Una charla con Rosy Medina

By on abril 29, 2022

El Rincón del Tío Salim

Sobrinitos,

Como recordarán, estoy trabajando en la edición de mi biografía. Ahí compartiré mi historia familiar y artística. Es un proyecto en el que he conjuntado un equipo para conseguir un libro de calidad, que incluirá los testimonios de gente cercana con quienes tuve la oportunidad de compartir escenarios. Ese es el caso de mi estimada amiga Rosy Medina Pacheco.

Esta talentosa mujer aceptó la invitación que le hicimos con Ariel López y Ricardo Pat para desayunar. La intención era que de su propia voz compartiera sus recuerdos de aquella etapa tan linda de mediados de la década del 80, cuando fue nuestra reportera para el programa “Felices Tardes” y conductora de “Día Feliz”. Para nuestra sorpresa, Rosy nos entregó un escrito muy emotivo que se integrará al libro. Aprovechando este encuentro, logramos entrevistarla. Espero disfruten de este bello testimonio.

¿Cómo llegaste a Canal 13?

No fue por casting, pero tampoco fue por dedazo. Yo lo describo como un sueño hecho realidad. Cuando tenía 9 años, participé en un concurso llamado Canta como Cri Cri que se realizaba durante los festivales  dominicales Mérida en Domingo; lo conducía el actualmente reconocido y querido Manuel Cauich Verde. El evento era patrocinado por el CREA, y durante varios domingos se llevaron a cabo eliminatorias.

Cuando concluyó el festival, se llevó a cabo una fiesta y ahí surgió la idea de Manuel de llevar a cabo la segunda edición del festival, solo que esta vez sería conducido por las niñas que ganamos. Pero, al ser un compromiso de varios domingos, las otras niñas no pudieron continuar, así que me quedé yo apoyando a Manuel.

Cuando concluyó esta segunda etapa, el festival se trasladó al Parque de la Madre. Un día recuerdo celebrábamos precisamente el Día de la Madre; entonces llegó una señora muy alta, muy guapa y muy elegante, vestida de blanco. quien estuvo observando. Era la señora María Teresa Escalante. Me parece recordar que me dijo ser la directora de Bellas Artes y, al finalizar, se acercó a felicitarme. Me dijo que me desenvolvía muy bien y me preguntó si me gustaría trabajar en el Canal 13.

¡Oh Dios!

Rosy recordó que fue la señora María Teresa Escalante, directora de Bellas Artes, quien le dio una tarjetita con el nombre del señor Alejandro Segura Gómez, director del canal 13 en esos años.

Mi mente empezó a correr a mil revoluciones por minuto por la emoción mientras me aclaraba que sería una reportera porque ya estaban los niños titulares para la conducción, cosa  que en ese momento no me importó mucho porque estaba siendo considerada para salir en la tele.

Creo que pudo haberme dicho que sería el árbol 3 y no me hubiera importado tampoco, jajajaja. Yo ya estaba más que feliz y para mí era como un milagro. Estaba muy emocionada. Mi abuelita me acompañaba ese día y le tocó vivir esos momentos en que estaba, literal, rebotando hasta el cielo de alegría. Fue super emocionante llegar a contárselo a toda mi familia.

La señora María Teresa me dio una tarjetita con el nombre del señor Alejandro Segura Gómez, director del canal en esos años. Cuando pedí permiso en la escuela para ir al Canal 13, de verdad aún no lo podía creer.

Me entrevisté con el Lic. Segura, me dio la bienvenida y me dijo que la señora María Teresa le había dicho que era muy buena conduciendo. Ahí me enteré que sería parte del programa del Tío Salim, en la sección llamada Notinfantil y, aunque no sería una conductora titular, mi trabajo era muy importante porque iba a realizar entrevistas y reportajes en el programa. Si se requería, podía también suplir a alguno de los chicos, en caso de que no asistieran por algún motivo.

Rosy Medina, quien participó siendo una niña en dos programas con el Tío Salim en el Canal 13 de Yucatán, convivió con el equipo a cargo de la edición de la biografía de Salim. Allá estuvieron sus hijos y su esposo, felices de un reencuentro lleno de afecto.

Ahí comenzó mi historia en el Canal 13. Recuerdo con cariño a las chicas que escribían los guiones para mis reportajes y me apoyaron siempre: María Teresa Cuevas Seba, que recién había sido elegida Señorita Yucatán 1986, una chica muy alta y muy guapa de verdad. Algún tiempo después llegó nuestra querida Nazhja Borge; también por algunos años, ya en la última etapa, Ana Leticia González, con quien tuve una amistad muy cercana, porque para ese momento yo ya tenía como 15 años y ella era muy joven también.

+++++++

Hasta aquí la plática con Rosy. Procedo a continuación, a compartirles unas líneas de lo que preparó.

Cuando el Tío Salim me llamó para invitarme a participar en su libro con este escrito, me comentó de forma franca: “Rosy, soy un ser humano, sé que he cometido algunos errores, y lo reconozco. Pero también sé que es importante dejar un testimonio de las cosas importantes que hemos hecho.” Me encantaron sus palabras y hoy sé que hemos venido a este mundo a tres cosas:  Aprender, amar y perdonar. Debemos dejar de lado los tres venenos que son la crítica, el juicio y la condenación, porque todos vamos caminando en el mismo sendero.

SALIM ALCOCER LIXA

Salimalcocer76@gmail.com

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.