Inicio Cultura Las Artes Marciales, Filosofía de Vida

Las Artes Marciales, Filosofía de Vida

1
0

A finales del 2018, en Yucatán, una joven mujer sufrió una agresión cobarde por parte de su novio, quien practicaba karate, lo que obviamente causó indignación y despertó la ira de la gente con justa razón. Las autoridades indicaron que el sujeto era «Experto en Artes Marciales», lo que no era cierto: más bien el tipo es experto en cobardía y en tirar golpes, pero de artes marciales no sabe nada.

Las Artes Marciales no tienen nada que ver con la violencia. Puedes aprender un sistema de combate, boxeo, lucha, karate o artes marciales mixtas, pero el uso que des a esas enseñanzas será un reflejo de tu personalidad.

Las Artes Marciales son la suma de todos los sistemas que puedas asimilar en la búsqueda de un equilibrio en tu vida. No son un fin, son una senda que define lo mejor de ti para el mundo.

En los más de 9 años que pasé entrenando Wing Chun con el maestro Hernán Sobrino Baeza, solamente debí defenderme en dos ocasiones fuera del dojo, y eso porque mi integridad estaba en peligro. El intercambio de golpes era cada semana en la Academia o en las competencias dentro de Yucatán y en otros estados como Campeche, Quintana Roo y Tabasco.

No sé qué tipo de persona hubiera sido de no haber tenido la oportunidad de dedicarme en cuerpo y en alma a esta práctica. De lo que estoy seguro es que mucho de lo mejor de mí fue nutrido por este entrenamiento.

Las Artes Marciales me han permitido superar las crisis ineludibles en el andar por la vida, nunca te abandonan, aunque nosotros sí lo hagamos con frecuencia.

Cuando nos volvemos adictos a alguna o varias cosas, cuando abusamos de nuestro conocimiento, cuando ponemos nuestra salud en peligro, cuando negamos ayuda a los más necesitados, olvidamos las sabias enseñanzas.

Pese a esto, podemos retornar a ellas cuando no nos dejamos derrotar por la desesperanza, cuando aceptamos estar metidos en algún hoyo existencial para iniciar nuestra recuperación, cuando cuidamos nuestro físico corriendo por las mañanas, cuando recuperamos la rutina de la activación física, cuando decimos no a cualquier injusticia, cuando defendemos a mujeres, niños, ancianas y cualquier ser humano en peligro.

Aplicamos las Artes Marciales cuando damos los buenos días, cuando somos amables, corteses, cuando somos atentos, cuando escuchamos, cuando meditamos acerca de cualquier tópico, cuando no mentimos, cuando estrechamos a quien necesite un abrazo, cuando cuidamos a nuestros familiares o amigos, cuando somos justos con nuestras mascotas, cuando combatimos con dosis de optimismo el pesimismo imperante en el mundo, cuando somos conciliadores, cuando hacemos reír a la gente, cuando somos capaces de donar pese a estar quebrados, cuando enfrentamos nuestras manías, cuando respetamos a nuestros semejantes, cuando tomamos fotos de los amaneceres, las flores y las nubes para compartirlas siempre, cuando sabes ser agradecido… Cuando logras ser lo suficientemente fuerte para asumirlas a perpetuidad.

Bruce Lee compartió esta filosofía que define perfectamente el punto que quiero compartir con ustedes: ‘La verdadera maestría trasciende cualquier arte particular. Parte de la maestría de uno mismo, es la habilidad, desarrollada a través de la autodisciplina, de estar en calma, tranquilamente atento, completamente en sintonía con uno mismo y lo que le rodea. Entonces, y solo entonces, una persona puede conocerse a sí mismo.

RICARDO PAT

riczeppelin@gmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.