Olga Wornat y “La Jefa”

By on mayo 13, 2021

Entrevista

La Jefa” es una obra que adquiere una dimensión descomunal en un momento como el que vive nuestro país, cuando existe la posibilidad real de darle la merecida estocada final al PRIAN, pues desnuda absolutamente todos los secretos de Marta Sahagún de Fox, una de los artífices de esta perversa alianza política que ha hundido a nuestra nación.

Editada originalmente en 2003, ‘La Jefa’ causó tal impacto que la singular primera dama de México, Marta Sahagún, emitió un comunicado de la presidencia de la República, iniciando un intenso debate sobre los límites de la privacidad. «Es falso, no hay abuso de poder, no hay ilegalidad en los recursos del Estado. En nuestras familias no cabe la deshonestidad, el abuso de poder ni la impunidad,» declaró Marta Sahagún acerca de la obra de la periodista, escritora e investigadora argentina Olga Wornat.

Curiosamente, Olga Wornat llegó a México un 2 de julio de 2001 para presentar su libro ‘Menem-Boloco, SA’ el mismo día que Vicente Fox contrajo matrimonio con su entonces vocera. Cuando Olga le hizo llegar a Marta Sahagún, a través de su equipo de prensa, ejemplares de libros que había escrito, incluyó uno sobre la historia de la iglesia católica argentina que había provocado el encarcelamiento del primer arzobispo latinoamericano acusado de abuso sexual a seminaristas.

Yo dije me va a decir que no ahora, pero evidentemente creo que ni los vio, ni los miró, ni le dio importancia, porque ahí ella se hubiera dado cuenta de que yo no era una periodista complaciente, que yo no iba a hacerme su “amiga” porque nos tomáramos un café en Los Pinos, ya que yo no entré a través de la ventana a Los Pinos, ellos me abrieron la puerta,” asegura.

Le comento en broma a Olga que este podría ser catalogado un libro de terror, por todo lo que ella presenta sobre estos siniestros personajes, por esa mezcla de sentimientos que te despierta.

¿Recuerdas ese momento?

Fue mi primer libro en México. Por lo tanto, al margen de que había viajado muchas veces a México a cubrir varios eventos políticos importantes, estaba un tiempo, como todos los periodistas extranjeros y nos volvíamos. En este caso no, porque yo me había mudado a México, me había casado, me fui. Mi marido era corresponsal de Newsweek en ese momento, vivíamos en México y de verdad este libro todavía no entiendo cómo lo hice porque solamente tuve una colaboradora que me armó el archivo para trabajarlo. Fue comenzar de cero, levantar los teléfonos y llamar a la gente.

¿A cuánta gente cercana a Martha Sahagún pudiste entrevistar?

Puedo decirte que tuve mucha suerte, porque todos prácticamente me dijeron que sí. Viajé a Zamora, entrevisté al padre de Marta, a las hermanas, entrevisté hasta la nana de Marta, entrevisté al exmarido, a los hijos; fui al colegio donde ella había estudiado, porque eso es mi método de trabajo: quería ver un poco el ambiente, el ámbito geográfico, social y político donde ella se había desarrollado. La verdad tuve muchas entrevistas con ella, varias importantes; después la acompañé a una gira muy importante que ella había realizado a Ecatepec a principios del sexenio. Ella quería que yo la viera actuando como si ella fuera la Evita mexicana, porque esa era su pretensión, al margen de que su meta máxima era ser presidenta de México, la meta mayor. En función de esa meta es que ella crea el marketing, el equipo de prensa, la fundación Vamos México, hasta su estilo modificó.

La autora Olga Wornat pensó que había superado su capacidad de asombro tras realizar la biografía de Carlos Menem, hasta que se sumergió en la tortuosa vida de Marta Sahagún.

Le pregunto a Olga si Marta decidió cambiar a causa de su desastroso primer matrimonio, donde sufrió con una pareja abusiva, ya que en las entrevistas con personajes de su estado natal se le describe como una católica ejemplar. La experimentada periodista gaucha considera que ella ya venía decidida a alcanzar la cumbre de la manera que fuera.

“Sí, pero de cualquier manera te digo –yo que soy creyente muy sui géneris, yo soy católica, soy creyente– que considero que todos esos reglamentos de la iglesia católica, como de cualquier otra iglesia, son pura hipocresía porque ni siquiera los sacerdotes ni los obispos la cumplen, porque no tendríamos esta catarata de denuncias sexuales,” comenta.

Le pregunto si es cierto que, cuando ella estaba ya en Los Pinos como vocera, comenzó a tener mucha competencia para conquistar a Vicente Fox, solicitando apoyo de altos jerarcas de la Iglesia Católica; Olga lo confirma.

“Ella vivía clandestinamente en Los Pinos, era la vocera de Vicente Fox. Estaba separada, no divorciada, de su primer marido, el boticario, que era un personaje muy desagradable, a quien entrevisté también.

“Vicente Fox estaba separado de Lilian de la Concha. Arrastraban un romance clandestino desde que él era gobernador de Guanajuato, cuando Marta todavía estaba casada, por lo tanto, era la habladuría de todo Guanajuato. Celaya, todo el Bajío sabía de estas historias. Al margen de todo esto, ella vio en Fox la oportunidad de concretar sus anhelos, salir de esa mediocridad pueblerina que ella tanto odiaba. Ella detestaba estar ahí, quería salir de ahí, quería hacerse rica, quería crecer en la política, quería el poder. Era una persona sumamente ambiciosa, esto me lo cuentan sus mismas amigas, no de cuando conoce a Fox sino desde antes. Había tenido una experiencia que salió mal, cuando perdió al competir por la alcaldía de Celaya por el PAN. Ella quería el poder, Marta quería escapar de esa vida, y no dudó en entablar vínculos con personajes tan oscuros como Onésimo Cepeda.”

Continuará…

Lee un fragmento de La Jefa: https://bit.ly/3fbmH0S

RICARDO PAT

riczeppelin@gmail.com

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.