Avanza el Tren Maya

By on septiembre 17, 2021

Editorial

Los medios informativos peninsulares han incluido entre las notas más importantes de la pasada semana un preinforme sobre los avances de una obra magna del sexenio presidencial en ejercicio.

Es, sin duda alguna, una obra valiosísima, anhelada históricamente por los habitantes de la península. Desde tiempo pretérito dejaron testimonios de esa vocación en los sacbés construidos por nuestros ancestros mayas, que enlazaban los centros más habitados de la región. El tránsito abierto al comercio y las relaciones entre cacicazgos y reinados o centros ceremoniales era de uso constante, lo que incluía reparaciones oportunas ante posibles deslaves, o el mantenimiento para que estuviese garantizados el libre tránsito.

Nuestra época moderna, con la aparición de nuevos sistemas de transporte, ha favorecido a construcción de obras para dinamizar el tránsito de personas y bienes de consumo. Las carreteras, aeropuertos y circuitos integrados han sido una repuesta a la creciente demanda de bienes, productos y servicios.

Entre esos grandes planes gubernamentales se encuentra el Tren Maya, que posibilitará el traslado de personas y carga por todas las entidades peninsulares: Campeche, Yucatán, Quintana Roo y Tabasco, vasta zona unida por la historia y las luchas sociales.

A las vías ferrocarrileras construidas se sumarán los centenares de kilómetros requeridos para cumplir con este macroproyecto gubernamental.

El Tren Maya vendrá a formar un anillo comunicador que unirá ciudades, poblaciones, espacios de selva, bien con los circuitos actuales o con las nuevas obras aprobadas por los técnicos ferroviarios, ambientalistas y gubernamentales.

Una obra ambiciosa ante la cual los expertos actuales meditan tanto o más que los antiguos edificadores mayas, que requirieron cálculos previos muy precisos para dar inicio a sus grandes edificaciones que, hoy por hoy, son objeto de admiración muchos siglos después.

La zona maya y su Tren Maya comunicarán y enlazarán pueblos y ciudades, ofreciendo al mundo el mensaje de que, con voluntad y esfuerzo conjunto, los seres humanos pueden vivir y convivir en paz compartiendo los resultados positivos de su esfuerzo conjunto.

Los mayas actuales, como los antiguos, tienen sus firmes raíces en nuestra tierra, como también en sus dioses protectores, vigilantes desde el universo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.