Escaleras: luces y sombras

By on octubre 5, 2017

Escaleras: luces y sombras

Por Juan José Caamal Canul

Las escaleras son las alas de los pies. Cada peldaño un aleteo, un ascender, un elevarse.

Escalas construidas por el hombre; el ingenio y la obra o quizá por la naturaleza. Por las escalas ascendemos a los espacios de la tregua, o las cúspides de la divinidad, o quizá descendemos a los terrenos, averno de la diaria monótona actividad.

Las escaleras, sus peldaños, los descansos, los pasamanos, son el medio, el limbo, el aún, el todavía, el tránsito, un compás al ir o llegar, al subir o bajar.

Se asciende por las escaleras de manera vertical y luego alguien que anda por ahí ha dejado instrucciones para subir una escalera, poniendo contra la pared a la costumbre, o volviendo la espalda a lo habitual, proponiendo otra visión, ofreciendo a la mirada la alteridad.

Serpientes y escaleras. Escaleras para subir, serpientes para descender.

En el pasado que se desvanece, en el que solo queda algo cercano al recuerdo, hay una pirámide. Dicen unos para rememorar una montaña sagrada, una escala de piedra y de guardas, los cuerpos de serpientes.

Otros peldaños mayores, una sombra, todo depende de si los días y las noches son iguales en duración, o el sol prolonga su presencia sobre el mundo. Sobre la escala mayor se dibujan los contornos ondulantes de una sierpe que sube o baja.

Ya sabemos y comprendemos que el rayo de la tierra sube. No de la nube baja.

Es la imagen invertida de un foso. Quizá la pirámide es la fronda de una ceiba y el Xibalbá la sombra.

Durante siglos, nadie sospechó que en la imagen invertida el peligro latente es que la serpiente descienda y en sus fauces Metnal aflore, y nuestro símbolo y pasado devore.

En la antigüedad, Aquiles estuvo en el punto medio de lo humano y lo que le faltaba para ser dios: en los talones tenía las alas y eso le hacía estar en un pedestal, un descanso antes de ascender a la plena divinidad.

Las escaleras simbolizan los trabajos del hombre y el estrato social. Se requiere de un esfuerzo llegar, para caer de los cielos como un ángel bello, y aun con la luz del ingenio, nada lo impedirá.

Ideologías y religiones para subir o bajar; si la sombra y el símbolo bajan, es tiempo del guerrero subir. Si el concepto y los rombos suben, es del sacerdote bajar, los mensajes comunicar o la guerra comenzar.

 Hoy, por la escala dentada un espíritu baja. Solo sombras de un glorioso pasado quedan, quizá las tinieblas. El olvido comienza. Sombras y escaleras. Serpientes y ascensos. La luz del conocimiento.

Foto: Escaleras a la planta alta del antiguo hotel Chichen Itzá. Calle 59 x 58. Juan José Caamal Canul.

Foto: Escaleras a la planta alta del antiguo hotel Chichen Itzá. Calle 59 x 58. Juan José Caamal Canul.

Foto: Escaleras a la planta alta del edificio Louvre. Esquina del omnibús. Calle 61 x 62. Juan José Caamal Canul.

Foto: Escaleras a la planta alta del edificio Louvre. Esquina del ómnibus. Calle 61 x 62. Juan José Caamal Canul.

Foto: Descanso de las escaleras a la planta alta del Palacio Municipal. Calle 62. Juan José Caamal Canul.

Foto: Descanso de las escaleras a la planta alta del Palacio Municipal. Calle 62. Juan José Caamal Canul.

Escaleras a las celdas. Ex convento de San Agustín. Tekantó, Yucatán.

Escaleras a las celdas. Ex convento de San Agustín. Tekantó, Yucatán.

Foto: el Viajero del pais.es

Foto: el Viajero del pais.es

Foto instagram: Life_of

Foto instagram: Life_of

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>