La mosca casera

By on septiembre 10, 2020

Mosca es el nombre común de diversas especies de insectos voladores pertenecientes al orden de los dípteros (Diptera). Las moscas se pueden encontrar en los hogares y las empresas de todo el territorio mexicano.

Las especies que pertenecen a la familia de la conocida mosca común (Muscidae) son moscas; algunas especies de familias próximas, como Calliphoridae o Sarcophagidae, reciben más bien el nombre de moscardones, dado su gran tamaño, su cuerpo peludo y el zumbido más grave de su aleteo. La mosca verde o azul, con el tórax y el abdomen de color verde o azul metálico brillante, es una de las especies más grandes, y en la fase de adulto se alimenta de néctar de flores y de sustancias líquidas de excrementos y cadáveres.

Las moscas típicas, como todos los dípteros, poseen un cuerpo dividido en tres regiones o tagmas: cabeza, tórax y abdomen; poseen ojos compuestos por miles de facetas sensibles a la luz individualmente que limpian constantemente frotando sus patas, y piezas bucales adaptadas para succionar, lamer o perforar; ninguna mosca es capaz de morder o masticar, pero muchas especies pican y succionan sangre.

Su período de vida varía entre los 15 y 25 días; sus hábitos son diurnos, en las noches entran en un estado de letargo y poca actividad. Su tamaño oscila entre 5 y 8 milímetros de longitud, y en relación a sus alas pueden medir hasta 15 milímetros. Las alas se clasifican en dos pares: unas grandes que les permiten volar, y otras más pequeñas que las ayuda a mantener el equilibrio.

Poseen una sustancia viscosa en las patas que les sirve para adherirse a cualquier superficie lisa. Su tórax  puede variar de color, entre negro y gris, a veces rayadas en ambas tonalidades; el abdomen suele ser amarillo, naranja, o adoptar un tono rojizo.

Las hembras pueden poner hasta 8 mil huevos en alguna superficie en la que, al nacer, las larvas puedan alimentarse, lo cual sucede 24 horas después de haber sido depositadas por sus madres, en una fase llamada eclosión. Cuando esta fase se completa, se convierten en pupas de las cuales, al romperse, se origina la mosca adulta que rápidamente encuentra pareja y se reproduce a la misma velocidad. Cuando son larvas, su alimentación es de material orgánico descompuesto, así como  de materia fecal,  que no solo les permite obtener energía, sino también resguardarse de aves y otros insectos depredadores. De allí que se originen sobre la carne en descomposición, la materia fecal y las heridas abiertas.

Cuando alcanzan su edad adulta, su desarrollado órgano bucal les permite consumir, aparte de material en descomposición, materia orgánica animal y vegetal. Son asiduas al néctar de las flores y al jugo de las frutas. Cualquier tipo de alimento de consumo humano es válido para ellas, ya que cuentan con un proceso característico para convertir cualquier ingrediente en parte de su dieta.

La digestión de las moscas inicia con la saliva, la cual dejan caer sobre cualquier ingrediente del que deseen alimentarse. Esta gota de saliva escupida, ablanda o diluye cualquier alimento para luego succionarlo. Estos insectos poseen en sus patas pelos diminutos o sedas que les permiten oler, sentir, saborear, y saber si el alimento que están pisando es de su agrado y, de ser así, derramar su saliva para ingerirlo.

El aparato bucal de las moscas es una trompa o chupador que le permite succionar, de allí que deban diluir lo que van a ingerir. Optan por cualquier alimento soluble y/o líquidos, pues no poseen ningún mecanismo para triturar o masticar los alimentos. De allí que muchas veces las veamos ejercer ciertos movimientos característicos cuando se están alimentando. La capacidad digestiva es tan rápida (entre 4 y minutos) que muchas veces las moscas no han terminado de comer y ya están defecando, casi siempre sobre el alimento.

