Belascoarán en boca de Paco Ignacio Taibo II

By on agosto 14, 2020

El sagaz detective mexicano Héctor Belascoarán Shayne, creación del maestro Paco Ignacio Taibo II, retorna en nuevas ediciones de Editorial Planeta. Sin duda es un gran acierto relanzar las obras clásicas de este importante autor casi 45 años después de su primera aparición, en 1976, y a 27 de la más reciente, en 1993.

Paco escribió la primera novela de este sagaz detective mexicano en las noches durante la represión del movimiento estudiantil de 1968, y la terminó al inicio de 1971, siendo rechazada por cuatro editoriales. Están disponible en librerías y en formato electrónico seis de los nueve títulos que conforman esa saga (entre ellos Días de combateCosa fácilAlgunas nubes y No habrá final feliz), y se anuncia que en el transcurso de las siguientes semanas aparecerán los tres restantes.

Gracias a la amabilidad de nuestras amigas de Editorial Planeta tuve la oportunidad de platicar con Paco Ignacio Taibo II. Fue una charla, más que una entrevista, en la que abordamos muchos aspectos interesantes del personaje. No pudimos hablar del “paso” de Héctor por el cine pues, al existir el proyecto de producir una serie para una plataforma en streaming, no puede hablar aún de nada relacionado.

Siempre es emocionante dialogar con uno de los más emblemáticos y conocidos autores de la narrativa policíaca mexicana, y tener la oportunidad de preguntarle acerca de los más de 40 años de su relación con Héctor Belascoarán Shayne, una saga policiaca que abarca hasta ahora 10 libros, uno de ellos en colaboración con el Subcomandante Marcos.

Qué tal, Paco. Buenas tardes. ¿Cómo estás?

Muy bien, muchas gracias. ¿Cómo andan?

Desde la tierra de los mayas, como todo México, como todo el mundo, padeciendo esta pandemia. La vida sigue y hay que continuar buscando alternativas, y una maravillosa ha sido la lectura. En alguna ocasión que tuve oportunidad de entrevistarte, comenté que soy fan de Héctor Belascoarán Shayne, uno de mis primeros libros en mis años mozos fue “Días de Combate”; sacando cuentas veo que fue en 1976. Ya llovió mucho desde ese entonces, Paco…

Jajaja, ya llovió mucho, pero está bien, ¿no?, que vuelva Héctor Belascoarán Shayne en esta nueva edición. Es una colección bien bonita y además ¿quién dijo que no iba a haber una nueva generación de lectores para Belascoarán? Yo le tengo toda la confianza. Las fibras que se tocan, las células de Belascoarán, están vivas, no son nostalgias chafas; son temas cálidos y la reconstrucción del México de los ochentas a cualquier lector le puede resultar interesante. El personaje funciona. Lo hojeé ahora para esta nueva edición, y sorpresivamente me parece que tiene buena vida por delante.

Héctor Belascoarán fue creado por Paco Ignacio Taibo II, uno de los grandes maestros del género policiaco que ha creado escuela en México por esa manera tan soberbia de describir cada detalle de la urbe de concreto a través de los ojos de un personaje entrañable que ha calado tan hondo que incluso llegó a la gran pantalla en varias adaptaciones.

Celebré mucho esta decisión de Editorial Planeta de volver a lanzar estos libros. Cuando concebiste a Héctor Belascoarán, ¿estabas pensando en una saga o en una sola novela?

Para nada. “Días de Combate” era un tiro fijo, no tenía pretensión de ser el inicio de nada. Lo que pasa es que el libro funcionó, y de repente estaba escribiendo la segunda; de repente estaba escribiendo la tercera, y así. Con la cuarta, en plena crisis de la saga en la mano, justo es esa donde Belascoarán se muere, y me vi obligado a revivirlo en la quinta novela.

Creo que muchos concuerdan conmigo es que cada aventura era como un viaje a la ciudad de México. Nos sumergíamos en el monstruo de concreto, y todas las andanzas del detective nos hacían recorrer esa hermosa ciudad, sui géneris ciudad también. Era como un paseo privado en compañía de un personaje también vulnerable, existencialista, diferente a los prototipos que hasta entonces habíamos leído en el género de novela negra.

Me da gusto que lo digas así, porque sí era como la Guía Roji, jajajajaja donde sucedían las historias de Belascoarán, jajajaja. Describiendo desde los vendedores de periódicos que duermen en el suelo trabajando de 5 a 8 de la mañana en estas esquinas; esas tiendas horribles de música que ponen chachachá chafa a todo volumen y que ensordece; la vitrina desde la cual Belascoarán se la pasa embobado viendo agencias de viaje y las ofertas de viajes que nunca hará: a Tailandia, por 168 dólares; estos “mundos belascoarenos” que se nombran en la novela eran una especie de Guía Roji para Insurgentes y disidentes ¿no? Jajajajaja.

¿Era tu intención convertir al personaje desde el principio en alguien que aceptábamos como parte de nosotros, alguien con quien nos identificábamos más allá de sus aventuras?   

Sí, y creo que funcionó, y es curioso que siga funcionando. Durante años he firmado novelas de Belascoarán a adultos de mi generación y de la siguiente, pero también a adolescentes de hasta 18 años, o sea, no pierde ese empuje de los lectores a pesar de que las novelas de la serie inicial están llenas de guiñadas de ojo, ¿no?; de chistes escondidos, no muy escondidos, pero allá están dentro de la novela; de referencias políticas a la realidad inmediata. No todos podrán pensar cuando lea “Adiós Madrid” quién es la ex esposa de un presidente que se roba obras de arte, para un lector adolescente está oculta, pero tampoco es muy difícil de desentrañar.

 

Lo siento, pero la charla es interesante, así que me veo orillado a dividirla en 2 partes.

Les garantizo que la segunda será también muy interesante.

RICARDO PAT

riczeppelin@gmail.com

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.