Acuse de Libros

By on noviembre 14, 2019

La sujeción de la economía de Yucatán al monocultivo henequenero y las exportaciones de fibra hacia el extranjero fueron durante el siglo anterior una referencia obligada de la economía, como también de los movimientos políticos que originaron pugnas entre productores, exportadores y gobernantes, y demás grupos en pugna permanente por controlar tales recursos económicos.

Ello orilló a buscar otras actividades y renglones productivos que permitieran diversificar la economía local, costando sangre, dinero y esfuerzo, explotación de los humildes trabajadores del campo, y pobreza en las ciudades y centros de población.

Por ese doloroso camino, la economía de Yucatán se fue reorientando y es así que, con la industria, que incluía el procesamiento del propio henequén y la aparición incipiente de otros renglones como la citricultura, el turismo, la apicultura entre las más significativas, se fue logrando una diversificación.

Lo anteriormente dicho es para comprender y justificar de mejor manera la aparición de la agrupación Ejecutivos de Ventas y Mercadotecnia de Mérida A.C., como una referencia de la diversidad que fueron alcanzando las tareas comerciales, cuando se va formando e integra una gran apertura de actividades económicas con variados y diversificados renglones comerciales e industriales, en los cuales personas calificadas operaban para servir al comercio establecido y a la floreciente industria local que se encontraba en crecimiento.

Por ello, en 1959 se abre un espacio representativo propio para quienes como personal calificado ya venían actuando en ese nuevo mundo de comercialización, creando relaciones entre quienes producían y los que vendían la producción lograda.

La diversidad de actividades y personas que la desarrollaban dio lugar a la constitución de la agrupación “Ejecutivos de Ventas y Mercadotecnia de Mérida” que, como asociación civil, se integra y actúa como enlace entre factores de la producción y el manejo operativo de las ventas.

Lo anterior es para dar a los lectores un panorama previo a los inicios de esta A.C., cuya memoria, en dos períodos conexos, registra y presenta en el texto comentado el autor: Don Carlos Roberto Barrera Jure, quien fue directivo en los períodos expuestos de 1995 – 96 y 1997 – 98.

Completas directivas e imágenes de integrantes, funciones, resumen de actividades y notas publicadas del devenir de la agrupación se ven reunidas en un interesante volumen de 230 páginas que acuciosamente ha preservado el autor CARLOS R. BARRERA JURE, a cuya autoría debemos otras valiosas recopilaciones de la vida, acciones, familias y personajes de nuestra entidad, publicadas en libros previamente editados, todos ellos de gran valor histórico y social.

Enhorabuena por esta nueva aportación editorial de nuestra península y felicitaciones muy merecidas a su autor, hombre de bien y testigo válido de hechos y sucesos en la historia de nuestra sociedad.

Por un atento envío del autor, Don Enrique Vidal Herrera, compañero de amplio currículum en el medio periodístico en el cual hemos sido colegas por toda una vida, hemos recibido un ejemplar de lo que viene a ser parte de una autobiografía de sus luchas, experiencias, sinsabores y satisfacciones, desempeño profesional y forja de un nombre, en el difícil arte de ese séptimo arte que es la cinematografía que, en su caso, ha sigo el leitmotiv de su existencia.

Y porque hemos sido testigos de sus afanes, entrega y profesionalismo, dejamos este testimonio fehaciente de los miles de verdades, hechos y circunstancias de ese devenir, que absorbió sus afanes de juventud y le ha dejado una larga cauda de satisfacciones que, seguramente, borrarán y dejarán atrás experiencias hospitalarias por las que en su profesionalismo cabalmente vivido, tuvo eventualmente que pasar.

Nuestra memoria no registra ejemplos de esta calidad, profundidad y sentimiento en todos sus extensos archivos.

