Símbolo y acción

By on noviembre 28, 2019

José Juan Cervera

Los afanes intervencionistas del poderoso país del norte ensombrecen la historia del continente, pero también forman parte de ella los movimientos que se gestan para hacerle frente. En este contexto, la figura epónima de Augusto César Sandino adquiere un valor simbólico que trasciende su natal Nicaragua para extenderse a los demás pueblos que conocieron el sentido de su lucha, y en cuya memoria perdura entre el conjunto de sus propios hombres y mujeres sobresalientes.

El estudio profesional de los hechos del pasado reconoce en ellos el punto de partida de sus acercamientos interpretativos, que han de hacer explícitos con la exposición de conceptos que puedan aclarar sus significados de fondo y las atribuciones que los variados grupos sociales les confieren. Estos valores se perciben con mayor complejidad cuando el enfoque sobrepasa las fronteras de un solo país, para situar su análisis en los intercambios culturales que fortalecen vínculos internacionales.

Rafael Cuevas Molina es autor de un libro que examina las acciones del prócer nicaragüense a partir de los juicios y apreciaciones que suscitaron en un núcleo intelectual de gran agudeza crítica, plasmada sobre todo en Repertorio Americano, revista editada en Costa Rica, la cual entre 1919 y 1958 cedió sus páginas a múltiples voces que desde distintos países reflexionaron sobre los grandes acontecimientos de América Latina desde una perspectiva humanista que asumió diversos matices.

En Sandino y la intelectualidad costarricense, Cuevas Molina da continuidad a sus esfuerzos por elucidar los procesos formativos de identidades nacionales en Centroamérica. Refiere múltiples ejemplos de intromisión extranjera en Nicaragua, como la del filibustero estadunidense William Walker, que en 1856 se apoderó de su territorio proclamándose presidente, si bien al año siguiente fue depuesto; las características físicas regionales adquieren una proyección geopolítica que las sitúan como parte de un botín muy codiciado hasta la fecha.

Repertorio Americano cumple una función relevante por acoger lo que el autor denomina “la nueva intelectualidad costarricense”, de orientación nacionalista, contrapuesta a la de los intelectuales positivistas tradicionales. A diferencia de estos, no obtuvo beneficios al amparo de los poderes públicos lo que, de acuerdo con sus palabras, lo mantuvo como un proyecto marginal, aunque sus alcances son dignos de apreciarse por los notables lazos culturales que creó.

La imagen de Sandino fue variando en la secuencia de sus ediciones: desde el entusiasmo que causó su irrupción en la defensa de la soberanía de Nicaragua, hasta el desconcierto que inspiró al suspender su actividad guerrillera para viajar a México en 1929, y luego su decisión de deponer las armas, hasta el momento de su artero asesinato que conmocionó a sus seguidores.

El libro se ocupa también del modo en que evolucionó el pensamiento de Sandino, cuya composición ecléctica responde principalmente al hecho que señala Sergio Ramírez al aseverar que era un hombre de acción más que un ideólogo; se vio influido por varias doctrinas, sin que ninguna de ellas predominara sobre las demás. Incluso observa la presencia de ellas en la formulación de sus declaraciones, en algunos casos imbuidas de una terminología característica que en fases posteriores es sustituida por otras.

Un conocimiento metódico de las experiencias de vida y las particularidades históricas de los países latinoamericanos favorecería una mayor comprensión mutua y la resolución compartida de problemas comunes. Sus necesidades colectivas son opacadas por la injerencia de intereses que no buscan legitimidad sino complicidades. Poco lograrían las oligarquías domésticas sin los recursos financieros y el adiestramiento en tácticas desestabilizadoras que les suministran los herederos de la doctrina Monroe.

La irradiación simbólica es un medio que tras remover emociones ha de incidir en el discernimiento y en los procesos formativos de la conciencia, dando luz para explorar caminos nuevos y restaurar equilibrios en bien de las mayorías olvidadas.

Rafael Cuevas Molina. Sandino y la intelectualidad costarricense. Nacionalismo antiimperialista en Nicaragua y Costa Rica (1927-1934). San José de Costa Rica, Editorial de la Universidad Estatal a Distancia, 2008, 218 pp.

josejuan.cerverafernandez@gmail.com

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Diario del Sureste