Rosita Fornés en la memoria

By on octubre 8, 2020

Rosita Fornés, en una foto de Estudio en la Ciudad de La Habana.

ALFONSO HIRAM GARCÍA ACOSTA

El tiempo pasa y Rosita Fornés me sigue cautivando, como desde que la conocí, junto a su marido, el artista y cómico mexicano Manuel Medel, con quien procreó una hija. Era el año cincuenta del siglo anterior y la conocí en la temporada que cerró con tres zarzuelas: Pepita Embil y Rosita Fornés llenaron dos semanas el Teatro Yucatán, de la calle 63 de Mérida, acompañadas por el barítono Plácido Domingo, padre. De ahí nació una amistad entre Plácido hijo y el que escribe, pues atendía la nevería del teatro en mi juventud, y después la del teatro Fantasio desde su inauguración.

Pasaron los años y a Plácido hijo lo vi en dos ocasiones en la Ciudad de México. A Rosita la volví a saludar en un homenaje que se le hizo y a “Cholito” Soler en el Teatro del Sótano en el Vedado de La Habana, donde la soprano Lucy Provedo y su esposo, el director de orquesta Félix Guerrero, me pidieron que hiciera un poema para entregarle a Rosita, durante el homenaje a ambos por su carrera artística.

Nos sentaron a ambos en la primera fila y ahí recordamos el refresco al tiempo que dejaba en su camerino en cada función –cebada Pino-. Me dijo “Tú eres Poncho, ¿qué haces aquí?”. Le indiqué que tenía un poema para ella. “Así que tú eres el poeta mexicano. Entonces me dijo seria: “No vayas a decir que eras un muchachito cuando me conociste, yo diré que eras un compañero de teatro en Mérida y que cantaste los Variadores de Luisa Fernanda, junto con Placidito”. Leí el poema en escena, se lo entregué enmarcado y pasaron los años nuevamente, hasta que Pepe Ruiz Elcoro, musicólogo cubano, me envió unas fotos del cumpleaños de Rosita en La Florida, cumpliendo 93 años, y un mes después me envió su autógrafo “Para mi poeta mexicano favorito.

A través del Diario del Sureste, en mis columnas “Entre Corcheas” y “Atisbando el Arte”, escribí una síntesis de su vida en México y el año pasado la nota de su fallecimiento, casi al llegar a la centuria de vida.

Sirva la presente para recordar nuevamente a la impar vedete y artista de cine, la Reina de Cuba y de América Latina.

Desde el Plano Astral en que te encuentres, recibe estas letras en tu honor, escritas con el corazón y con alma de niño, para siempre.

Esta será una crónica fotográfica de la Reina de América, las fotos tomadas en México son del artista de la lente y famosos, Nacho López.

Rosita por siempre.

De la película mexicana “Del Can can al mambo”.

 

1947.

 

1946.

 

Programa de una revista estrenada por ella en España.

 

De la película mexicana “Mujeres de Teatro”.

 

Foto de estudio en La Habana.

 

Foto de estudio en La Habana.

 

En el hogar de Rosita Fornés, con su pianista acompañante, José Ruiz Elcoro, dos años antes de su fallecimiento.

 

Agustín Lara, Rosita Fornés, Lucho Gatica, y la cantinera del bar en Ciudad de México.

 

Ilustraciones

Archivos de Elcoro y AHGA.

One Comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.