizbajos y temerosos.

 

 

ESCENA IV

UNO DE LOS EMISARIOS: (A MANAB, con violencia.) Vamos, vamos… ¿qué esperas?… di en seguida ¿dónde están?…

MANAB: Yo no sé… yo no sé nada…

EMISARIOS: Sí que debes saberlo… dinos luego

en dónde están los fugitivos… ¡habla!

responde, ¿en dónde están los fugitivos?…

MANAB: Me preguntáis en vano… no sé nada.

EMISARIOS: (Sacudiéndola con fuerza.) Mientes, bruja del diablo, ¡más la lengua habremos de arrancarte, si no hablas!

¿dónde están?…

MANAB: No lo sé…

EMISARIOS: Dilo…

MANAB: Lo ignoro…

EMISARIOS: Bien está… conocemos tu morada,

si no encontramos a los fugitivos,

te buscaremos… y ¡ay, de ti, si callas!…

 

La maltratan de obra arrojándola al suelo, y se van.

 

 

ESCENA V

MANAB: Emisarios malditos… (Alzándose maltrecha.)

 

Los LABRIEGOS van volviendo sigilosamente, hasta llegar a la vieja.

 

LABRIEGOS: ¿Qué sucedió, Manab?…

MANAB: Ya veis… me han maltratado,

¡esbirros del mal!…

por no decirles dónde

los prófugos están…

LABRIEGOS: ¿Y en verdad, no lo sabes?….

MANAB: No lo sé, es la verdad…

LABRIEGOS: ¡Oh, qué terribles cosas

van, sin duda, a pasar!

MANAB: Adiós… adiós… me marcho

a mi antro.

LABRIEGOS: Adiós, Manab.

MANAB: ¡Ya veréis qué de cosas

horribles pasarán!…

LABRIEGOS: Que los dioses propicios,

nos protejan, Manab!…

 

MANAB toma por una vereda, y llegando a una colina desde la cual domina la escena, se vuelve hacia ella y con voz profética pronuncia este vaticinio que oyen consternados los LABRIEGOS:

 

MANAB: Tulúm, Tulúm, los dioses

coléricos están,

el sacrificio infando

sobre ti pesará,

caerán tus fortalezas

y tus campos serán,

devastados por siempre,

Tulum, Tulum… ¡caerás!…

 

Cae el telón de cambio mientras queda vibrando el augurio de la adivina.

 

 

Cuadro segundo

 

Personajes:   MANAB, La bruja de Loltún.

PAYAMBÉ, Príncipe de Chichén.

ACANÍL, Princesa de Tulúm.

EMISARIOS del Rey de Tulúm.

 

Las grutas de Loltún. En medio de la cueva, sobre el Kobén de tres piedras un hornillo humeante para los sortilegios. A un lado un ídolo. Frente al espectador, hacia el fondo, la boca de la cueva. Afuera se oye rugir la tempestad iluminándose la escena con la luz siniestra de los relámpagos.

 

 

ESCENA VI

Escena muda durante la cual la orquesta ejecutará algo apropiado a los misterios del pasaje.

MANAB, con el sastún en la mano, o sea la piedra mágica, hace signos de sortilegio sobre el hornillo encendido, pronunciando frases cabalísticas. Alzándose luego, toma un ave de plumaje negro, la abre y empapándose las manos en su sangre va a untar con ella el rostro del ídolo, y la rocía a los cuatro vientos pronunciando siempre palabras confusas. La escena estará a media luz. De pronto a la luz cárdena de un relámpago se destacan en la boca de la caverna dos figuras humanas. Son el PRINCIPE PAYAMBÉ vestido con todos sus arreos de guerrero, y la PRINCESA ACANÍL que buscan un refugio en las grutas. MANAR al verlos queda un momento sorprendida hasta que los reconoce.

 

 

ESCENA VII

MANAB: ¡Oh!… ¿quiénes sois?… ¿sois un engendro

del relámpago cegador?…

Mas ¡ah! no, ya os  reconozco.

PAYAMBÉ Y ACANÍL: ¡Manab!…

MANAB: Ya sé… sé quiénes son;

vosotros sois los fugitivos

que ha unido un desdichado amor,

pero que al mismo tiempo, ¡oh! dioses,

¡también un sacrilegio unió!…

PAYAMBÉ: Manab… Manab… danos asilo,

la tempestad se desató

dificultándonos la ruta,

y porque en cruel persecución

van tras nosotros los sicarios

de Navanché…

MANAB: ¡Bien lo sé yo!…

Pasad, mi asilo será el vuestro,

(Aparte) así me vengaré mejor

de tus infames emisarios,

Rey de Tulúm… no olvido… no…

PAYAMBÉ: Dinos Manab, los vaticinios…

toma estas joyas, dinos hoy.

ACANÍL: (Le da algunas joyas de las cuales se desprende.)

Qué nos espera, dinos, dinos

el porvenir…

MANAB: ¡Es algo atroz!

la guerra, dicen los augurios

será de gran devastación…

PAYAMBÉ: ¡Qué horror!…

ACANÍL: ¡Qué horror!…

LOS TRES: ¡Qué horror, qué horror!…

PAYAMBÉ: ¿Por qué?…

MANAR: ¡Por vuestro sacrilegio!…

ACANÍL: ¡Dioses!… piedad…

PAYAMBÉ: No temas, no,

serán mis brazos tu refugio,

¡te escudará mi corazón!

MANAB: Quedad aquí… vuelvo al instante

a escudriñar afuera voy,

si saben ya los que os persiguen

que en mi caverna os guardo yo… (Vase.)

 

 

ESCENA VIII

Dúo de amor que ha de ser el más delicado pasaje de la obra.

