Inicio Cultura La Toda Teoría que suele predecir la Verdad

La Toda Teoría que suele predecir la Verdad

0
0

Poesía

Adán Echeverría

 

Nos atrevemos a la negación y en Teoría todo debe ser posible

el desprecio hacia los ídolos las leyes y los monumentos infames del destino

Que cada uno amarre sus barcas     las hunda     las incendie

y no se deje claudicar a los océanos

Lo posible viene después

al abrirse el agujero y sacar de él la negra magia

sostenerla en el puño

con esa risa indolente como un letrero blanco de Aquí yace la Felicidad

 

 

No podemos embriagarnos   al menos no siempre por inexactas causas

suposiciones

y el dogma de fe resulta innecesario para nuestras dolorosas espaldas

Porque un día cualquiera

de lluvia o sol en el espacio abierto lo luminoso azul de la bahía

de toda playa picada por bañistas

nos acabará por entregar lo más reciente de aquellas postales pardas

con su horizonte rojo cubriendo el escenario

 

 

Pedazos de toda tradición quedan esparcidos por el tiempo:

corrientes teóricas inspiradas en la sociología    la filosofía   la historia   la filología

y la lingüística   para el asombro de la humanidad   que ha abandonado la caverna

 

 

La música del cielo avanza    avanzan sus ciclos sus esferas

la Luz que nos permite contemplar en tan grande número

el avance de la polución sobre los polos del planeta

la tímida naturaleza respirando calma

los divertidos plumajes de cada fénix

que atraviesan la noche con su tulipán dorado en el pico

como meteoritos o correrías de muchachos por el arenal de iluminados rostros

jovencitas atravesando la ensenada en plena libertad de incendio a mediodía

cuántos peces en el mar   cuántas aves por los árboles   cuántas estrellas

resplandecen tantas jóvenes hermosas sobre pieles y camastros

 

 

Ahora las madres los miran mientras toman café junto a la fogata

detenidas en antiguos lamentos: Seremos las desconocidas

una vez fuimos jóvenes de ojos almendrados y nuestra vista planeaba

sobre fosforescentes oleajes que no podían abarcarlo todo

 

 

No hay más      Suena el despertador y vamos a enfrentar de nuevo el tedio

la comezón en la cuenca de los ojos permanece:     ¡¿Vas a desayunar?!

enciendes la tv con las noticias y en Teoría hay que ir a trabajar

conquistar el pulso a la academia o mendigar el dinero

de la beca o el salario

los mejores estudiantes abandonan sus materias para dedicarse a diversas

actitudes    Saben que ahora es el momento de lamernos las heridas sobre

las láminas

cual gato que ha perdido el equilibrio por tanto desvelarse haciendo los deberes

y quedamos sucios de ideales

como las tristes palomas

grises y habitando las cornisas

 

 

La música del cielo no ha podido bendecir las luchadas horas de flaqueza humana

y en este pueblo mío

vamos con la camisa de fuerza bien ajustada en el grillete del tacto

 

 

Una luna en cada fantasma sacude olvidadas plegarias

Los perros por toda la ciudad        La neblina de la tolerancia      La poca paga

y el terror que nos regala la sequía       ya tan débil en esta guerra por el agua que

ha dejado el deshielo

 

 

En esos cerros sigo desgajándome y Tú

ardiendo de nuevo en calenturas tan cerca de mi corazón

aterida a los calendarios del amor la tristeza la continua desesperación por lograrlo

por ser de aquellos marcados con la estaca del éxito en los pectorales

en los labios   la nuca   los omóplatos

imaginarlo y definirlo     Colocada en su sitio la antorcha del conocimiento

ondea en la zozobra indispensable de la desconfianza:

déjale sacar lo más nuevo lo espectacular lo que hasta ahora resultó Inaudito

 

 

Vamos a levantarnos tras el despertador

a beber el agua amarillenta del amanecer       En Teoría habrá que desayunar

y caminar las anchas calles

esperar por el camión como todo mundo como todo chico que

en Teoría

vigila la esperanza de mochilas y guarda cuadernos

avergonzados de la literatura y de las ciencias naturales

por aquel futuro de sexo inoperante: Arriba Abajo Demos la Media Vuelta

a los cabellos del sombrío lago hasta transmutar en garza blanca de la ciénaga

 

Habrá que seguir obedeciendo   Conquistar las academias

y si te retrasas… Tendrás que empezar de nuevo

Pedir permiso   Ofrecer disculpas

a los resentidos juristas del canon occidental que nos sitian

 

 

Las bolsas de cannabis caen de los cuerpos y los besos

se entremezclan unos sobre otros

abordan el transporte público con sus caras metálicas de la sorpresa:

¿esto somos? ¿la mano derecha con la trompeta de oro levantada?

¿el pobre género humano que ya no quisiera rebelarse?

Somos la ecuación del golpe   El fenómeno transportado en el lenguaje

que viaja sobre la montaña a través del litoral del ojo

 

 

En la distancia el mar nos llama hacia lo unicelular que una vez fuimos

y cuajados en el caldo primitivo de todos los desagües seguimos hacia la ruina

en esta playa donde se nos ha prohibido nadar por el mercurio

y sobre estos oleajes de fuego y tinta china que desencadena

la contracultura

donde se despliega el rostro de unos pocos atrevidos

que se alejaron de aquellas madres solitarias que beben café a la luz de las fogatas

recordando sus prohibidos triunfos

 

 

Pocos serán los escogidos (lo han dicho tantas veces)

por la empresa o el amante o la esclavitud que siempre está al acecho

en la conciencia humana     Pero hoy los jóvenes continúan atravesando el sueño

suben el cerro como pequeños estudiantes

van en filas apretadas de hormigas tras el profesor

y las autoridades que todo lo han logrado

que los esperan en la cumbre de su inoperancia

como elfos desiguales que no pueden controlar su angustia

 

 

Elfos-Profesores que separan a los estudiantes

etiquetándolos: Obedientes y Calamidad

luego los saludan desde sus carros y sus trajes sastre y en Teoría

tal vez más adelante aquellos jóvenes seamos quienes transitemos

subidos en las camionetas

para escupir la miseria mirada sobre otros transeúntes

nuevos estudiantes como ejércitos de inquietudes

prisioneros siempre de la falta de lenguaje

puestos en la certeza del fracaso y la ignominia

que seguirán subiendo tras el sueño año tras año hasta

que el hielo de los polos no resista más y

en Teoría

todos disfrutemos de la inundación y de esa agua

que tendrían que beber los muertos

olvidando el pudor de rostros antiguos y voces y gritos y formas y gestos

donde no se deje claudicar a los océanos:

 

 

que cada quien amarre sus barcas     las hunda     las incendie

en el desprecio por los ídolos las leyes y los monumentos infames del destino

porque de nuevo nos atrevemos a la negación

y en Teoría

todo debe ser posible.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.