Celulares

By on junio 7, 2019

Celulares_1

FERNANDO RIVAS CASTILLO

Pobre juventud perdida,

en sus confines mentales

nunca se dieron cuenta del maldito y cruel engaño,

cargando al demonio mismo en la palma de su mano,

lo cuidan y lo adoran, y no pueden vivir sin él.

Niños, jóvenes y viejos, en trampa mortal cayeron,

que es la maestra jugada de satán el pervertido;

muy caro lo pagarán cuando el alma esté perdida,

sin saber que fue el demonio quien tomó la iniciativa.

En contra nunca estaré de modernas inventivas,

para el uso razonable, llamadas de emergencia,

alguna cita importante o conflictos familiares,

sin jamás caer en el vicio de no quererlo soltar.

Pero belcebú, que sabe, ya se infiltró en los cerebros

con falsedades y engaños de gente débil y tonta

que todos los días reciben mensajes subliminales, asalta, roba, mata, viola.

Pero ellos no lo captan,

más nadie quiere pensar que la adicción roba el alma,

te cambian la información sin ser verdad o mentira…

¿Cómo se puede evitar, tan nefasto y cruel engaño

 que borra los sentimientos al hablar con aparatos?

Confiamos en el Señor ¡que termine las señales

 enviando meteoritos o llamaradas solares!

Para salvar al incauto que perdió la realidad

la convivencia normal con la charla coloquial.

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.