 

PAYAMBI: Acaníl… Acaníl… paloma mía,

la flor de xtabentún,

no es más pura Acaníl, ni más fragante,

ni más bella que tú.

ACANÍL: Payambé, Payambé, príncipe mío,

mi amor y mi sostén,

fiero como el balam de nuestras selvas,

tuya soy, Payambé.

PAYAMBÉ: Acaníl, Acaníl, flor de mis valles,

mi dulce sacpacal,

pura como el rocío de la noche,

dulce como el panal.

ACANÍL: Payambé, tus palabras a mí llegan

cual la brisa de abril;

junto a ti, Payambé, Payambé mío,

¡cuán hermoso es vivir!…

PAYAMBÉ: Pero escucha, los dioses no nos quieren,

ACANÍL: Bien que lo sé, ¡ay!, de mí,

más no me importa, no, porque la vida

no la quiero sin ti.

PAYAMBÉ: Dime, Acaníl, ¿afrontarás el sino?

ACANÍL: Contigo estoy, ya ves.

PAYAMBÉ: ¿Unidos para siempre?….

ACANÍL: ¡Eternamente unidos!

PAYAMBÉ: ¡Acaníl!…

ACANÍL: ¡Payambé!…

 

 

ESCENA IX

Vuelve la bruja MANAB, que entra muy agitada previniendo a los fugitivos que están cerca sus perseguidores.

 

MANAB: Ya vienen… preparaos,

será fuerza luchar:

PAYAMBÉ: No importa, soy el hijo

del gran Rey Itzacán,

¡y ni temo a los hombres,

ni al tigre ni al jaguar!

ACANÍL: Payambé… desfallezco…

PAYAMBÉ: No temas… ya verás,

¡Oh!, mi Acaníl, ¡recuerda

también tu estirpe real!…

 

MANAB va a la boca de la gruta a espiar y vuelve presto a anunciar que ya llegan los emisarios que los persiguen.

 

MANAB: Son ellos… sí, son ellos…

ACANÍL: Payambé, ¡qué ansiedad!…

PAYAMBÉ: Ten valor… ten aliento,

toma tú mi puñal, (Se lo da)

y sé la mujer fuerte,

lucha también…

ACANÍL: ¡Si tal!… (Como tomando resolución heroica)

También hay en mis venas

¡sangre de estirpe real!….

MANAR: No os importe la lucha

no cejéis, no temáis,

¡si fuese necesario

mi ciencia os salvará!

PAYAMBÉ Y ACANIL: ¿Cómo?…

MANAB: Yo sé un conjuro

tremendo, con el cual

a cualquiera un momento

puedo inmovilizar…

PAYAMBÉ: ¡Lucharé!…

ACANÍL: ¡Lucharemos!…

MANAB: ¡No temáis… no temáis!…

 

 

ESCENA X

Armados de arcos y flechas unos, y otros de lanzas, se presentan los cuatro emisarios del Rey de Tulúm que buscan a los fugitivos. PAYAMBÉ requiere al punto el arco y la flecha, ACANÍL esgrime el puñal y lo alza como dispuesta a defenderse. MANAB observa la escena desde un rincón, con las manos extendidas como en actitud de lanzar el sortilegio a la hora oportuna.

 

Los EMISARIOS: Al fin, al fin, al fin os encontramos….

PAYAMBÉ: No avancéis… no avancéis… atrás… atrás…

mirad… soy Payambé… yo soy el Príncipe

de Chichén… ¡Soy el hijo de Itzacán!…

ACANÍL: Mensajeros, yo soy vuestra Princesa,

¡no intentéis, mensajeros, avanzar!

EMISARIOS: Lo ordena vuestro Rey que es vuestro padre…

nuestros cautivos sois…

PAYAMBÉ: ¡Atrás… atrás!…

EMISARIOS: Y tú vieja hechicera, con la vida

porque los ocultaste, ¡pagarás!…

MANAB: Ya veremos… já… já… ya lo veremos…

EMISARIOS: De una vez acabemos… ¡basta ya!…

sois cautivos… tenemos que llevaros

ante el Rey de Tulúm…

PAYAMBÉ: ¡Jamás!… ¡jamás!…

 

Se traba la lucha. PAYAMBÉ dispara el arco contestándole alguno de los emisarios, que avanzan hasta llegar a las manos. ACANÍL trata también de defenderse. MANAB se yergue y extendiendo las manos hacia los emisarios les lanza el sortilegio que ha de inmovilizarlos por un momento el cual aprovechan PAYAMBÉ, ACANÍL y la misma MANAB para huir:

 

MANAB: ¡Hunhau… Hunhau! príncipe del infierno,

señor de las tinieblas, satanás,

paraliza los pies de estos malvados…

¡Hunhau! ¡Hunhau!… ¡Hunhau…!

 

Los EMISARIOS quedan como aterrados al oír estas frases, soltando involuntariamente las armas, permaneciendo inmóviles, con los ojos desmesuradamente abiertos, hasta el momento en que la escena lo indique.

 

MANAB: ¡Acaníl… Payambé… pues que a los dioses

queréis desafiar,

vamos… y que se cumplan los destinos!…

PAYAMBÉ Y ACANÍL: ¡Vámonos, si!…

LOS TRES: ¡Lo que ha de ser será!…

(Al abandonar la gruta.)

 

Salen.

 

En este instante retumba fragorosamente un trueno que hace vibrar la gruta, cayendo con estrépito algunas peñas en el momento en que salen de su estupor los emisarios, que alcanzados por los peñascos que caen prorrumpen en un grito lastimero a tiempo que cae el telón.

 

Fin del acto segundo

 

 

Compilación de Fernando Muñoz Castillo

Continuará la próxima semana…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.