El umbral de la palabra

By on julio 11, 2019

José Juan Cervera

La creación literaria envuelve un quehacer responsable, el uso de varias técnicas, y una práctica constante que va moldeando el aposento formal de las intuiciones estéticas. También exige construir un sistema de reflexión que permita comprender dónde se está situado, y cuál es la herencia cultural que se recibe.

Hay autores cuya sola mención tiende a asociarlos con algún género en el que han destacado gracias a un desempeño ejemplar que lo identifica con él, aunque esto no impide que incursione en otros de los que extrae obras con un valor apreciable. Esta idea describe la figura exacta de Javier España, reconocido esencialmente como poeta que también ha cultivado frutos espléndidos en el cuento y en el ensayo.

En su trabajo ensayístico se ocupa de discernir el significado de fondo que mantiene vivo el legado de aquellos escritores que marcan la ruta del pensamiento y de la emoción en los ámbitos más diversos. Rumores a deshora es un libro que recoge un cúmulo de observaciones críticas mediante las cuales el poeta quintanarroense da cuenta de su experiencia como lector, ligada venturosamente al perfil sereno de su vocación expresiva.

Uno de los méritos más notables de los ensayos que contiene este libro reside en la amplitud con que examinan hitos y tendencias renovadoras de la producción poética hispanoamericana, estableciendo paralelismos y confluencias en la obra de sus representantes más visibles, así se trate del barroco literario de Lezama Lima y su repaso de los saberes universales, o de lazos y señas de identidad personal observables en la generación de los Contemporáneos; la filosofía, los alcances gnoseológicos de la ciencia y las teorías del posmodernismo brindan elementos que ayudan a enfocar los procesos creativos en el campo del lenguaje.

Del mismo modo que Octavio Paz y Rubén Bonifaz Nuño, Raúl Renán y Raúl Cáceres Carenzo ocupan un lugar especial en el análisis humanístico que Javier España aplica, sumergido en el deleitoso ejercicio de su intensidad lectora. También despiertan sumo interés sus exploraciones de la percepción infantil del mundo, propósito que lo llevó a escribir el libro La suerte cambia la vida, el cual mereció un premio en la categoría de poesía para niños en 2004. En él aboga por una valoración de la vida desde la infancia, reconociendo en ella una experiencia distinta, pero no ajena a la de los adultos, quienes podrán regocijarse en sus dones siempre que no den la espalda a su pasado vivo.

Javier España estima sin restricciones el papel del arte en la definición del ser y en la búsqueda de la autenticidad cotidiana: “El mundo no es sólo un sitio, sino también un tiempo humano que permite redefinirnos y/o recrearnos, partiendo de premisas elementales, y no por ello poco profundas, de lo que significa vivir y seguir viviendo.”

La procedencia de los textos que conforman este libro se sitúa en revistas universitarias o de instituciones dedicadas a la difusión cultural, en casi todos los casos. Por eso resulta sobresaliente el propósito de reunirlos en un solo volumen. En todos ellos reluce el estilo metódico y reposado de su autor, empeñado en la continua interrogación del universo desde el prisma de la contradictoria existencia humana, fuente de las letras y de sus altas realizaciones.

Javier España. Rumores a deshora. Chetumal, Secretaría de Cultura de Quintana Roo, 2011. 94 pp.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.