Microficción – LXVIII

By on octubre 16, 2020

LXVIII

MEMORIA SELECTIVA

Los últimos días habían sido extenuantes, esclavizantes, violentos.

Cuando salió de casa rumbo a la fábrica, solo tenía en la mente llegar a tiempo y ganarle la batalla a la máquina checadora.

Con cada paso comenzó inexplicablemente a olvidar. Olvidó su edad, su nombre; olvidó si estaba casado o seguía soltero; no pudo recordar si tenía hijos o vivía solo; olvidó incluso su dirección y, para colmo, olvidó adónde se dirigía…

Ese fue su primer día en la calle. Desde entonces, hace años que camina sin rumbo, deambula como mendigo extraviado.

«Hoy ha vuelto a recordar. Lo hemos acogido en casa como si fuera de la familia,» dijo el desconocido.

Como producto de un sobresalto, le vinieron a la mente imágenes de un pasado incierto, indefinido, doloroso; fantasmas voraces que lo inquietaban: las deudas y las múltiples obligaciones, los gritos de su mujer, las órdenes intransigentes de su jefe, las enfermedades que lo agobiaban sin darle descanso…

Un pensamiento lo rodeó y se introdujo en su humanidad. Recordó que ya antes había olvidado por completo. Inexplicablemente, una ligera sonrisa se dibujó en su rostro y, acto seguido, salió a caminar mientras la cena estaba lista…

JORGE PACHECO ZAVALA

3 Comments

  1. Aurora

    octubre 16, 2020 at 10:12 am

    La cotidianeidad llevada al extremo de la pesadilla, excelente maestro.

  2. María Magdalena Balcázar

    octubre 16, 2020 at 11:22 am

    Excelente. Las historias que pueden contar los sin casa.

  3. Diana

    octubre 16, 2020 at 11:52 am

    Un escrito reflexivo para los lectores. Muchos mensajes estacionados.
    Saludos y un abrazo Jorge, gracias por siempre regalarnos tus imágenes y tus personajes.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.