The Carpet Crawlers – Genesis

By on septiembre 11, 2020

Letras del Rock

The Lamb lies down on Broadway, una ópera rock cuyas letras fueron compuestas casi en su totalidad durante la breve e infructuosa intentona de Peter Gabriel en los Estados Unidos para convertirse en actor, fue el canto del cisne para Peter, convirtiéndose en su última aportación a Genesis, la institución musical que capturó la imaginación y el gusto de los amantes del rock progresivo y teatral en los albores de la década de los 70s del siglo pasado.

Cuenta la historia de Rael, un conflictuado joven portorriqueño en Nueva York, que es arrebatado (similar a lo que le pasó a Dorothy en El Mago de Oz) a un mundo fantástico en el también está su hermano John y en el que, después de interactuar con personajes de todo tipo y evaluar lo que ha sido su vida mientras intenta encontrar la salida que lo devuelva al mundo “normal”, se encuentra a sí mismo y las virtudes que posee.

Si bien la extensión del disco abarcaba dos LP’s, tal vez porque la herida causada por la salida de quien era considerado el líder de la banda estaba abierta, habiéndola anunciado cuando aún estaban por salir de gira, The Lamb lies down on Broadway no tuvo el éxito que tuvieron los discos de Genesis que lo precedieron.

The carpet crawlers, que presento para su deleite auditivo, nos permite apreciar la conjunción de voces y sonidos que elevaron a la grandeza a esta banda inglesa.

Permítanme dirigir su atención a lo sublime de la guitarra del Maestro Steve Hackett, que nos entrega un sonido melancólico, fino, con caracteres surreales, mientras los teclados de Tony Banks aportan una melodía continua, mágica, casi festiva. Cuando nos enfocamos en la letra, nos damos cuenta de que las imágenes mentales que convoca son vívidas, abiertas a todo tipo de interpretación, ciertamente revestidas de significado.

Disfruten.

S. Alvarado D.

sergio.alvarado.diaz@hotmail.com

 

Los que se arrastran en la alfombra

Steve Hackett, Phil Collins, Tony Banks, Mike Rutherford & Peter Gabriel

 

Lana bajo mis pies desnudos.

La lana es suave y tibia,

-desprende algún tipo de calor.

Una salamandra corretea hacia las flamas hacia su destrucción.

Criaturas imaginarias son atrapadas en celuloide al nacer.

Las pulgas se aferran al vellocino dorado,

Esperando encontrar paz.

Cada pensamiento y gesto es capturado en celuloide.

No hay escondite en mi memoria.

No hay habitación por anular.

Los que se arrastran cubren el piso del corredor rojo ocre.

En mi segundo vistazo, tienen más vitalidad que antes.

Se mueven al unísono hacia una pesada puerta de madera,

En la que el ojo de la aguja guiña, cerrándose a los pobres.

Los que se arrastran sobre la alfombra siguen a quienes los llaman:

«Tenemos que entrar para salir

Tenemos que entrar para salir

Tenemos que entrar, para salir.»

Solo existe una dirección en los rostros que observo;

Y apunta hacia arriba al techo, donde se dice que existen las cámaras.

Como el bosque lucha por luz del sol, que se enraíza en cada árbol.

Son atraídos por el imán, pensando que son libres.

Los que se arrastran sobre la alfombra siguen a quienes los llaman:

«Tenemos que entrar para salir

Tenemos que entrar para salir

Tenemos que entrar, para salir.»

Superhombres de modos sosegados sujetos en kriptonita,

Y las sabias e insensatas vírgenes ríen para sí mientras sus cuerpos brillan.

A través de una puerta un festín de cosecha es iluminado por luces de candelabros;

Es el fondo de una escalera que sube en espiral hasta perderse de vista.

Los que se arrastran sobre la alfombra siguen a quienes los llaman:

«Tenemos que entrar para salir

Tenemos que entrar para salir

Tenemos que entrar, para salir.»

El maniquí de porcelana con la piel hecha añicos teme un ataque.

Y el dispuesto grupo levanta sus jarras – cargan con todo lo que les hace falta.

El líquido se ha congelado, se ha deslizado a través de la grieta,

Y el bastón toma su títere.

Los que se arrastran sobre la alfombra siguen a quienes los llaman:

«Tenemos que entrar para salir

Tenemos que entrar para salir

Tenemos que entrar, para salir.»

Traducción de Sergio Alvarado Díaz

Steve Hackett, Phil Collins, Tony Banks, Mike Rutherford & Peter Gabriel

There is lambswool under my naked feet.

The wool is soft and warm,

-gives off some kind of heat.

A salamander scurries into flame to be destroyed.

Imaginary creatures are trapped in birth on celluloid.

The fleas cling to the golden fleece,

Hoping they’ll find peace.

Each thought and gesture are caught in celluloid.

There’s no hiding in my memory.

There’s no room to void.

The crawlers cover the floor in the red ochre corridor.

For my second sight of people, they’ve more lifeblood than before.

They’re moving in time to a heavy wooden door,

Where the needle’s eye is winking, closing in on the poor.

The carpet crawlers heed their callers:

«We’ve got to get in to get out

We’ve got to get in to get out

We’ve got to get in, to get out.»

There’s only one direction in the faces that I see;

It’s upward to the ceiling, where the chambers said to be.

Like the forest fight for sunlight, that takes root in every tree.

They are pulled up by the magnet, believing that they’re free.

The carpet crawlers heed their callers:

«We’ve got to get in to get out

We’ve got to get in to get out

We’ve got to get in, to get out.»

Mild mannered supermen are held in kryptonite,

And the wise and foolish virgins giggle with their bodies glowing bright.

Through a door a harvest feast is lit by candlelight;

It’s the bottom of a staircase that spirals out of sight.

The carpet crawlers heed their callers:

«We’ve got to get in to get out

We’ve got to get in to get out

We’ve got to get in, to get out.»

The porcelain mannikin with shattered skin fears attack.

And the eager pack lift up their pitchers- they carry all they lack.

The liquid has congealed, which has seeped out through the crack,

And the tickler takes his stickleback.

The carpet crawlers heed their callers:

«We’ve got to get in to get out

We’ve got to get in to get out

We’ve got to get in, to get out.»

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.