El Factor Femenino

By on marzo 13, 2020

Editorial

MUJERES DEL MUNDO: GRACIAS.

MUJERES DE LA HISTORIA: GRATITUD Y REMEMBRANZA.

MUJERES DE HOY: SU SITIO EN LOS ACTUALES TIEMPOS DE LUCHA CONTINÚA…

En todo momento y espacio, la presencia femenina es tan relevante como la de los hombres que, en cada parte de nuestra historia precedente como grupos organizados, han agotado sus vidas y esfuerzos por construir nuevas reglas de convivencia y espacios para ello en esta esfera vital que es nuestro planeta. Un escenario de grandes hechos, como también de insensateces, de avances ininterrumpidos que van eslabonando mejores condiciones de vida que mitigan, pero aún no resuelven, la totalidad de la justificada ansiedad de las modernas sociedades humanas por compartir los tiempos, espacios, y avances logrados en nuestra evolución.

La raza humana, hasta hoy, ha podido convivir como desde los principios de la vida asociada, tribal.

Hemos domesticado los lenguajes, aprendemos y compartimos. Es más, hasta hemos construido un espacio para todos y cada uno, cada quien con su personalidad política y organización. Eso son las Naciones Unidas, fruto conciliatorio obtenido después de grandes movimientos armados entre llamadas grandes potencias, y la muerte de millones, muchos millones de seres humanos sobre cuyas cenizas ahora se vive y convive.

Y eso ha podido lograrse porque el germen femenino existe, es firme y cumple su función de unir, mediante la fusión en los gametos, a los elementos humanos primarios, dando inicio al tiempo creativo para una vida nueva.

Los sabios, los grandes investigadores, los pensadores reflexionan.

Las religiones las nominan hechos de la divinidad, en cada una de las concepciones de las creencias a lo largo de los continentes sobrevivientes a las numerosas catástrofes precedentes.

Y lo que debe decirse es que un eje de la vida lo es la mujer con su capacidad única de reproducción humana, tal como en el reino vegetal y animal ocurre lo mismo.

Muchísimas mujeres no lo reflexionan. Les gana el interés por las apariencias, su vestuario, sus aditamentos y lo que pueda ubicarla por encima de las otras de su género.

El factor femenino se ha festejado con un día de reconocimiento. Ha sido un acuerdo oportuno pretérito, adoptado en su favor.

Mas no olvidemos que lo femenino y lo masculino conviven. No un día en especial en la vida humana, sino en cada momento de ella. Son dos elementos esenciales en la vida, en la naturaleza.

Los calificativos empequeñecen. Los nominativos se agotan, las reglas gramaticales se doblegan ante la multiplicidad de aspectos de la coexistencia de los principios masculino y femenino. Cada momento de nuestra existencia y de todo lo que nos rodea nos marca en la coexistencia masculino-femenino.

Y es para bien.

Es el principio de la vida. Así nació y así continúa.

Enhorabuena.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.