¿Existe un arte de pensar?

By on enero 26, 2023

Letras

 

Parsifal [Serapio Baqueiro Barrera]

(Especial para el Diario del Sureste)

 

Sabía yo gracias al ilustre crítico francés Emile Faguet que existe un arte de leer, pero confieso francamente que ignoraba que existe un arte de pensar, y hoy que M. Ernesto Dimnet lo demuestra de una manera evidente en un ameno libro intitulado El arte de pensar, me rindo ante este conocimiento.

Porque durante mucho tiempo creí que el pensamiento era a manera de un rayo de luz divina, que repentinamente brota en el cerebro y se difunde con la celeridad del rayo para crear obras inmortales; (me refiero al pensamiento cuando brota en el cerebro de los filósofos, de los poetas y de los artistas) sin someterse a ninguna regla; porque creí que el pensamiento soberano  vuela libremente. Tenía yo presente además que Boileau, a pesar de que fue el gran legislador de la literatura francesa, decía refiriéndose a las reglas retóricas, cuando se proponía escribir versos: “¡Cómo me estorban!”, porque sentía que estas reglas le estorbaban el libre movimiento de las ideas.

M. Dimnet no ha inventado ninguna regla para facilitar el desarrollo del pensamiento y un sagaz comentarista de su libro dice: “Cualquier hombre a quien se le dijera que es capaz de pensamientos si no tan perfectos y profundos como los de alguna celebridad literaria o filosófica, sí tan valiosos en cuanto tales pensamientos, lo tomaría a broma. Y sin embargo, no es una fantasía: una forzada constancia puede proporcionarle esa admirada facultad.”

Los humanos –en su mayor parte– tienen tal sentido de frivolidad y son tan partidarios, o mejor dicho, de la ley de lo minucioso, que permiten que el flujo mental se lleve entre sus ondas imágenes creadoras de pensamientos dignos de conservación.”

M. Dimnet, ya lo sabéis, no ha inventado fórmulas para desarrollar la facultad de pensar porque esto es imposible, pero en su libro ofrece consejos útiles y saludables.

Si queréis aproximaros por el pensamiento a las celebridades literarias o filosóficas, si queréis pensar fácil y hermosamente, hay que trabajar, hay que tener constancia para alcanzar tan halagüeño éxito.

Y esto en verdad no es nuevo. Alguien cuyo nombre no recuerdo, dijo: “el genio no es más que una larga paciencia”, negándole al pensamiento su misterioso origen divino y devolviéndole su prístino concepto humano.

El ejercicio desarrolla tanto las facultades físicas –musculares como las facultades mentales. Esto lo explica elocuentemente el adagio latino “mens sana in corpore sano”.

Todos los grandes productores de pensamientos fueron robustos trabajadores. Balzac, el formidable autor de La Comedia Humana, cuya producción nos causa asombro, fue uno de ellos, y Zola fue otro que hacía mengua de la inspiración y decía que ya había pasado el tiempo de “carbón encendido”.

Ha muerto el cisne… En este tiempo la palma del triunfo literario se alcanza trabajando constantemente.

Al pensamiento se le educa; para adquirir una relativa perfectibilidad, se requiere constancia en el trabajo intelectual.

Así lo proclaman y lo demuestran todos los pensadores modernos. Don José Ortega y Gasset es un ejemplo. Huye del exhibicionismo y trabaja en medio de un silencio fecundo; por esto es cada día más bella su obra; en conferencias, en libros, en múltiples manifestaciones del pensamiento.

Ha seguido las huellas de los filósofos alemanes y su inmensa producción iguala a la de éstos con la circunstancia, muy de hacerse notar, que su estilo tiene un pulimento escrupuloso, prolijo, sin que se note ningún esfuerzo, porque parece que pensamientos y palabras le fluyen del  espíritu sin necesidad de una penosa concentración.

Tal vez sea un caso de aquella difícil facilidad de que tanto se ha hablado.

Forjar el pensamiento es la gran obra de los modernos vulcanos contemporáneos.

El arte de leer, que tampoco nos ofrece reglas, y el arte de pensar son, pues, dos fronteras colindantes.

 

Diario del Sureste. Mérida, 1 noviembre de 1934, p. 3.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.