La saga de J.J. Sánchez en palabras de su autora, Mónica Beltrán Brozon

By on octubre 4, 2018

MONI_01

Gracias a la gentileza de Editorial Océano México pude disfrutar las delicias de un libro titulado “J.J. SÁNCHEZ Y EL ÚLTIMO SÁBADO FANTÁSTICO”, quedando prendado del protagonista principal: el valiente José Juan, su papá, su hermana Diana, su hermanito Pancho, su bisabuela, Miguel “El Mé”, sus amigos Víctor, Jorgito, la amable Rosa María y Manolo “El Soldado”, sin olvidar al villano Fernandín, conductor del programa de TV “Sábado Fantástico”.

¿Qué puedo decir? Estoy encantado, fascinado, muy conmovido por este trabajo. Mi conexión con estos personajes fue muy especial, quizá por el momento personal y la relación tan bonita que en este momento vivo con mi familia. Es un libro que me despertó mucha nostalgia. Me encariñé muy rápido con los personajes, por lo que espero pronto disfrutar la segunda y tercera parte. Por ello, cuando Editorial Océano me ofreció la oportunidad de entrevistar a su autora, Mónica Beltrán Brozon, acepté inmediatamente para conocer de su propia voz detalles interesantes de la trilogía.

¿De dónde surgió la inspiración para crear estos personajes tan hermosos?

Viendo tantas sagas que existen, muchas que se importan, mientras aquí cuando yo escribí esta trilogía pues todavía mis colegas mexicanos no habían empezado con las suyas – lo hicieron después Antonio Malpica y Jaime Alfonso Sandoval– entonces mi idea era como darle la vuelta a estas sagas tradicionales donde existe de una manera muy marcada un elemento fantástico, como ‘El Señor de los Anillos’, que tiene mundos alternativos y trolls y gnomos, etcétera; o Harry Potter, donde magos y la magia son el ingrediente principal de la saga.

Quería hacer algo que no tuviera nada que ver con esto, que fuera una saga de cosas que pueden pasarle a un niño de clase media mexicano que hace algo que podría hacer cualquier niño. Esto fue escrito hace ya un tiempo y, claro, los tiempos cambian y, pues sí, ahora también resulta un poco fantástico el hecho de que un niño tan chico haga un viaje tan largo, pero puede pasar, es posible. La idea era esta: hacer una historia posible. De ahí surge todo.

La ausencia de elementos fantásticos nos permite de alguna manera también disfrutar de lo que vienen siendo las partes duras, como esa relación con el amigo indigente que luego resulta que pertenece a un grupo de niños abandonados que cotidianamente tiene que trabajar, algo que ocurre en la vida real.

Claro, no digo que las demás sagas –no sé, Harry Poter– no tiene una conexión con todos los niños en el mundo muy importante, pero aquí también la idea era mostrar diversos escenarios del país y que fuera una historia con la que, como bien dices, pudieran identificarse los niños muy claramente con el tipo de lenguaje, con el tipo de escenario, con los ambientes distintos que se viven, con los personajes que trato tengan ese sabor muy nacional.

MONI_02

Siento que hay una especie de conexión con el escritor nicaragüense José Adiak cuyo libro ‘El Sótano del Ángel’, aunque está ambientado en paisajes de su país natal, de alguna forma se identifica con algunos poblados mexicanos. Aunque tu novela está centrada en México, en cualquier país de Latinoamérica podría ser degustada, ya que es un trabajo muy balanceado. Por ejemplo, el pasaje de Jorgito, el niño héroe que se tira del escritorio y se pega un santo porrazo, creo que nos reiríamos de una situación como esa en cualquier país de Latinoamérica.

También la idea es llegar a niños. Hay dos partes: esta que conforma el escenario, con los personajes que son muy locales y demás; pero también hay ese tipo de cosas que son universales, por ejemplo, el amorcito de J.J. por la bombonita. Eso a cualquier niño del mundo le pasa; o la angustia de haber perdido a su mamá y tener que ir a buscarla; o la situación financiera complicada del papá. Este tipo de cosas se conectan con cualquier lector, y no quisiera referirme nada más a los niños, con cualquier lector del mundo.

Ese inicio permitió que yo me conectara de inmediato con el libro: de pronto de patitas a la calle todos, y la frescura con la que el personaje va plateando la situación, la hermana que le vale gorro y se va, el papá con la cara de angustia, toda la historia converge de una manera tan bonita que de verdad me costaba mucho trabajo despedirme del libro por cuestiones de trabajo y tener que esperar hasta el día siguiente para conectarme con ellos. Me pareció increíble. ¿Cuándo empezaste a trabajar en la elaboración de lo que ahora ya sé que es una trilogía que ardo en deseos de leer? ¿Es de esas ideas que tú sabes en lo más profundo de tu corazón que son ideas buenas?

