Recordando a Beatriz Rodríguez Guillermo

By on octubre 16, 2020

In Memoriam

ALFONSO HIRAM GARCÍA ACOSTA

La pandemia me da por recordar momentos gratos de mi vida. Uno de ellos fue haber conocido a la escritora Beatriz Rodríguez Guillermo, con quien mantuve siempre una amistad familiar a través de sus padres, Willy, que además fue amigo de mi padre, y Adlemi Guillermo, compañera de estudios secundarios en la “Cisneros Cámara”. A Beatriz la conocí cuando llegó a ser parte de nosotros en el Taller Literario “Carlos Moreno Medina”, que dirigía Nidia Esther Rosado de Figueredo y ahora dirige la poeta Pilar Acevedo Brito.

Llegó muy joven al taller, aunque dotada de grandes conocimientos y sensibilidad literaria. Tengo en mis manos el libro de Nidia Esther, “Cápsulas Noticiosas”, “Nostalgia en Imágenes 1980-2000”, veinte años de recopilación fotográfica, que me ha permitido “Atisbar en la Memoria”, y ver algunas fotos de la época en que mantuvimos una amistad estrecha, llena de motivaciones literarias.

Beatriz participa por vez primera en un Certamen Literario patrocinado por el Diario del Sureste, coordinado por nuestro director Oswaldo Baqueiro López y el administrador de los Talleres Gráficos del Sureste, Luis Alvarado Alonzo y el que escribe. Beatriz gana el Primer Lugar y Flor Natural con su libro “Preciso Instante de Amor” y el Premio de Poesía “Carlos Duarte Moreno”, amigo y maestro de poesía nuestro en el Café “Peón Contreras”.

En el libro antes descrito, en las páginas 70 y 71 el encabezado dice: “Diario del Sureste y el taller Literario “Carlos Moreno Medina” presentan el libro ganador de Beatriz Rodríguez.” Aquí cabe aclarar que el convocante al certamen literario “Carlos Duarte Moreno” fue el Diario del Sureste, no tuvo que ver en nada el Taller Literario; se invitó a Nidia y a los que trabajamos en el mismo a un desayuno en el Restaurante “Siboney” del Hotel París de la calle 62 casi con 59. Se entregó un lote de libros a Beatriz y uno a cada comensal, el desayuno fue amenizado por el pianista cubano Víctor Sayas. El prólogo del libro me permitió Beatriz que yo lo escribiera y las fotografías que ilustran las dos páginas son ciertas, pero hay también en el libro de Nidia Esther algunos otros eventos a los que asistió como invitada y tomó como suyos.

Fuera de este detalle de mínima importancia, a partir de ese momento Beatriz nos llenó el taller de alegría y sangre nueva, ya que todos éramos mayores que ella, por ejemplo: Alicia Alonzo, Pilar Acevedo, Rosa María Lores, Gabriela G. Cantón, Elvia Rodríguez Cirerol y otros que concurríamos sin faltar.

Beatriz siempre aumentó mi biblioteca con sus obras. Además del libro de Nidia, también tengo para alimentar la nostalgia una de las mejores obras de Beatriz, “En Mil Tonos Diferentes”, con análisis político defendiendo las causas sociales, entre ellos a las mujeres. Nos dio una currícula de su saber con los puestos directivos que ocupó a lo largo de su corta trayectoria, ya que Beatriz falleció a temprana edad.

 

Beatriz Rodríguez Guillermo, en su rincón con sus libros.

Mi admiración y afecto sacó a luz este poema que titulé “Mi América sí es Libre” de la figura general de su poema 39, que dediqué a Beatriz cuando me entregó y dedicó su libro “En mil tonos diferentes”, en el que existen conceptos literarios de gran confección poética.

¡MI AMÉRICA SÍ ES LIBRE!

HIRAM GARCÍA

Cuando miras la tarde

partir por tu ventana

y las albas flores miran

Y enmudecen;

Lo que irradia calor desesperante

al contraste social,

a tu tarde del pobre

que en su holganza,

su estructura del tiempo,

el tedio, hace larga.

 

Tocan tus fibras íntimas,

manipulan tu emoción más pura,

y sientes que grita…

la miseria, el hambre

y usan al niño

de la cara sucia.

 

Se puede tolerar la vida sana

el hogar cómodo, el plato sibarita,

no puedo tolerar la mente enana

ni al indolente o al ebrio que vomita.

 

El niño será niño,

libre de forma,

no entiende el costo

del juguete caro,

Inventa y norma

sus propias leyes

y emociona en sano.

 

Los pobres son esclavos”,

Eso dices,

Por carencia de ropa, libros, pan,

tu labor en el campo contradice

pues en la alforja llevas:

semillas, letra, afán,

llevas abecedarios

y simientes de luz,

fe, instrucción,

esclavos son los pobres

que pudiendo ser faros

se aferran a sus vicios

y a su degradación.

