Reflexiones al amanecer – XVI

By on junio 4, 2020

XVI

 

MORAL

 

XVII

 

Mucha gente dice que piensa en los demás,

otra gente dice que no piensa en los demás,

pero los que piensan en los demás no piensan más que en sí mismos,

y los que piensan en sí mismos aún no conocen la humildad.

 

El ser humano nació para estar acompañado,

con una tendencia natural hacia la felicidad,

pero sus atavismos y sus falsos conceptos de moral

lo alejan de su fin primordial.

Y la paz que acompaña a la felicidad

es ahogada en el odio,

y en la lucha por imponerse,

cuando nuestra necesidad básica radica en el amar;

pero el amor no se puede dar si no se siente,

y la gente no entiende

–aún no–

que en la medida en que demos amor,

en esa medida lo sentiremos,

y eso nos hará cantar y bailar.

 

El amor será entonces una droga maravillosa,

será un pozo sin fin al cual daremos parte nuestra,

para recibir de la misma manera,

y siempre buscaremos sentirnos mejor haciendo mejores a los demás.

Busquemos hacer siempre felices a nuestros hermanos,

y es seguro que ellos lo harán por nosotros de igual manera.

Y la principal forma, posiblemente, fuera no juzgar,

que ya las cosas se desarrollarán de la mejor manera posible

siempre y cuando busquemos la paz.

 

Decir “perdóname” no es igual a decir “humíllame”,

pero la gente, aquella que está ciega, no piensa;

y cuando se desea lo mejor a alguien así

será interpretado como amenaza o,

peor aún, como burla,

cuando sólo deseamos la paz.

 

La paz sea contigo……

y conmigo será la paz.

Sergio Alvarado Díaz

Continuará la próxima semana…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.