Vacunas a la vista

By on diciembre 10, 2020

Editorial

Una agradable noticia –¡¡por fin!! – ha movido nuestro aliento y esperanzas de vencer al flagelo viral que, sin disparar un solo tiro, ha cambiado la mente de cientos de miles de ciudadanos del mundo.

Muchas decenas de miles más perderán la vida porque, aunque la voluntad de promocionar el uso de la vacuna preventiva es mucha, la producción, distribución e instructivos de aplicación masiva en cinco continentes es una meta lejana.

Sabremos aún de muchas decenas de miles de bajas en las próximas semanas, en las que irán avanzando los operativos de aplicación preventiva salvadora. Es una carrera contra reloj, pero no de lograrse en unos cuantos días en los que, aun con urgencia y premura, se avanza constantemente para contener y apagar este fuego letal sobre la humanidad.

Hay que considerar también el movimiento de transporte de las vacunas, la protección en cada fase por la baja temperatura que se requiere para su preservación y vigencia preventiva que requiere de tiempos suficientes, seguros y efectivos. Aquí no aplica solo la rapidez en el acopio, empaque, embarque seguridad en el traslado, refrigeración suficiente, trazado de la movilidad hacia los usuarios potenciales, embalajes, recepción, protección, medidas de traslado y control de envíos, etc. Todos los procesos previos son buenos y necesarios, y además requieren de premura en la operatividad.

Hay que reconocer que será un trabajo colectivo muy laborioso cuyo cumplimiento influirá en las entregas a tiempo dado que los controles son complicados.

Se perciben esperanzas firmes en lontananza. Mas desde ahora deben diseñarse los procesos de entrega, aplicación y control, elementos imprescindibles en la búsqueda de los niveles máximos de efectividad esperados.

Ha asomado una aurora de esperanza para la humanidad. Es cierto.

La raza humana sobrevivirá a las duras lecciones de la actual pandemia, la más dañina, así como la más destructora de vidas en la historia de la humanidad.

No olvidemos los momentos tristes, duros, desafiantes que enlutaron a millones de hogares.

Preparémonos en orden y con una nueva lección aprendida.

Una esperanza de vida conjunta más severa y tranquila se percibe en estos momentos al alcance de nuestras manos.

Recibámosla con respeto y con fe renovada.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.