Inicio Portada Vicente Rojo, La destrucción del orden

Vicente Rojo, La destrucción del orden

0
0

Arte

La reciente retrospectiva de Vicente Rojo, titulada Vicente Rojo: la destrucción del orden, en el Museo de Arte Moderno (MAM) de la ciudad de México asombra en cuanto se pone pie en la sala que la alberga gracias a la estupenda selección de obra llevada a cabo por la curadora de la exposición, Pilar García.

La investigadora ha estado involucrada en varios proyectos relacionados con la llamada “generación de la ruptura” (a la cual Rojo prefirió designar como de la “apertura”). Entre tales proyectos se encuentran las exposiciones dedicadas al Salón Independiente y a Manuel Felguérez, ambas presentadas en el MUAC.

En este último museo también tuvo lugar, hace unos años, otra magnífica exposición de Rojo, curada aquella vez por Cuauhtémoc Medina y Amanda de la Garza, en la que algunas de las grandes obras expuestas, al aliarse a la perfección con la arquitectura de Teodoro González de León, producían un efecto de solemnidad rayano a lo sagrado.

La actual retrospectiva del artista en el MAM resulta del todo diferente por el tono mucho más íntimo que le otorga la disposición de la obra en distintos conjuntos independientes en los que alternan armoniosamente pequeños, medianos y grandes formatos. La retrospectiva revela ante nosotros una obra enormemente diversa en cuanto a soluciones formales, diversidad que, por supuesto, corresponde a las etapas que el propio Rojo ha definido para el conjunto de su obra: Aproximaciones, Señales, Negaciones, Recuerdos, México bajo la lluvia, Escenarios, Escrituras, las cuales describe en su libro Puntos suspensivos, escenas de un autorretrato, del 2010.

A estas etapas, que incluyen su producción escultórica, hay que agregar el periodo creativo que se extendió hasta el 2021. Por lo demás, es un claro acierto de la curadora no haber procedido cronológicamente al momento de disponer la obra. En ello cumple espléndidamente con el deseo de Rojo, quien deseaba imaginarse “como un pintor tanto del pasado como del presente, o de un tiempo ambiguo, sin saber en qué época se han hecho mis obras.”

El título de la exposición hace sin duda alusión al recurso que hace Rojo a la geometría en tanto idea pura a la que, sin embargo, cada cuadro se da por tarea de destruir, forzándola a encarnarse, quizás para acercarla al plano humano al que pertenecemos y en el que impera el “accidente”, condición misma de la belleza de la existencia. “La obra de arte –nos dice Rojo- es una meditación que no tiene fin: esta meditación es una llama para el artista, pero estoy convencido de que este fuego sólo se puede encender si el artista tiene los dos pies sobre la tierra y lo deja arder.”

La exposición retrospectiva de Vicente Rojo, creador central en la renovación artística en México, ofrece un panorama de más de seis décadas de trabajo, dando cuenta de los campos de investigación y preocupaciones estéticas que atravesaron la producción plástica del artista en distintas etapas.

Si bien estos comentarios apuntan a una preocupación meramente formal, no deja de sorprender cuán en concordancia se encuentran con el espíritu del pintor, mexicano, pero de raíz tan española como republicana. Sin duda la abstracción de Vicente Rojo tiene como regla apegarse a la sobriedad, como ordena la humildad propia de la fraternidad con el género humano, actitud que siempre lo caracterizó en vida. No por ello abandona el más alto horizonte al que pueda llegar la humanidad: “Toda gran pintura, a la cual si aspiro (pero en la cual no incluyo la mía) tiene una relación íntima con el arte poético.” Podría decirse que en la pintura de Rojo se cumple la observación de Luis Cardoza y Aragón, a la que el pintor tenía un especial cariño: “La poesía es la única prueba concreta de la existencia del hombre.

De manera un tanto anecdótica, cabe señalar que quien se encuentre en Mérida y no tenga oportunidad de viajar a México, o simplemente desee ampliar su conocimiento del artista, podrá hacerlo visitando la exposición “Geometrías” que le está consagrada actualmente en el Museo Macay-Fernando García Ponce.

ESTEBAN GARCÍA BROSSEAU

garciabrosseaue@gmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.