La casa de Jack, de Lars Von Trier

By on diciembre 20, 2018

Cine

CasadeJack_1

En el Séptimo Arte, aunque existen diversas clases de realizadores, todos comparten un objetivo común: contar una historia. La diferencia que nos permite clasificar a los realizadores en categorías radica en los medios que emplean para cumplir su objetivo ya que, mientras unos únicamente emplean lo estrictamente necesario para hacerlo con técnicas minimalistas, otros tratan de impresionar al espectador incluyendo contenido perturbador y de difícil digestión; algunos además disfrutan haciéndolo. Este es el caso del director danés Lars Von Trier, quien estrenó este año La Casa de Jack en el festival de Cannes, tras haber sido vetado del mismo por 7 años como consecuencia de su comportamiento, en particular por ciertos comentarios en donde afirmaba entender a Adolfo Hitler.

Cabe destacar que el estreno de su última obra no estuvo exento de controversia: aproximadamente 100 personas abandonaron la proyección, y las redes sociales se saturaron de comentarios que tildaban a la cinta de misógina y extremadamente sádica. Por su parte, el estreno en salas comerciales estadounidenses está dando de qué hablar, en particular la sanción impuesta a la distribuidora por estrenar la versión sin censura de la cinta (la misma que actualmente está disponible en las carteleras mexicanas) antes de la versión comercial, que será exclusiva para Estados Unidos. Todo este panorama condujo a este cinéfilo a preguntarse si en realidad la cinta ameritaba tantos comentarios, lo cual me llevó a aventurarme a la sala de cine más cercana para visualizarla lo cual, en retrospectiva, al mismo tiempo fue un gran acierto y un gran error.

CasadeJack_2

La Casa de Jack cuenta, a través de cinco incidentes y un epílogo, la historia de su personaje titular: Jack (un excelentísimo Matt Dillon, en la que quizá sea la mejor actuación de su carrera), un asesino en serie en una comunidad estadounidense de los años 70 y 80 del siglo pasado cuyas víctimas predilectas son mujeres y niños, que poco a poco comienza a tomar más riesgos al cometer sus crímenes, mientras decide cómo construir una vivienda para habitar. En cada uno de sus asesinatos, Jack ve una obra de arte, y es a través de su propia voz que justifica sus acciones ante Verge (Bruno Ganz), un personaje misterioso que lleva a nuestro personaje principal hacia un destino que es revelado únicamente cuando arribamos al epílogo, e interviene para mofarse de las analogías realizadas por Jack.

El guion de Lars Von Trier nos presenta la historia de Jack de manera episódica y principalmente lineal, incluyendo flashbacks ocasionales de su infancia para crear una cinta que, a partir de la introspección de su personaje principal, intenta justificarse con complicadas y elaboradas analogías, contrastando el arte y la violencia en los crímenes que comete. Durante los primeros dos incidentes, la atmósfera que permea al filme se encuentra dominada por un muy oscuro y siniestro sentido del humor al mostrar a Jack como un asesino completamente inexperto, sin carisma, y que todavía preserva un poco de empatía en su ser, a través de secuencias que resultan hilarantes e increíblemente perturbadoras, mientras somos testigos de las atrocidades que comete, las cuales no son descubiertas gracias a circunstancias irónicas del destino.

Es a partir del tercer incidente que Lars Von Trier finalmente decide mostrar los dientes y presentarnos el objetivo de su cinta, incluyendo escenas de violencia extrema con alto grado de crueldad que no dejarán a nadie indiferente y las cuales presentan un amplio énfasis en el sufrimiento de las víctimas a manos de su torturador, quien claramente disfruta lo que hace. A mi juicio, La Casa de Jack representa una especie de reflexión personal y auto parodia realizada por Von Trier, proyectando en el personaje principal todo aquello de lo que se le acusa, tratando de justificarse a sí mismo por medio de afirmaciones sumamente elaboradas.

CasadeJack_3

Estamos ante una de las cintas más controversiales y desagradables del realizador danés, tanto en contenido como en mensaje, pero también nos encontramos ante una de las mejores cintas de su filmografía, al realizar el director un constante ejercicio de autocrítica punzante en donde se lacera a sí mismo y a la audiencia simultáneamente, condenándose y también congratulándose. Sin embargo, es durante el epílogo que el guion y la dirección de Von Trier alcanzan su punto más álgido, entregándonos imágenes que resultan bellas en todo su horror gracias a la fabulosa cinematografía de Manuel Alberto Claro, y al entregarnos una de las conclusiones más satisfactorias dentro de la filmografía del realizador danés.

Aunque peca de pretenciosa al ser muy evidente que uno de sus principales objetivos es generar escándalo, y a juzgar porque en ocasiones las decisiones estéticas de Lars Von Trier no son las ideales –evidentes particularmente en la inclusión de efectos visuales en representación de una burbuja durante el epílogo, provocando risas entre la audiencia–, es en el desempeño de los actores que radica una de las mayores fortalezas de La Casa de Jack, particularmente en el caso de Matt Dillon, quien entrega una de las mejores actuaciones de su carrera con un personaje complejo y con muchas capas con el cual la audiencia nunca empatiza, pero que aun así resulta interesante.

Por su parte, el resto del elenco también entrega actuaciones creíbles y de muy alta calidad, particularmente las mujeres que interpretan a las víctimas del personaje principal, entre las que se encuentran Uma Thurman, Riley Keough y Sofie Gråbøl, siendo estas dos últimas quienes tienen a cargo las escenas más complicadas y perturbadoras de la cinta, independientemente de lo breves que resultan sus apariciones.

CasadeJack_4

Acompañada de una banda sonora original que incluye sonidos de ambiente bastante extraños que generan incomodidad y recuerdan a los de la versión original de La Masacre de Texas probablemente de manera intencionada, también hacen aparición temas como Fame de David Bowie, y Hit the Road Jack de Buster Pointdexter –uno durante una secuencia oscuramente hilarante en el segundo incidente, y el otro en los créditos finales.

Así pues, asistir a la proyección de La Casa de Jack en una sala de cine resulta una experiencia inolvidable, aunque demasiado tortuosa y desagradable como para desear repetirla, siendo esta la razón principal por la que afirmo al principio que haberla visto es un acierto y un error.

Un acierto en cuanto a que nos encontramos ante una de las cintas más redondas e interesantes dentro de la filmografía de Lars Von Trier, quizá ante una de las más destacables del año; y un error por el profundo impacto que causan algunas de sus imágenes más fuertes, entre las que se incluyen tortura y mutilaciones a animales, mujeres y niños, sin escatimar detalles mientras se hace el mayor énfasis posible en el dolor y sufrimiento causado a la víctima, las cuales resultan difíciles de olvidar y probablemente atormenten a la audiencia durante días.

Recomendable, pero no apta para personas sensibles.

SALVADOR VALVERADO

rinconfilmicobascl@gmail.com

FICHA TÉCNICA

Título Original: The House that Jack Built

Director: Lars Von Trier

Guion: Lars Von Trier

Elenco: Matt Dillon, Bruno Ganz, Uma Thurman, Riley Keough, Sofie Gråbøl, Siobhan Fallon Hogan

Género: Drama, Thriller

Clasificación: C

Duración: 152 minutos

Calificación: 3.5 estrellas (de 5)

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.