Inicio Cultura La Simbiosis Guitarrística

La Simbiosis Guitarrística

1
0

Juan toca ‘tran tran tran’ y gana más dinero que José, quien toca infinitamente mejor la guitarra. El primero es miembro de un grupo de música tropical y disfruta que Yucatán sea una plaza altamente cumbanchera. El segundo es miembro de una banda de metal y se la pasa tocando sin cobrar cada vez que surge la oportunidad.

Juanito cobra un sueldo, gana bien (aunque merecería ganar más) porque forma parte de una agrupación muy activa, con trabajo todos los fines de semana, la mayoría de las veces en municipios aledaños. A Pepe le salen caras las cuerdas, pagó una buena lana por su pedalera y generalmente tocar con su banda le cuesta esfuerzo y dinero.

Juan, a pesar de vivir tranquilo –con esposa y 3 hijos – no se sentía completo. Disfrutaba del acoso de las fans, de tener un ingreso seguro, también de ensayar adicionalmente por su cuenta, tratando de ser cada vez un mejor ejecutante. Pero sentía ganas de tocar material más elaborado, más demandante en la cuestión técnica.

La simbiosis guitarrística1

Conoció a José en las clases de guitarra clásica que ambos comenzaron a tomar en el centro de artes. Allá le contó sus insatisfacciones artísticas y el otro, a su vez, desahogó las propias ante la pobre respuesta a su arte. ‘La escena local está complicada, la banda no apoya, no asiste a las tocadas, y así desanima’, le confesó el metalero. Decidieron apoyarse mutuamente.

El siguiente sábado, en Tzucacab, ‘La Sonorísima Avalancha Tropical’ debutó a un nuevo integrante que suplió al ‘enfermo’ titular. A Pepe le resultó cómodo interpretar el set: eran canciones sencillas, sin mayor demanda. Incluso se dio el lujo de adornar con algunos solitos, ante la mirada atónita del tecladista y líder del conjunto. Tocó en los bajos del Palacio Municipal y calculó que habían asistido al menos unas 5 mil personas… ¡Además ganó 500 pesos!

La simbiosis guitarrística2

En el local del Sindicato de Tamaleros Similares y Conexos, ‘Hell´s Bastar2’ presentó a otro guitarrista, que tocó como nunca. Para él aquella actuación fue el tónico que andaba necesitando.  Aunque solo unos 20 ‘headbangers yucas’ danzaron frente al escenario, en total unas 60 gentes asistieron a aquel toquín donde descargaron 6 de los 8 grupos programados, ya que una falla técnica impidió completarlo. No le pagaron nada, incluso invitó las chevas a los demás, ¡pero qué a toda madre la pasó!

Final alternativo uno

Cada mes los colegas realizaban el sistema y así cada uno se sentía feliz.

Final alternativo dos

Juan se da cuenta que con el rock no se gana lana y manda todo a la chingada. José no le devuelve el hueso y se convierte en uno de los cumbancheros más famosos de Yucatán.

Final alternativo tres

Juan y José abandonan sus respectivos grupos y forman una banda de Ska llamada ‘Avalancha Inferno’, logrando fama en toda la península.

RICARDO PAT

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.