Las moscas forman parte de casi todos los ecosistemas, en todos los hábitats terrestres. Las consecuencias de su presencia en el medio ambiente y en la sociedad humana son de importancia excepcional. Las moscas y otros insectos son muy importantes en el consumo y eliminación de los cadáveres de los animales, son esenciales en convertir la materia fecal, y en la descomposición de la vegetación. También sirven como presa para otros animales, incluyendo aves y pequeños roedores; son, así, parte importante de la cadena alimentaria. Algunas son activos polinizadores, las moscas llevan a cabo del 30 por ciento de la polinización mundial y, si bien son números impresionantes, éstos palidecen cuando los comparamos con el 70 u 80 por ciento que hacen las abejas actualmente.

Dado que la materia fecal y la carne en descomposición atraen a las moscas, se implica a las moscas en la transmisión de enfermedades infecciosas como la disentería, el cólera y la fiebre tifoidea, al contaminar los alimentos sobre los que se posan. También son vectores en la transmisión de epizootias, como por ejemplo la mosca tse-tsé, que propaga por picadura la enfermedad del sueño entre los bóvidos y el hombre. Algunas moscas han perdido sus alas para vivir de forma exclusiva de sangre de murciélago, y se pasan la vida escabulléndose en el pelaje de sus huéspedes, saliendo únicamente para parir una sola larva.

La falta de limpieza en una casa favorece la llegada de estos insectos, al ser atraídas por el olor fétido. Basura que contiene deshechos en descomposición, platos sucios o restos de comida son ambientes favorables para que vivan sus larvas.

Las personas que viven en plantas bajas padecen más las moscas. La proximidad a alcantarillas o a sótanos húmedos y sucios crea un ambiente que favorece la reproducción de las moscas.

El mayor problema de convivir con insectos es que no dejarán tu casa, aunque quieran. Esto se debe a la estructura de sus ojos: las moscas no pueden discernir bien las barreras y les resulta difícil escapar. Las moscas pueden entrar en tu casa a través de huecos en ventanas cerradas, puertas y respiraderos, así como viajar en la fruta y verdura que traes a casa.

La  cocina es su lugar favorito, ahí se mueven fácilmente: deshechos descomponiéndose, platos sucios, restos de comida, migas de pan en la mesa, el plato de comida de la mascota, botes de basura, todo esto contribuye a la atracción de plagas. Estos sitios crean un ambiente favorable para el sustento de los gusanos. Otras habitaciones que pueden atraerles son aquellas que tengan altos niveles de humedad, como el baño o el garaje.

Se pasan la mayor parte de su vida descubriendo lugares sucios en los que vivir y se ha observado que pueden portar más de 5 millones de gérmenes en sus pequeños pies, los que posan en tu comida. Las moscas domésticas son conocidas por portar más de 100 enfermedades, las cuales son distribuidas en el momento en el que estos insectos se alimentan de sustancias orgánicas. En algunos países, estas moscas transmiten fiebre tifoidea, cólera, disentería y tuberculosis. Con ese montón de bacterias y sus sucios hábitos, depositan deshechos, esparciendo patógenos y haciendo que su radio de transmisión de enfermedades sea uno de los más altos de entre todos los insectos.

Las moscas de casa ponen sus huevos en heces frescas de animales o materia orgánica en descomposición, y de ahí se alimentan las larvas. Sus capacidades de reproducción y de poner miles de huevos a lo largo de su vida hacen que sean capaces de sobrevivir incluso en las condiciones más duras.

Nuestra vida no podría ser posible sin moscas, son insectos respetuosos con el medioambiente, hacen un trabajo vital para nosotros, nos ayudan a reciclar plantas, animales y otros restos orgánicos. Son útiles para la ciencia. ¡Utilizamos las moscas para determinar cuánto tiempo lleva muerto un cuerpo! Muchas moscas le hacen un gran favor al planeta, y a nosotros, al limpiar toda clase de residuos biológicos, desde cosas inútiles hasta el limo de las cañerías. Las moscas del drenaje, llamadas psicódidos, en realidad se dedican a limpiar las porquerías del ser humano.

Una casa limpia reduce el riesgo de entrada y desarrollo de estos inquilinos molestos y previene la propagación de enfermedades. ¡Manténla limpia!

Dra. Carmen Báez Ruiz

drabaez1@hotmail.es

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.