Con la esperanza por lo alto

By on marzo 11, 2021

Editorial

Iniciamos la décima primera semana de este angustioso año 2021 recordando que el problema mayúsculo de la humanidad continúa siendo la aún vigente presencia de una dolorosa pandemia que, en cincuenta y dos semanas de evolución mortal, aún se halla entre nosotros con nuevos brotes y rebrotes en todos los confines de nuestro mundo.

No quisiera editorializar sobre este duro flagelo, pero las circunstancias ambientales nos imponen el compromiso de continuar con nuestra línea informativa leal y honesta para con nuestros lectores. La población del mundo necesita de más espacios informativos aportantes de fe en el porvenir de la humanidad, y certeza de que la mente humana saldrá vencedora de este nuevo reto que imponen las circunstancias. Así lo esperamos, aún a sabiendas de que los abusos incurridos en el pasado, en el siglo anterior con dos guerras mundiales, y la puesta en uso de la fisión del átomo para presumir a los adversarios, o trazar amenazantes diálogos con competencias bélicas y armas recientes de tercera o cuarta generación.

Los ciudadanos del mundo, aquellos que vivimos al día manteniéndonos con los ingresos de trabajos dignos, así sean modestos, conviviendo en la vecindad entre países y pueblos, nos preguntamos cuál es el objeto final de estas armas surgidas de las mentes enfermas de gobiernos poderosos.

Los espacios públicos de convivencia como ferrocarriles, autobuses, naves aéreas o marítimas restringen accesos e imponen medidas cautelares preventivas.

Miles de viajes familiares han sido pospuestos, los espacios de espectáculos se mantienen cerrados o muy limitados. Las playas se ven vacías.

El sistema hospitalario se ve rebasado.

El sector comercial se torna restrictivo.

Los servicios públicos de transporte y traslado operan con pocos usuarios.

El sistema educativo colapsa.

Los espacios públicos se han tornado de alto riesgo.

Comienzan campañas de vacunación masivas anti COVID. Se recomienda serenidad y paciencia.

Los procesos de vacunación en curso avanzan dándonos una pequeña luz de esperanza.

Mantengamos la fe en alto. Saldremos adelante.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.