Inicio Cultura Crónicas de Cine: Jurassic World

Crónicas de Cine: Jurassic World

2
0

foto1

Jurassic World, la última entrega de la saga inspirada en los trabajos de Michael Crichton – fallecido hace unos años y a quien debemos el renacimiento del género “histórico – científico – tecnológico – catastrófico” que hizo tan exitosos sus libros –, es una gran película que adquiere mucha más relevancia cuando consideramos que su director (Colin Trevorrow) no había dirigido un filme que estuviera acompañado de tantas expectativas como las de los fanáticos de estas películas de dinosaurios tecnológicos que muerden la mano (y todo el cuerpo) de sus creadores.

Agreguemos también que al director le tocaba llenar los zapatos nada más y nada menos que de Steven Spielberg, quien filmó Jurassic Park, y entonces coincidirán conmigo en que el potencial de regarla era alto. Pero no fue así. Algo vio Spielberg en Trevorrow que incluso produjo la película y, como negocio, no le fue mal en la apuesta: Jurassic World costó $150 millones de dólares en hacerse y tan solo en el fin de semana que se estrenó ganó $204 millones de dólares en los Estados Unidos – lleva a la fecha más de $404 millones de dólares tan solo en gringolandia, más lo que se acumule esta semana.

¿Cuál es la fórmula exitosa? Junten a un “domador”– encarnado por un artista joven que ha tenido gran pegue recientemente, un “cáeme bien”, diríamos nosotros –, agreguen a un par de adolescentes perseguidos, a una despistada pero bellísima ejecutiva que está interesada en el domador, una generosa dosis de estupendos efectos especiales representados en la variedad de dinosaurios que aparecen en el filme, y a esta mezcla agreguen un muy buen libreto y manejo de cámaras para, entonces, obtener un mega hit. Ah, y agreguen como villano al dinosaurio más inteligente y más letal que ha poblado la imaginaria Isla Nublar: con más dientes, más recursos y más saña que cualquier otra criatura en la isla, y que es capaz de sonarle al mismísimo Tiranosaurio Rex.

Chris Pratt (a quien conocimos como Starlord en la estupenda “Guardianes de la Galaxia”)  es el domador/entrenador de velociraptors del que Bryce Dallas Howard (hija del afamado director Ron Howard, actriz que inició su estelar carrera con el filme “La Aldea” de M. Night Shyamalan) se enamora mientras trata de salvar a sus sobrinos Zach y Gray (roles que descansan en los jóvenes actores Ty Simpkins y Nick Robinson) literalmente de las fauces del malvado “Indominus Rex”, un dinosaurio que lleva lo “¿mejor/peor?” del T-Rex, de las sepias, de unas ranas, y del que nadie se salva cuando engaña a sus cuidadores y logra escapar de su hábitat.

foto2

El filme lo podemos dividir en dos partes: la primera es la presentación del “dramatis personae” y del medio ambiente en que se desarrollará la segunda parte, siendo ésta la persecución y sorprendente desenlace de filme. En ambas partes abundan los impactantes efectos especiales tan bien hechos, y a los cuales se agregan animatronics de muy alto detalle y realismo, que nos hacen creer que lo que estamos viendo en la pantalla no es algo imaginario, sino algo muy real.

Durante los 124 minutos que dura el filme, Trevorrow nos muestra lados – buenos y malos –de los humanos protagonistas, que se recrudecen durante los momentos de tensión, la cual viene no tan solo del caos resultante al escaparse el Indominus Rex, sino también de los propios conflictos internos que viven y de los que tratan de escapar en el parque.

Los que se llevan la película, para variar, son los dinosaurios. ¿Recuerdan que en Jurassic Park los velociraptors eran unos hijos de suchi? Pues en Jurassic World son dados a “cóox-virar” y eso los hace particularmente interesantes. Del Indominus Rex ya hemos dicho de lo que es capaz, pero son igual de cautivadores los Pterodáctilos, Plesiosauros, los Estegosaurios, y los Triceratops, sin olvidar al Mosasaurio que es de un inmenso apetito.

Clasificada como “B” debido a algunas escenas en las cuales atestiguamos la fiereza del villano, Jurassic World es una película que satisface y que, una vez más, nos hace apreciar los logros y alcances de la cinematografía al conjuntar exitosamente los efectos especiales con actores reales.

Véala con la garantía de saber que se divertirá y, como nosotros, tal vez se quede pensando – y se entusiasme –al ponderar hasta dónde podrá llegar este matrimonio entre lo tecnológico y lo tradicional.

Gerardo Saviola

gerardo.saviola@gmail.com

 

Trailer oficial:

http://www.youtube.com/watch?v=T_2jF-_LnNg

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.