Inicio Portada Uady: Una Decisión Equivocada

Uady: Una Decisión Equivocada

0
0

felipecarrillo_port 

Hemos estado pendientes de los acontecimientos que se han ido dando en la Universidad Autónoma de Yucatán a partir de este año en que la actuación de una nueva rectoría asumió funciones. En el trato a un conflicto de huelga de sus trabajadores manuales, la justificación era que no había antecedentes ni experiencia para afrontar las erogaciones solicitadas por el personal demandante. Pero la solidaridad popular y universitaria estudiantil, ajena a dirigencias, se puso de manifiesto. Los trabajadores sindicalizados, con altitud de miras, cedieron en una actitud de espera y solidaridad futura para con sus necesidades y requerimientos.

De entonces para acá, la presencia rectoral se dio dentro de los eventos de la FILEY, en ceremonias oficiales, e incluso en participación abierta con organismos civiles de exdirigentes políticos universitarios de antiguas generaciones, eventualmente en los cambios de directores de áreas de la UADY, uno o dos viajes a la capital del país para gestiones presupuestales y punto.

Lo más reciente ha sido el silencio ante un movimiento de agitación en la Facultad de Ciencias Antropológicas, sobre el cual aún no se ha pronunciado, y un triste desacierto ha sido ceder espacios del edificio central del Alma Mater a fin de que ahí se arme la exposición gráfica de un periódico local, aspirante a reposicionarse informativa o financieramente, o en búsqueda de lectores afines a sus principios, orientación religiosa, historial político, y fines sociales.

Es pésima la decisión de abrir de par en par las puertas del Alma Mater al más conocido adversario ideológico del fundador Felipe Carrillo Puerto y del gobernante que otorgó la autonomía, Don Víctor Cervera Pacheco – a cuya generación negó espacios –, por incompatibilidad de su formación y permanencia como vocero de las fuerzas retardatarias del estado, que siempre ha sido. Esa flaqueza ideológica es imperdonable en la actualidad y a ella debe sumarse el irrespeto a la laicidad de la universidad yucateca.

El citado periódico no puede justificar su necesidad de búsqueda de suscripciones, publicidad o buena imagen en un sitio histórico donde su respuesta a los estudiantes de distintas épocas ha sido de ofensa y ataque, demérito o falta de justificación en sus acciones. Recuérdese cómo, ante el asesinato de Efraín Calderón Lara, se expresó de los estudiantes de esa época y sus líderes, que encabezaron el movimiento obrero-estudiantil-popular más grande que se recuerde en los últimos 30 años.

La rectoría ha abierto las puertas a los adversarios ideológicos e históricos de la UADY.

La memoria universitaria ha registrado este hecho.

Luis Alvarado Alonzo

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.