Sarcoma asociado a vacunas en gatos

By on agosto 8, 2019

Los gatos son animales que pueden ser sensibles ante cualquier enfermedad. Una de estas puede ser el sarcoma, ya que esta ha sido durante mucho tiempo una condición considerada grave para estas mascotas. Se trata acerca de la aparición de un tumor conocido como fibrosarcoma, el cual se desarrolla en la zona expuesta por la vacunación, y es muy común en los casos de la vacuna contra la rabia y la leucemia felina.

No se considera una condición común, ya que estadísticamente solo sucede en uno de cada diez mil gatos vacunados; es considerada una condición grave, además de agresiva, la cual lamentablemente acaba en una posible eutanasia felina.

Algunos años atrás, las vacunas contra la rabia y la leucemia felina llevaban como adyuvante una base de aluminio; esto ocasionaba una gran inflamación en los tejidos que después terminaba ocasionando el tumor en el gato. Sin embargo, se han detectado algunas vacunas, sin este tipo de adyuvante, que pueden estar relacionada con estos tumores, por lo que en la actualidad se sigue investigando para encontrar las causas reales de la aparición de sarcoma en gatos.

El sarcoma en gatos termina siendo muy común en la zona entre las escápulas, el tórax y la zona de las extremidades posteriores, que son los lugares en donde comúnmente son colocadas las vacunas en nuestra mascota. El problema que se presenta en este tipo de tumores es que, cuando se hacen palpables, lamentablemente ya se encuentran bastante infiltrados, lo que ocasiona que lo que terminamos por observar es apenas la punta del iceberg, siendo que en la gran mayoría de los casos lo más importante y lo que genera mayor dificultad es lo que no logramos ver. Cuando aparecen, son tumoraciones duras adheridas, de aproximadamente 3 a 4 cm.

Los fibrosarcomas han sido reconocidos como tumores difíciles y profundamente arraigados a los gatos por muy largo tiempo. Estos tumores pueden aparecer espontáneamente tanto en perros como en felinos, como cualquier cáncer, o pueden ser viralmente inducidos en el gato a través del virus del sarcoma felino. Espontáneos y virales, los fibrosarcomas han sido descritos por décadas, aunque el potencial de las vacunas para producir la formación de estos tumores es un concepto relativamente nuevo.

El fibrosarcoma es un tumor que normalmente no se disemina por el cuerpo de la manera en la que nosotros pensamos normalmente sobre el cáncer, sino que aparece profunda y aleatoriamente en un área localizada. La parte problemática del tumor es la que no logramos observar en realidad; se torna muy necesario que el médico veterinario realice un escaneo de la zona en donde se ha hallado el tumor, para ver la gravedad del asunto y cuán profundo y diseminado está el tumor como tal.

Como parte del diagnóstico, es necesario realizar una biopsia para que se confirme que en realidad se trata de un fibrosarcoma vacunal. Es poco posible que se extirpe el tumor en su totalidad. Después de la resección quirúrgica, es notoria su recidiva incluso más agresivamente que al principio, lo que obliga a combinar el tratamiento con radioterapia y quimioterapia.

Ya que la causa principal del sarcoma en gatos es a consecuencia de la vacunación, en específico en las vacunas contra la rabia y la leucemia, los médicos veterinarios tienen una serie de reglas a seguir para la salud del animal. Los veterinarios siguen un protocolo estandarizado para el lugar de vacunación en gatos. Saber dónde se vacuna, el tipo de vacuna, su fabricante y el número de lote, garantiza que la vacuna cumpla con las condiciones idóneas para la salud de su mascota.

Las vacunas que no son para la rabia o leucemia son colocadas en el hombro del animal, razón por la que siempre debes preguntar qué vacuna se le colocará y la zona escogida. En los casos de la rabia, se coloca en la rodilla izquierda, y en la leucemia en la derecha.

La razón por la que las vacunas son colocadas de esta forma es para que, en el caso que salga cualquier tumor, sea mucho más simple extirparlo, incluso amputando al animal, lo que no se puede realizar si es colocada en el tronco del animal.

Los fibrosarcomas localizados en zonas comúnmente utilizadas para vacunar se muestran más agresivos o malignos que fibrosarcomas en otras zonas. Esto significa que los tumores inducidos por vacunas son más malignos que los fibrosarcomas inducidos viral o espontáneamente.

Las vacunaciones siguen siendo uno de los más importantes aspectos del cuidado preventivo para los gatos, pero ahora que la asociación entre vacuna-sarcoma ha sido reconocida, algunos cambios han sido hecho en la forma de vacunación. Por ejemplo, se utiliza en lugar del virus vivo uno atenuado, o la opción de la vacuna muerta; ahora también tenemos vacunas recombinantes que permiten vacunar sin excipientes contra enfermedades como la rabia ý la leucemia felina. Éstas son preferentemente utilizadas antes que las muertas con excipiente, que han sido fuertemente implicadas en la formación del sarcoma.

Algunas de estas vacunas son administradas sin agujas (tanto por la nariz como con un spray) para evitar crear un punto de inyección en musculo y piel. Las vacunas están divididas en vacunas imprescindibles que todos los gatos deben tener independientemente de su forma de vida interior/exterior (rabia y FVRCP se consideran básicas), mientras que otras vacunas se administran en función del riesgo real de que el gato se exponga.

Si tu gato desarrolla uno de estos bultos debajo de la piel (suelen ser identificados por los dueños 3-4 semanas después de la vacunación), el bulto se resolverá por sí solo de forma natural. Si el bulto permanece después de 3 meses desde la vacunación, debería de ser extirpado y biopsiado. Cualquier bulto mayor de 2 cm. de diámetro debería de ser eliminado, sin importar cuánto tiempo ha pasado desde la vacunación. Cualquier bulto debe de ser eliminado quirúrgicamente si se ve que aumenta de tamaño un mes después de su descubrimiento.

Las mascotas son parte de nuestra familia. Debemos cuidarlos y amarlos, respetarlos y, sobre todo, tenerlos bajo mucha responsabilidad, ya que dependen de nosotros para muchas cosas. La tenencia responsable es sumamente importante. ¡Adopta, no compres!

Dra. Carmen Báez Ruiz

drabaez1@hotmail.es

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Diario del Sureste