De la miel y las abejas

By on enero 9, 2020

AH MUCEN CAB

(Período Post-Clásico)

La importancia de la miel simbolizada por Ah Mucen Cab, un Dios descendente que trae dádivas a los hombres, se manifiesta en sus representaciones en piedra o en estuco localizadas en diversos sitios como Sayil, Chichén Itzá y Tulum.

En este incensario podemos observar, además, los “corchos” o troncos huecos que contienen los panales, de idéntica forma a como se hace todavía en algunas comunidades rurales.

Museo de Antropología

(Palacio Cantón)

Mérida, Yucatán.

AMIGO APICULTOR

Del 17 al 21 de agosto de 1998, la ciudad de Mérida será sede del VI Congreso Ibero Latinoamericano y del XII Seminario de Apicultura. Estos dos eventos representarán para nuestra entidad la oportunidad de congregar a importantes investigadores, productores y comercializadores de gran parte del mundo.

Hoy día, el mercado de la miel de abeja yucateca representa un 88% de las exportaciones a Europa. Los importadores se han vuelto cada vez más estrictos en cuanto a la pureza y calidad del producto que demandan, en el sentido de que no admiten adulteraciones ni residuos de plaguicidas u otras substancias contaminantes. Por esta razón, es necesario cumplir con las normas que nos permitan ofertar un producto sano, realizar los análisis necesarios para certificar que la pureza y calidad de la miel, y evitar poner en riesgo el precio de este producto, el cual ha alcanzado un prestigio internacionalmente reconocido por su pureza, color y sabor.

No tomar en cuenta las exigencias actuales del mercado significaría poner en riesgo la apicultura y ocasionar el desplome de una de las principales actividades del sector social; de modo que debemos unir nuestros esfuerzos con los de productores, comercializadores, técnicos y autoridades para poner al servicio de la apicultura toda la experiencia, voluntad y recursos económicos que sean necesarios, pues solamente así lograremos ser competitivos y podremos satisfacer las demandas actuales de nuestros compradores. Todo esto con el fin de mantener la calidad a las generaciones futuras, y conservar el acceso a los mercados internacionales sin ningún problema.

Mejorar la imagen de la miel debe ser la intención común del XII Seminario Americano y el VI Congreso Ibero Latinoamericano, una valiosa manera de apoyar a tantas familias cuyo sustento depende en nuestro país de la actividad apícola.

A T E N T A M E N T E

Ana María Aguiar de Peniche

Noé Antonio Peniche Patrón

3

El porqué de este libro

Asistí el pasado mes de agosto al XI Seminario Americano de Apicultura, cuya sede fue la ciudad y puerto de Acapulco. Recibí una grata satisfacción al enterarme entonces de que el siguiente, el XII, tendría lugar en agosto de 1998 en Mérida, nuestra ciudad capital. Al regresar a casa con el material del XI Seminario, producto de entusiastas investigadores, productores y comercializadores, propuse a Anita elaborar un libro con los temas más importantes presentados en esta ocasión, con el mismo entusiasmo con el que en 1993 publicamos “TLC, RIESGOS Y OPORTUNIDADES PARA EL CAMPO YUCATECO”, que distribuimos en Universidades, Tecnológicos y Bibliotecas para orientar sobre la realidad que esta nueva relación comercial representa. Así, en este libro de Apicultura los antecedentes de esta actividad y los problemas que actualmente enfrenta son comentados de una manera sencilla, diría yo a la manera de Anita, y ¿por qué no?  Gran parte es el producto de muchos años de estudios con la maestra Teté Méndez, pues las mitologías grecolatinas y otras se enlazan con nuestras tradiciones mayas hasta llegar a los problemas actuales de la comercialización, sin dejar de pensar en Varroa, abeja africana, Loque, americana, y otros temas ampliamente comentados en el Seminario mencionado.

El próximo XII Seminario se conjuntará con el VI Congreso Ibero Latinoamericano de Apicultura, cuya sede anterior fue la ciudad de Mercedes, Uruguay. Estos dos eventos simultáneos, de los cuales seremos anfitriones, nos motivan a divulgar y compartir con nuestros amigos del campo y de la ciudad, con el apoyo de entusiastas patrocinadores, algunos temas tan bien expuestos en el evento de Acapulco, así como otros de diverso origen. En Yucatán deseamos superar el éxito que alcanzaron los anteriores eventos.

Para colaborar con Noé en este proyecto tuve que incursionar en un mundo rico y complejo; para ello leí muchísimos libros, recordé experiencias vividas, transité nuevamente por el mundo fabuloso de la mitología y de la historia, asistí a conferencias y, sobre todo, tuve la oportunidad de hablar con expertos, lo que me dio una visión real del tema. Y cuando digo “expertos” me estoy refiriendo tanto a las personas que se han preparado en escuelas como a los campesinos apicultores que han adquirido sus conocimientos sobre la marcha en el libro de la vida.

La apicultura en Yucatán es una actividad que sostiene a más de 7,000 familias. Es, por lo tanto, una rama muy importante de la economía del estado.

El grueso de los apicultores yucatecos está formado por personas que aplican prácticas heredadas de sus antepasados, que fueron excelentes para crear esta fuente de riqueza para darle a la miel yucateca el prestigio que actualmente tiene en el mundo. Pero, a fines del siglo XX y principios del XXI, hay que hacer frente a situaciones diferentes a las que ellos conocieron, situaciones que corresponden lógicamente al mundo que nos está tocando vivir. Aunque la forma de explotar el producto de las abejas básicamente no ha variado a través de los siglos, hoy se impone escuchar a los técnicos e investigadores para mejorar las prácticas ancestrales. Hemos visto en los últimos días a personas mayores, en sus mesabancos, escuchando con atención las pláticas de actualización, lo que equivale a dar un paso hacia adelante en este complejo camino.

Hay que aprender a manejar puntos tan importantes como la aparición de nuevas plagas y su control adecuado; conocer el campo de la comercialización que incluye hablar de contaminación, adulteración y exigencias del mercado; saber que existen muchos usos para los productos de la abeja, y tal vez aumentar el consumo.

Experiencias y esfuerzos de productores, autoridades, comercializadores, aficionados y técnicos alientan estas páginas, cuya finalidad es aportar una gota de agua, un granito de sal y/o un chorro de miel a esta rama tan importante de nuestra economía.

Continuará la próxima semana…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Diario del Sureste