Inicio Portada León, el Rey de la selva

León, el Rey de la selva

0
0

Fauna

El denominado «Rey de la selva» es llamado así por su gran tamaño, majestuosidad, fuerte rugido, capacidad de liderazgo y de dominación sobre la manada, y por encabezar la lista de los mayores depredadores. Es un súper depredador que juega un papel esencial en el mantenimiento de poblaciones sanas de herbívoros (antílopes, búfalos, cebras, jirafas, ñúes, etc.) y del equilibrio de la naturaleza en el continente africano.

El león es un mamífero carnívoro de la familia de los félidos y una de las cinco especies del género Panthera. Con un promedio de vida de 15 a 16 años la hembra, en libertad, y de 8 a 10 años el macho, en libertad. Su nombre científico es Panthera leo y puede alcanzar una velocidad máxima de 80 km/h en períodos muy cortos. Su período de gestación es de 110 días y su estado actual de conservación es vulnerable (la especie tiene un número reducido de ejemplares). Los machos pueden llegar a pesar 250 kilos y medir entre 170 a 250 cm de largo.

Estos animales han sido venerados a lo largo de la historia por su valor y su fuerza. Una vez pudieron encontrarse en la mayor parte de África y algunas partes de Asia y Europa. Hoy en día, solo se encuentran en ciertos lugares al sur del desierto del Sahara, a excepción de una población muy pequeña de leones asiáticos que sobrevive en el bosque Gir de la India.

Los leones son los únicos felinos que viven en manada. Las unidades familiares pueden incluir hasta tres machos, una docena de hembras y sus crías. Todas las leonas de una manada están emparentadas y usualmente los pequeñas hembras en su seno se quedan con el grupo a medida que envejecen. Los varones jóvenes, sin embargo, tarde o temprano abandonan el grupo, o son expulsados y establecen su propia manada.

Con una abundante y frondosa melena, los científicos apuntan que la calidad de ésta se asocia con la salud del animal; por ejemplo, una melena densa y oscura indicaría que el león es saludable y, por lo tanto, las hembras preferirían a esos machos para perpetuar su material genético. Además, esta magnífica melena protege su cuello y cabeza de lesiones durante las peleas.

Las hembras miden entre 140 a 175 cms. de largo y pesan entre 120 y 180 kilos. Su pelaje es más bien liso y color café claro y sin melena, esto les permite mimetizarse fácilmente en las praderas para la caza. Las leonas son las encargadas de salir a cazar, mientras que los machos deben defender el territorio de la manada y a sus hembras. Suelen comer grandes mamíferos como ñus, cebras, búfalos entre otros.

Tienen un período de gestación de 110 días, y generalmente la camada tiene entre uno a cuatro cachorros, los que son dados a luz en una madriguera protegida y aislada de la manada, entre matorrales y pastizales. Las crías pesan entre uno a dos kilos al nacer. Las hembras recién paridas no se reintegran a la manada hasta casi un mes después de haber dado a luz. Sin embargo, esto puede anticiparse si hay más leonas con crías, ya que suelen sincronizar sus ciclos reproductivos con la finalidad de colaborar en las actividades de crianza, es así como los cachorros maman de cualquiera de las hembras madres que estén disponibles. Todas juntas actúan como cuidadoras del grupo, apoyándose en esta gran labor. De hecho, todas las leonas de la manada están emparentadas ya que, a medida que van creciendo, permanecen juntas, apoyándose en las labores de crianza.

Icono de África, es además el símbolo de la vida salvaje y el único felino que vive en grandes manadas (hasta 40 individuos), lideradas por un macho dominante de larga melena.

Como les sucede a muchas especies de animales salvajes, la pérdida de hábitat y el furtivismo ha diezmado sus poblaciones. Los leones han perdido más del 90 por ciento de su área de distribución histórica. Están extintos en 26 países africanos y solo se encuentran en 27 de sus países de distribución originales. La población ha caído de 200 mil ejemplares hace 100 años a alrededor de 20 mil leones en la actualidad. Las principales causas de su declive son la pérdida y degradación de sus hábitats por expansión de la agricultura, la reducción de comida disponible, y la competencia con el hombre por las presas silvestres, los conflictos con ganaderos, la caza furtiva y el comercio ilegal.

En toda África, los hábitats naturales están desapareciendo a un ritmo sin precedentes. Se prevé que la población humana en África se duplique en 2050, lo que significa que cada vez habrá menos espacio para los leones, para la naturaleza y la vida silvestre en general.

Dra. Carmen Báez Ruiz

drabaez1@hotmail.es

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.