Desarrollo Cultural en Yucatán VI

By on mayo 26, 2016

Cultural_portada

ARTE ROMANO Y GÓTICO

Desde la época de Carlomagno evoluciona en el occidente de Europa una manifestación arquitectónica basada en la latina y bizantina. Se forma el estilo románico, cuyo nombre procede del crítico Caumont, en 1825. Los monjes de Cluny -cuyo interesante museo se encuentra en París- lo introdujeron en España en la medianía del siglo XI. Se convierte en transición al gótico a fines del siglo siguiente con el uso de la bóveda de crucero.

Fue introducido el gótico u ojival por los monjes cistercienses y adquirió, como el anterior, sellos peculiares. No fueron los godos los que lo crearon. Parece que fue Rafael, el pintor, quien utilizó el término por primera vez con sentido peyorativo, difundido por Vasari a fines del siglo XVI.

Muchos afirman que fue la Orden de los Templarios la que construyó los templos góticos más importantes, en estrecha y secreta colaboración con los Alquimistas, que no fueron solamente los antecesores de químicos sino filósofos y gente con numerosos conocimientos. Prueba de que tuvieron parte importante en estas construcciones son las alegorías arquitectónicas en Notre-Dame y en Chartres, de simbología alquimista.

Se origina el gótico en Francia, y monjes franceses lo perfeccionaron y difundieron. La primera catedral gótica fue la de Saint Denis, empezada en 1141. En España, los tres períodos de este estilo se sitúan en los siglos XII al XIV. Se caracteriza este tipo de arquitectura por la bóveda de crucería que permitió mayor amplitud a las naves y hacer las columnas más gráciles; el desarrollo de arbotantes que al transmitir la presión de los muros permite muros delgados, con grandes aberturas, con grandes ventanales y rosetones, con lujo de vitrales artísticos; las ojivas con sus arcos apuntados, calados en la piedra en lugar de los arcos de medio punto. El gótico español se caracterizó por su mayor robustez y marcado sello clásico, por la menor altura de las naves, y la corta diferencia entre la central y los laterales. Larga sería la lista de notables muestras por toda España.

DECADENCIA INTELECTUAL DEL CLERO

Antes del Concilio de Trento, los sacerdotes se formaban en las Universidades, los centros docentes que eran y son para los de nivel alto. Dicho Concilio apartó de la Universidad a los futuros sacerdotes, y los aisló de los seminarios. La cultura del clero baja. En España vemos que hasta principios del siglo XVII la mayoría de los escritores y muchos de los mejores pertenecían al clero; después no. Lo más corriente es ahora que, en los pueblos españoles, médicos, farmacéuticos y abogados tengan más prestigio intelectual que el sacerdote.

En Salamanca, donde es tradicionalmente famosa su Universidad, había un colegio para la clase laborante que se llamaba Pan y Carbón, porque para la comida de los estudiantes que en él vivían sólo proporcionaban el pan y el carbón. Lo que más abunda en Salamanca son campos de trigo y bosques de encinas. Por los caminos que los cruzan iban los estudiantes al final de las vacaciones, montados a caballo que llevaban, también de su casa, provisiones que deberían durar los meses del curso: garbanzos, cecina, aceite, tocino, embutidos y probablemente quesos. Esos estudiantes, provenientes de la clase baja, adquirían conocimientos semejantes a los de la otra. Algunos se encargaban de impulsar la cultura popular y otros agrandarían la representación de la de los poderosos.

De ese mosaico de culturas vino el grupo conquistador integrado por gente intermedia que participaba de las culturas dominantes y del pueblo anteriores, que en el caso de Yucatán se enfrenta con la maya, ya influenciada por toltecas venidos del altiplano.

[Continuará la próxima semana…]

Renán Irigoyen

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.