Inicio Recomendaciones El Conde de Peñalva – ACTO SEGUNDO – ESCENA X

El Conde de Peñalva – ACTO SEGUNDO – ESCENA X

1
0

Teatro Yucateco

LXIV

 

José Peón Contreras

 

El Conde de Peñalva

ACTO SEGUNDO

 

ESCENA X

SAMUEL, GIL, y ANDREA

 

SAMUEL: ¡Aquí a tu padre ves!….

De rodillas a mis pies. (ANDREA cae de rodillas.)

¡De rodillas! (Aparta a GIL.) Gil, el frío

de la muerte siento aquí.

Sostenme, que desfallezco…

Es tanto lo que padezco…

ANDREA: ¿Qué es lo que pasa por mí?

SAMUEL: (A GIL) ¿Está de rodillas?

GIL: Gime

a vuestras plantas, señor.

SAMUEL: Di, ¿qué has hecho de mi amor,

qué has hecho de mi honra? Dime,

contesta, si en tu garganta

aún no se hiela el aliento;

si concibes mi tormento

si ya mi dolor te espanta.

ANDREA: Padre, pues culpable fui,

calme un punto la piedad

tu augusta severidad.

Dime, ¿qué quieres de mí?

SAMUEL: Sígueme.

ANDREA: ¡Dios de bondad!

SAMUEL: ¡Desdichada!

ANDREA: ¿Y puede ser?

¿Es posible obedecerte?

SAMUEL: Al instante.

ANDREA: ¿Qué he de hacer?

SAMUEL: Aquí respiro la muerte.

ANDREA: ¡Me siento desfallecer!

SAMUEL: ¡Hija!

ANDREA: No, padre, ¡perdón!

Otra vez de mí te olvida.

Tu paternal compasión

calme el dolor de esta herida

que llevo en el corazón.

Sé que el hombre a quien amé

con ceguedad tan extraña,

y a quien mi vida entregué,

me engaña, padre, me engaña.

SAMUEL: ¡Ah!… ¡Ya lo sabes!

ANDREA: Lo sé;

más es como este dolor

inmensa mi idolatría,

siendo, a mi pesar, mayor,

hoy que dudo de su amor,

el amor que le tenía

GIL: (¡Oh rabia!)

SAMUEL: ¡Andrea! no más

tu acento hiera mi oído…

Mi maldición…

ANDREA: ¡Ah… ¡Jamás!

(Arrodillándose y abrazando las rodillas de padre)

¡Padre!… ¡Padre!

SAMUEL: (Como desesperado, a GIL.) ¿En dónde estás?

Gil, ya todo lo he perdido.

ANDREA: Puedes aún satisfecho

vivir, con que muera yo

Clava un puñal en mi pecho:

Para eso tienes derecho;

para que le olvide, no.

¡Mata y me podré salvar

del tormento de sufrir!

¡Mírame a tus pies llorar!…

SAMUEL: ¡Quita!

ANDREA: El valor de morir

me falta para olvidar.

¿Y qué hacer?

SAMUEL: ¡Llegó la hora!

ANDREA: Ten piedad de mi agonía.

GIL: (¡Oh Dios, la pena roedora

El corazón le devora!)

SAMUEL: (Levantando a ANDREA y demostrando, para seducirla mejor, que le ha conmovido su dolor)

¡Ay hija! ¡Pobre hija mía!

Ven acá, ven, y en mi seno,

de dolor inmenso lleno,

derrama el amargo llanto.

¡Tanto te amé! ¡Te amo tanto!

ANDREA: Padre mío, ¡eres tan bueno!

SAMUEL: Hubo un filtro misterioso,

cuyo poder soberano

para el corazón humano

llegó a ser maravilloso.

De los tiempos en la oscura

noche, perdido se había;

más la constancia, hija mía,

que ablanda la peña dura:

el estudio y la experiencia

A la voluntad sujetos,

que revelan los secretos

Mas ocultos de la ciencia;

a fuerza de consultar

y el deseo de inquirir,

me han hecho al fin descubrir

aquel filtro singular….

Le traigo aquí; tu cruel

amargura presentía.

¡Todo de él me temía!

¡Todo lo esperaba de él!

Mas puesto que en hora ingrata

encadenó tu albedrío,

y es tan grande el poderío

de tu pasión insensata,

Vierte en su copa el licor

que en este frasco se encierra:

Con él no hay alma en la tierra

que se resista al amor.

ANDREA: ¡Ah!

SAMUEL: En amor ardiendo el pecho

caerá a tus plantas rendido.

ANDREA: (Con gozo contenido.) ¡Padre!

SAMUEL: Pues tú lo has querido…

GIL: (¡Si fuera lo que sospecho!)

SAMUEL: Toma. (Dándole el frasco.)

ANDREA: Sí, y he de poder…

SAMUEL: Cuando el Conde duerma, ¿estás?

Unas gotas dejaras

entre sus labios caer.

Llegan. (Se oyen pasos.)

ANDREA: Es él.

SAMUEL: Allí espero.

Vamos, Gil, vamos de aquí.

ANDREA: (Apoyándose en un sillón.)

Estoy temblando ¡ay de mí!

siento que de angustia muero.

Compilación de Fernando Muñoz Castillo

Continuará la próxima semana…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.