Sexo según color de pelaje en los gatos

By on mayo 20, 2016

La genética juega un papel fundamental en la definición del color del pelaje de un felino.

La genética juega un papel fundamental en la definición del color del pelaje de un felino.

La genética tiene muchas curiosidades y una de ellas está relacionada con el color del pelaje y el sexo de los gatos. La primera de esas curiosidades es que los gatos atigrados en tonos grises o naranjas (conocidos como gatos romanos) son en su gran mayoría machos.

Si ves un gato de tres colores – blanco, negro y naranja – puedes estar seguro de que es una hembra. Parece que un pelaje tan complicado es exclusivo del sexo femenino, mientras que los machos se tienen que conformar con dos colores como mucho, que pueden ser el blanco y el negro, o el blanco y el naranja. ¿Por qué ocurre esto?

La razón de este fenómeno se encuentra en una diferencia genética entre los machos y las hembras que, al igual que se da en gatos, también existe en humanos y otros mamíferos: los cromosomas sexuales.

Los cromosomas son los paquetes de información genética que se pasan de padres a hijos, de tal forma que el material genético se mantiene en la especie. Los humanos tenemos 46 cromosomas (exceptuando el caso de que se dé una anomalía genética): 23 provienen de un espermatozoide de nuestro padre y 23 del óvulo de nuestra madre. Los gatos, por su parte, tienen 38 cromosomas: 19 de su padre y otros 19 de su madre.

En los cromosomas se encuentran los genes que determinan nuestras características. Entre ellos, están los genes responsables de que aparezcan patrones de colores en los gatos (rayado, liso, punteado) y los que determinan los colores oscuros (negros) y blanco de su pelaje. Como ocurre en el resto de los mamíferos, las hembras tienen dos cromosomas X y los machos uno X y uno Y.

Los gatos machos sólo pueden tener, a lo sumo, la combinación de dos colores, a diferencia de las hembras.

Los gatos machos sólo pueden tener, a lo sumo, la combinación de dos colores, a diferencia de las hembras.

Ahora bien, resulta que en ellos la codificación genética para la visualización del color negro y el anaranjado se encuentra solo en el cromosoma X, mientras que el blanco es codificado por un gen independiente, no ligado al sexo. Esto es lo que permite que una gata pueda presentar los tres colores en su pelaje, ya que cada cromosoma X puede expresar el suyo particular y a la vez se puede expresar el blanco, lo que da como resultado un gato que es conocido como gato calicó o gato mariposa, que no es una raza, sino simplemente un nombre coloquial por presentar ese patrón de coloración particular. La mayoría de los gatos tricolores son hembras (XX), ya que heredan dos genes, uno de su padre y el otro de su madre.

En el caso de los gatos machos, al tener un solo cromosoma X, en condiciones normales solo pueden ser totalmente anaranjados, totalmente negros, blancos-negros, blancos-anaranjados o tonos intermedios como resultado de la mezcla de ellos. Los machos (XY) heredan un solo gen para el color, el de su madre, y se producen solo dos opciones: O (color) y o (no color).

En los gatos, la codificación genética para la visualización del color negro y el anaranjado se encuentra solo en el cromosoma X, mientras que el blanco es codificado por un gen independiente, no ligado al sexo.

En los gatos, la codificación genética para la visualización del color negro y el anaranjado se encuentra solo en el cromosoma X, mientras que el blanco es codificado por un gen independiente, no ligado al sexo.

Una excepción a la regla

Al principio hemos dicho que casi todos los gatos de tres colores son hembras, sin llegar a absolutizar. ¿Por qué? Porque existe una anomalía cromosómica que puede dar como resultado que nazcan también gatos machos de tres colores, si bien esto es extremadamente raro y puede que nunca en tu vida te encuentres con un caso así.

Se trata de una condición similar a lo que en humanos se conoce como Síndrome de Klinefelter, por el que un mismo individuo puede tener tres cromosomas sexuales, dos X y uno Y (XXY). Estos gatos suelen ser estériles por lo que, al no poder transmitir su aberración cromosómica a la descendencia, se garantiza que la incidencia del fenómeno en la especie sea muy baja.

Los genes son los responsables de que aparezcan patrones de colores en los gatos (rayado, liso, punteado) y los que determinan los colores oscuros (negros) y blanco de su pelaje.

Los genes son los responsables de que aparezcan patrones de colores en los gatos (rayado, liso, punteado) y los que determinan los colores oscuros (negros) y blanco de su pelaje.

Tipo de gatas tricolores

Hay varios tipos de pelaje tricolor en las gatas, pero a grandes rasgos se pueden distinguir tres variedades:

Calicó: estas gatas tienen bastante cantidad de color blanco, casi siempre se sitúa en el pecho y el abdomen, además poseen tres colores que están bien diferenciados en grandes manchas. Algunas gatas son casi todas blancas y tienen pequeñas manchas de color.

Carey o tortuga: estas gatas presentan los tres colores muy mezclados y no permite que se diferencien en manchas, el color blanco puede o no estar y, en el caso de que exista, los tres colores siguen estando mezclados.

Tricolor atigrada: estas gatas presentan los tres colores atigrados bien marcados; esto se produce en las zonas de color y no en el negro.

Si ves un gato con el manto tricolor (rojo, negro y blanco), o jaspeado en negro y rojo (carey) o azul y crema, puedes asegurar casi sin temor a equivocarte que se trata de una hembra.

Dra. Carmen Báez Ruiz

Presidenta de El Muro Mérida A.C.

Emails: drabaez1@hotmail.es

carmenmerida@elmuro.mx

Facebook: El MURO (Mérida)

Dale voz a los que no la tienen”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.