“Las Reinas del Cine Nacional” en sus 184 páginas impresas en sistema offset, papel couché de 130 gramos y forros en cartulina sulfatada, es un libro de consulta obligada, al igual que el material que contiene y que el autor, acertadamente, ha depositado también en los archivos oficiales del Estado.

Don Enrique, con sus textos de fácil lectura, nos brinda la oportunidad de conocer los entretelones del medio cinematográfico y los personajes que figuraron durante la época más brillante del cine nacional.

Los avatares de los promotores, y sobre todo los valores que el público desconoce y donde se entrelazan la amistad, los afectos, la capacidad de gestión del autor y su entrega plena a lo que fue una misión cumplida, la evolución de su juventud, orientada toda ella tras las excelsas personalidades e imágenes de quienes fueron exitosas mujeres dedicadas a la actuación, encarnando y dando vida a variadas personalidades. Tras cada película o secuencia fílmica vistan por el público en las pantallas de cinemas y televisión nacional, se encuentra un mundo desconocido de vivencias que ahora nos es dado leer, conocer y admirar a través de este libro.

Enrique Vidal Herrera formó parte con su “Guía Cinematográfica” de la Asociación Periodística Estudiantil Yucateca, integrada por veinte periódicos editados mensualmente por una generación juvenil irrepetible históricamente que intervino durante un período brillante del periodismo yucateco juvenil, forjando nuevos caminos a la vida social, ideológica y política de Yucatán, a partir de la segunda mitad del siglo anterior.

Felicitamos cordialmente al autor y recomendamos ampliamente la lectura de esta valiosa e ilustrativa obra.

Don Carlos Roberto Barrera Jure es uno de los prolíficos escritores yucatecos de la actualidad. Testigo de la historia familiar, de su entorno y del contexto de la sociedad yucateca y peninsular, nos ha entregado con anterioridad interesantes textos y visiones sobre su familia, su contexto, sucesos relevantes, espacios y costumbres olvidados, entre otros aspectos  de lo que ha sido y es la esencia de la vida familiar en esta península de Yucatán, que emerge su territorio hacia el norte, en tanto las demás lo hacen hacia el sur.

Hemos comentado con anterioridad sus visiones familiares. Hoy le conocemos con una aportación reciente de gran riqueza documental y gráfica sobre lo que él, con acierto, califica como “GUARDIANES DEL TIEMPO”: nuestros árboles majestuosos que saludan al sol cada mañana y permanecen erguidos, brindando sus brazos a la vida y su esencia a los poetas que cantan al amor.

Con ciento dos fotografías, Barrera Jure nos transmite su visión, respeto y admiración hacia estos guardianes peninsulares de nuestro contexto urbano. Vigorosos y con firmes raíces, algunos ejemplares quizá centenarios, alzan sus ramas al firmamento, saludando cada día a la Naturaleza, convirtiendo su follaje en sombrilla ante nuestro sol canicular.

Su cuidadoso trabajo de registro vegetal incluye la ubicación de cada ejemplar, y la particularidad individual que le es característica.

Cuando taladores urbanos, comerciantes de terrenos hacen su tarea destructora, Barrera Jure nos ofrece testimonios firmes de el por qué debemos respetar y proteger la vida de estos compañeros vegetales de nuestro devenir histórico.

En tanto el viandante o el conductor de vehículos pasa por su lado indiferentemente, el autor fotográfico nos invita, imagen por imagen, a una admiración sincera de cada ángulo, ramificación, renuevos, en el cuerpo que los años han acumulado en los troncos y ramas.

Enhorabuena por esta nueva aportación sobre árboles, que debe ser oportuno llamado de atención para todos aquellos que transitan, pero no observan, miran, pero no ven, o ven, pero no admiran a estos gigantes vegetales, compañeros nuestros en el difícil camino de la vida, compañeros cotidianos de los habitantes de Mérida.

Gracias por el envío y felicitaciones a tan esmerado artista de la lente.

Luis Alvarado Alonzo

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Diario del Sureste