 

Tu Patria, que es mi Patria

¡Mi América sí es libre!

No la concibo atada

al gobernante inepto

ni al policía venal,

ni al oro de los ricos,

ni a la falsa justicia,

ni al dogma criminal.

 

Tu Patria, que es mi Patria,

es libre…

mientras pueda pensar,

porque editan tus libros

y en los foros abiertos

nos podemos juntar.

 

A decir, como dices:

Que se vayan al diablo

poder de gente extraña,

Cristianos de membrete.

Sociedad de patraña

y falsa ideología,

que se escuda en limosnas

teocracia envilecida

TV enajenante

consigna de la CIA,

marxismo demagogo,

mitin de hipocresía,

producto enajenante

de nuestra sociedad.

 

Como tú, también dije,

con mi pluma guerrera

defendiendo a mis hijos;

pretendiendo un ideal:

“No son los pueblos los que quieren guerra,

pues esta se refleja en nuestros hijos;

son los gigantes que reclaman tierra

Para el dólar y el rublo, con mercados fijos.

 

“Deteneos burgués capitalista

monopolista de un World Street sombrío,

lo mismo os digo gobierno comunista,

pues si Lenin y Marx hablan de guerra,

su doctrina social es paralela

en busca de igualdad y es humanista”.

 

¡Mi América sí es libre!

Pues te puedo escuchar…

porque en la escuela escribe

al que vas a enseñar.

 

Hablas de ir a las calles,

pisotear la ignorancia,

descubrir la verdad.

 

El cincel y el martillo,

la escuadra y el compás

en forma equilibrada

les dirás cómo usar;

desbastarán la piedra

que se llama ignorancia

y al pulir sus aristas

en su alma de artistas,

hallarán la verdad.

 

¿Que es cómoda mi casa?

No te debe importar,

Debería de importarte

Si solo existe casa,

Pero no existe hogar.

 

¿Y el viaje al extranjero?

Excelente,

Pues me gusta viajar;

He recorrido el mundo

En Cuba, Yugoeslavia,

En Austria, Suiza, Italia

En cuatro continentes

he dejado mi huella

y he traído amistad.

 

Y en mi América hermosa

unida por idioma,

creencias religiosas,

amalgama de sangre

 y fuerte hispanidad;

gamé conocimientos

de culturas y razas.

de la pampa argentina

Hasta el frío Canadá.

 

Ayer, hoy y mañana,

Ciclo que viene y se va,

rueda de marcha sin fin;

la libertad la dio Hidalgo,

Juárez, Sucre, San Martín,

Bolívar, Jefferson, Washington,

Castro, el Che, José Martí,

y si piensas que los hombres

un día gritarán al fin:

¡Mi América sí es libre!

no dejes lo hagan por ti.

 

Sé Nigromante en Tribuna,

sé la pluma de Martí;

sé la huaya dulce, cálida,

la niña morena maya,

sé águila y colibrí.

 

Sé el portavoz de tus gentes,

retrata las caras sucias

de los niños indigentes

con tu pluma magistral,

y “EN MIL TONOS DIFERENTES”

podrás gritar “LIBERTAD”.

 

Beatriz Rodríguez Guillermo nació en Mérida, Yucatán, en 1959, y falleció a los 57 años de edad. Poeta y narradora. Realizó estudios de maestría en Educación. Fue asesora del área de literatura del Instituto de Cultura de Yucatán y consejera editorial de la Universidad Autónoma de Yucatán. Fue presidenta fundadora del Centro Yucateco de Escritores. Colaboradora del semanario político Por Esto! Coordinó la licenciatura en Lengua y Literaturas Hispánicas de la Universidad Modelo de Mérida, Yucatán. Premio de Poesía Carlos Duarte Moreno 1983. Premio de Cuento para Niños por El Sol alrededor del parque, otorgado por el Gobierno del Estado de Yucatán y el Instituto de Cultura, en 1992. En 1994 obtuvo el reconocimiento de la Academia Yucatanense de Ciencias y Artes por su Aportación en Beneficio de la Cultura, y en 1999 la Medalla al Mérito Artístico en el área de Letras, del Gobierno del Estado de Yucatán. Falleció siendo directora del Instituto Superior de Arte de Estado de Yucatán.

Recordar, es volver a vivir / las horas que ya se fueron / no volverán jamás…

Desde el plano astral en que te encuentres, sabrás que nos dejaste el legado de tus ensayos y poemas y cuando te releemos, sigues vibrando en nuestra piel y acompasas nuestro corazón.

En su última entrevista para un medio local, la profesora dijo: “La docencia, la literatura y el arte han estado en mi vida como una especie de trenza generosa.”

3

Fuentes

Catálogo Bibliográfico de la Literatura en México

Coordinación Nacional de Literatura del Instituto Nacional de Bellas Artes

Diario del Sureste – Área Editorial

Archivo AHGA

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.