Canciones Cubanas Favoritas

By on julio 11, 2019

Atisbando Cuba

Música y baile son uno solo en Cuba.

ALFONSO HIRAM GARCÍA ACOSTA

El contexto musical cubano me llega desde mi infancia en Ciudad de México (1936), cuando mi madre, Margarita Acosta, me arrullaba entonándome canciones tradicionales cubanas como “Pensamiento” del espirituano Rafael Gómez “Teofilito” o de Eusebio Delfín; ¿Y tú que has hecho? –en Yucatán se le conoce como En el Tronco de un Árbol – de Cienfuegos, o Luna Azul y Arrullo de palmas, del inmortal Ernesto Lecuona, de la hermosa Guanabacoa.

Genéticamente estoy lleno de música por provenir de una familia donde mis tías abuelas en Mérida, de Yucatán, mantuvieron su Conjunto de Cuerdas Clásico en que ellas figuraban como solistas: Alicia en el violín, Felipa en el Cello, Margot en el piano, apoyadas por músicos profesionales como Carlos Marrufo Cetina, cellista, y dos flamantes directores: Gerónimo Baqueiro Foster –el mejor musicólogo Nacional de principios del Siglo XX– y Luis G. Garabito, recién llegado de Nueva York, como violín concertino de la Orquesta Sinfónica de la ciudad de los rascacielos; mi madre violinista y pianista y, en su vejez, guitarrista y compositora de temas musicales para sus hijos y nietos. Así, por mi madre conocí la musicalidad caribeña y, posteriormente, cuando conocí Cuba en 1951, inicié mi caminar por las calles, como decía el poeta Carlos Duarte Moreno.

En un pequeño sondeo de la memoria, apoyado en información de TodoCuba, presento algunas canciones legendarias de esa ínsula cubana, canciones que me han acompañado en diversos rincones de la Antilla Mayor y me traen recuerdos vivenciales. Presentaré diez canciones y más adelante, si son leídas, trataré otras que quedaron en el tintero.

La historia musical en Cuba y sus Canciones Legendarias, es muy amplia y diversa. Según el contexto y las generaciones, el gusto por determinados ritmos ha cambiado o se ha transformado. Aun así, una de las características principales del cancionero cubano es que defiende lo más autóctono de la Isla.

La historia musical en Cuba es muy amplia y diversa.

Número 1 – La engañadora, cha cha chá de Enrique Jorrín, popularizado por la orquesta del autor y la famosísima Aragón, dirigida en aquel entonces por el maestro Rafael Lay. Esta y otras canciones las bailamos en la escuela secundaria “Adolfo Cisneros Cámara” en nuestras tertulias escolares. La esquina de Parado y Neptuno, que hizo popular “La Engañadora”, también me trae recuerdos habaneros. Ahí se encuentra la Escuela de Esgrima y Gimnasia, y la Escuela de Artes Marciales de Cuba, que dirige Dimas Juantorena, hermano del Olímpico Caballo de Hierro. La última vez que hablé con Jorrín, fue en el hotel Capri, después de su actuación en el Salón Rojo del mismo hotel.

Número 2 – La gloria eres tú, de José Antonio Méndez. Este tema ha sido interpretado, entre otros, por Miguel de Gonzalo, Elena Burke, Pedro Infante, la Orquesta Aragón, Lucho Gatica, el Trío Los Diamantes, Luis Miguel y por su propio autor: José Antonio Méndez, quien vino a Mérida en dos ocasiones, cantando en la Serenata Yucateca de los jueves en Santa Lucía y en nuestro Teatro “José Peón Contreras”. Participé con él y otros artistas cubanos en los Festivales “Boleros de oro” en intercambios culturales

La música cubana ha marcado varios hitos en la historia de la música a nivel mundial.

Número 3 – El son El manisero surgió para separar dos escenas de un espectáculo que montaría en Madrid el escritor español Gregorio Martínez. La cantante Rita Montaner dio a conocer a “El manisero” y su música suena en algunas películas de Hollywood. Hoy por hoy, parte de la canción se ha convertido en el pregón que usan muchos vendedores.

Número 4 – Otra de las canciones preferidas por los cubanos es Nosotros. Su autor es el conocido Pedro Junco, quien enfermó de tuberculosis con veintitrés años. Antes de morir, le envió un mensaje a su amada, historia que me servirá de base para otro artículo. René Cabel, el conocido tenor, en una oportunidad cantó por la radio el tema “Nosotros”. Luego de una hora, el 25 de abril del año 1943, murió el creador de esa canción.

Número 5 – El tema Longina fue compuesto en el año 1918. Su autor, Manuel Corona, se inspiró en Longina O´ Farrill, quien era una hermosa mulata.

Número 6 – Lágrimas negras, una de las canciones más sonadas en Cuba. Esta melodía resultó una innovación por parte del Trío Matamoros, luego de introducir el montuno al final del bolero. Conocí a los integrantes del Trío en Cienfuegos y mantengo amistad con la hija de Miguel Matamoros, que dirige el Conjunto Seve y sus Matamoros.

Número 7 – Dos gardenias, compuesta por Isolina Carrillo, fue motivada por el regalo de una alumna. Al terminar la composición, Isolina Carrillo no creyó que tuviera alguna transcendencia, pero la historia le demostró que se había equivocado rotundamente. Vaya un saludo en el plano astral en que se encuentre esta admirable maestra del Instituto Superior de Arte, quien me brindó su amistad en mis visitas a Cuba.

Número 8 – Unicornio, del conocido autor y cantante Silvio Rodríguez. Es una canción muy escuchada por los adultos. Sobre el tema de los unicornios y los misterios alrededor de él hay muchas historias, que también contaré en otra ocasión, con un saludo para Silvio, hasta su hogar y estudio del Antiguo Ariguanabo.

Música, tradición, sabor, calor y color… no existe forma de que la cultura de Cuba pase desapercibida ante cualquiera.

Número 9 – La Guantanamera, escrita por Joseito Fernández, que improvisa sobre la melodía central algunas cuartetas. En los años cuarenta, esta canción cubana fue el eje central de un programa que transmitía la emisora CMQ de la calle Prado, “El suceso del día”, en sus estudios. Está dedicada a Guantánamo, la región cálida más oriental de la isla cubana. Vayan mis saludos a Francisco Speck, Israel Martínez, Flora González Renda, Carlos Hernández y Emigdio León, quienes me guiaron en el conocimiento de la música y la historia de oriente; ellos son, en el mismo orden: Director del Centro de la Música, Presidente de la Asociación Nacional de Tríos, Secretaria de la Asociación, Director Provincial de Cultura y Presidente del Poder Popular de Guantánamo.

Número 10 – Yolanda, cuya autoría es de Pablo Milanés, resulta ser una de las más gustadas del pueblo cubano. Se le llama a este temala Longina de nuestra época”. Es considerada una de las canciones de amor que más ha acompañado a las nuevas generaciones de cubanos por estos tiempos. Un recuerdo para Pablo; la última vez conversamos fue en la Iglesia de Paula, para los cincuenta años de los rumberos “Los Muñequitos de Matanzas”, junto con el Dr. José Loyola, Presidente del Festival “Boleros de oro”.

Hasta aquí la lista con las 10 Canciones legendarias cubanas. Hasta el viernes próximo.

Fuente

https://www.todocuba.org/estas-diez-canciones-legendarias-cubanas-te-llenaran-orgullo/

Archivo AHGA.

Pablito a 45 años de su primer concierto. Fuente: Archivo AHGA.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.