Editorial: ¿Prolegómenos de Campañas?

By on septiembre 8, 2016

Editorial

Campañas_1

¿Prolegómenos de Campañas?

En lo que parece ser una etapa de posicionamientos políticos partidistas, algunos elementos de los grupos con deseos de participación o dominio en el medio yucateco van tomando posiciones, moviéndose en el ámbito local, ganando presencia en los medios de comunicación y mentideros meridanos.

Podría pensarse que tales actuaciones individuales o partidistas están fuera de tiempo, muy anticipados. Pero en el río revuelto de la política, los pescadores vislumbran oportunidades de éxito y lucimiento. Ser vistos, mantener su imagen personal y exhibirla en fotos y/o notas periodísticas, de radio, T.V., o en las redes sociales, parece ser parte de la agenda cotidiana de los aspirantes o suspirantes.

Las palabras melosas o grandilocuentes, las declaraciones impactantes, la siembra de ideas y propósitos a futuro son cosa de todos los días en los medios de comunicación.

Aquí no vale el dicho de Don Fidel Velázquez de que “el que se mueve no sale en la foto” que, si bien era certero para otras épocas y circunstancias, no lo es ahora cuando los interesados piensan todo lo contrario, sintiendo que, de no promoverse ahora, quedarán en el rezago político de corto plazo.

Cuando en los altos mandos se perciben avances no convenientes o excesivos, no faltan entonces las acciones, declaraciones o notas para demeritar a quienes van adelantándose en ganar la opinión pública, apartándose de la línea de quienes manejan los controles del poder político.

En veces, suelen ser personajes de otros partidos, y entonces se activan estrategias que demeritan sus avances y acciones que reciben criticas, censuras o descrédito para minimizar imagen y programas realizados.

En estos casos se insiste en que lo hecho es bien poco, no satisface intereses públicos, se trata de ambiciones personalistas y que lo realizado por el aspirante es insuficiente o la obra realizada adolece de deficiencias o defectos.

Dentro del partido político que gobierna, para aplacar a los acelerados, se abren amenazantes expedientes, se exhuman tropiezos pasados, o se desacredita la personalidad del prospecto.

Estas maneras de ser y actuar del sistema no son nuevas, se han aplicado en muchos otros tiempos y circunstancias anteriores.

Agoreros del desastre o profetas del tiempo exitoso por venir, son personajes redivivos del sistema político imperante en nuestro estado y país.

Avances y zancadillas. Exaltación y descalificaciones. Méritos y deméritos. Todos ellos son parte del folclore político en lo nacional y local.

Y lo serán aun en muchos años por venir.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.