The Abominable, de Dan Simmons

By on septiembre 17, 2020

Libros

Conozco a Dan Simmons como autor gracias a la recomendación de un auditor del sistema de Calidad de la empresa en la que pasé casi 24 años. Descubrimos que ambos disfrutábamos de la ciencia ficción y, debo confesarlo, mientras compartíamos autores, ese tiempo no auditaba y, por lo tanto, se reducía el riesgo de que encontrara No conformidades.

Me recomendó que leyera la serie Hyperion, y la disfruté inmensamente, en particular el misterioso personaje Shrike, y la manera en que fue desarrollando la historia. Illyum y Olympos son otras estupendas obras, mezclando las historias de Homero con personajes espaciales.

Esto sucedió hace más de una década, y desde entonces he devorado sus libros, observando sus graduales cambios de autor de libros de horror en sus inicios, a autor de ciencia ficción, a autor de novelas de ficción con corte histórico.

The Abominable, publicada en 2013, es de este último género: una aventura exquisitamente documentada y detallada que se desarrolla en el Éverest, en 1924, poco después de la desaparición de los alpinistas George Mallory y Sandy Irvine durante el tercer intento de la Real Sociedad de Geografía y el Club Alpino de Gran Bretaña de alcanzar la cima de la montaña más alta del mundo.

Richard Davis Deacon, Capitán condecorado de la Primera Guerra Mundial, y sus compañeros de alpinismo –Jean Claude Clairoux, guía francés en Chamonix, y Jacob Perry, joven norteamericano– diseñan un plan para que Lady Bromley fondee su propia expedición al Éverest: intentarán encontrar el cuerpo de su hijo Percival, desaparecido junto con su acompañante Kurt Meyer cuando escalaban la montaña. En realidad desean ser los primeros en llegar a su cima.

Cuando leí el título del libro, la verdad es que pensé que Dan Simmons había retomado el camino del horror y se refería al yeti, el abominable hombre de las nieves. No podía estar más equivocado.

Indiqué en párrafos anteriores que The Abominable es una historia muy documentada. Los detalles que nos ofrece el autor nos adentran en el mundo de los escaladores: conocemos de sus técnicas, del equipo que utilizan, de las cumbres que conquistan, de las condiciones de sus campos base e intermedios en la montaña, de las provisiones y de lo que hay que hacer para llegar.

Y conocemos del hielo, del frío, de la vestimenta necesaria, del oxígeno suplementario a partir de ciertas altitudes, todo lo anterior descrito con tal maestría que no resulta difícil compartir las penurias de los protagonistas, o sentir el frío y condiciones climatológicas a que están sometidos.

Simmons además nos ofrece una mirada al ambiente político de esos días en Europa: el intento de rebelión contra el canciller alemán, dirigido por un vitriólico austriaco llamado Adolf Hitler, lo acaba de depositar en la cárcel, pero ha logrado que el naciente nacionalsocialismo se nutra de seguidores capaces de todo.

Lo mejor de todo lo anterior es que muchos elementos son comprobables, verídicos, lo que es un testimonio a la labor de investigación previa desarrollada por Simmons, trasladada a la historia que nos cuenta.

Ahora bien, lo abominable que da motivo al título lo conocemos en el Éverest, cuando los escaladores son perseguidos por algo desconocido, y resulta un sorprendente e inesperado giro que toma la historia, haciendo que todas las piezas encajen.

Como en The Terror, otra novela de corte histórico que relata la fallida expedición al Ártico de Sir John Franklin, al mando de los buques Terror y Erebus, Dan Simmons desliza elementos que nos hacen recordar sus tiempos de autor de horror, pues no podemos dejar de apreciar que lo que sucede a los protagonistas tiene tintes sobrenaturales.

The Abominable es una gran novela, con una memorable historia y personajes y, en el fondo, es un monumento a la amistad de estos alpinistas, así como un homenaje de Dan Simmons a todos aquellos que, en esos días, ofrendaron su vida en la conquista de la cima más alta del mundo, a casi 9 km de altura. Es una novela, a mi parecer, inolvidable y, al mismo tiempo, una cátedra sobre esta exigente disciplina.

Bravo, Dan Simmons.

S. Alvarado D.

sergio.alvarado.diaz@hotmail.com

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.