En este caso la idea me parecía buena porque era algo que no se había hecho en México, así como tal. El personaje es curioso como cuando uno escribe en primera persona, que es este caso pues la historia se cuenta toda a través de José Juan. Conforme vas escribiendo, escribiendo, escribiendo llegas a conocerlo muy bien porque, aunque no eres tú, de alguna manera sí eres. Él es un niño distinto, y conforme va platicando su historia lo vas conociendo más, de manera que de pronto ya estás en la última parte de la primera historia y regresas y relees y dices “no, pues yo no lo hubiera dicho así.” Ahora que lo conozco mejor, sé que lo hubiera dicho diferente, y entonces hay ciertos cambios. Me encariñó mucho con la voz de J.J. y la historia fue surgiendo. Tenía una idea muy vaga de cómo iban a ir el segundo y tercer volumen, pero se fue definiendo poco a poco.

En la primera parte de la trilogía conocemos al personaje Fernandín, además la cuestión de la televisión, el poder de convocatoria que los medios de comunicación tuvieron en nuestro país durante varios años, la idealización de ciertos personajes que resultan ser tremendas personas en el sentido negativo de la vida. Siento que hiciste una velada denuncia que me parece muy adecuada.

Esto surge por un comentario que nos hizo una vez un amigo, un colega que sí es de mi generación, con respecto a aquel programa famosísimo de concursos que duró miles de años y al cual todos queríamos ir. Cuando era chica hubiera matado a alguien para ir a ese programa; pero, pues, obviamente nunca me llevaron, pero a él sí; entonces contaba eso: que era muy curioso cómo un personaje que en la televisión parecía tan amable y tan encantador fuera de cámara era una persona horrible. De ahí salió la idea. También está este payaso de Los Simpson, el payaso Krusty, que también me dio un poco la pauta para crear a Fernandín.

MONI_03

El libro no sería lo que es sin la participación de personajes secundarios importantes como Rosa María y Manolo, El Soldado, que aportan mucho a la historia porque permiten que J.J. de alguna manera todavía tenga esperanza que pueda haber cosas nobles en el mundo, que no todo es tan horrible como en muchas ocasiones parece.  

Si bien J.J. es quien lleva las riendas de la historia, siempre es importante rodearlo de personajes que le permitan de algún modo cumplir con su cometido. La historia también tiene que ver un poco con el camino del héroe, que es aquello que te enseñan cuando vas a la escuela: esta trama que tiene ciertas cosas en común, justamente un personaje que sacas de su entorno y tiene que llegar a cierto punto y se enfrenta con varios predicamentos a lo largo de la historia. Al principio uno quisiera hacerle un camino amable, pero esto no es divertido para nadie. Mi idea fue “pues voy a meter a este pobre niño en todos los problemas que pueda, para que pueda sortearlos y para que llegue a fin de cuentas bien a su destino.”

Cuando J.J. conoce a los demás niños, es ahí donde se marca ese aspecto de la amargura nacional, ese tono gris y triste que no podemos hasta la fecha negar, que es una parte intrínseca de nuestro país.

También trata de hacerlo de una manera porque finalmente te estás dirigiendo a niños. No digo que no puedas hablar con ellos de los problemas que hay en el mundo. Creo que el espectro temático de la literatura infantil se ha abierto muchísimo y ahora se habla de muchas cosas de las que antes no se hablaba. El tono de la historia me daba para hacerlo de esta manera, que no fuera tremendita, que no fuera amarillista; presentar, pues, niños que están en esa circunstancia y de alguna manera sacan lo mejor de la circunstancia en la que viven y tratan de ser optimistas, eso por el tono de la historia, no por otra cosa, no porque piense que hay que edulcorar todo lo que le vas a decir a los niños.

Hablando de la trilogía como un todo, ¿consideras que es uno de tus mejores trabajos, uno del cual te sientes particularmente orgullosa?

Es la historia más larga que he hecho, si bien está dividida en tres volúmenes. Cuando escribí la segunda parte, que es el trayecto de J.J. desde la Ciudad de México hasta San Cristóbal de las Casas, hice ese viaje; no tal cual, obviamente, porque al pobre lo mandé en un autobús horrible y lo pierdo y todo. Lo hice de una manera más normal, pero tuve la oportunidad de conocer, de adentrarme. Ya había estado en San Cristóbal, pero visité más cosas. Luego, en la tercera parte tuve oportunidad de ir a una reserva ecológica en la selva lacandona, lo que fue increíble: conocer eso, poder describir el sonido de la selva, poder hablar también de un problema que nos compete a todos, aunque trato de hacerlo de refilón y sin una intención clara de mensaje, pero ahí está planteado, que es el problema ambiental, que eso sí nos aqueja a todos los que habitamos este planeta. Me pareció que es una historia que tiene un poco de todo.

Al final, creo que sí es un buen trabajo y me siento muy bien de que ahora esté otra vez circulando.

Te agradezco esta oportunidad de dialogar contigo.

Muchas gracias, Ricardo. Aprecio mucho de tus comentarios, valoro mucho tu opinión y te lo agradezco muchísimo.

RICARDO PAT

riczeppelin@gmail.com

Hojea el libro: ‘J.J. Sánchez y el último Sábado Fantástico’: https://bit.ly/2qC1yo3

Hojea el libro: ‘J.J. Sánchez y la turbulenta travesía del alacrán’: https://bit.ly/2JK30wi

Hojea el libro ‘J.J. Sánchez y el cocodrilo que lloró de noche’: https://bit.ly/2p3V1Bj

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Diario del Sureste