Robbie Robertson (1943 – 2023)

By on agosto 10, 2023

In Memoriam

S. Alvarado D.

Por la tarde de este miércoles 9 de agosto, la muerte de Robbie Robertson nos tomó de sorpresa a muchos; su partida fue tan repentina como dolorosa por la inmensa cantidad de recuerdos y emociones que generó en nosotros durante su vida, en mi caso desde hace más de cuatro décadas, desde aquella tarde cinéfila en la que disfruté la proyección de The Last Waltz en el Cine Cantarell, el concierto de despedida de The Band en 1976, filmado por un incipiente director de cine llamado Martin Scorsese, evento en el que participó una pléyade de artistas famosos.

Robbie y el resto de The Band adquirió el nombre después de ser la banda de soporte de Bob Dylan, aguantando todo tipo de insultos y ofensas en el camino cuando este decidió emprender su fase eléctrica, ante el descontento de los admiradores que adoraban su faceta de músico folk. Levon no aguantó la shinga y emprendió una breve carrera petrolera en campos de expropiación del Golfo de México, mientras que Robbie y los otros integrantes apoyaron a Dylan con todo, fogueándose y puliendo su arte.

Considerado un virtuoso de la guitarra por muchos, entre ellos el no menos famoso «Slow Hand» Eric ClaptonRobbie y The Band tuvieron la virtud de ensamblar letras y melodias, creando canciones que no solo reflejaban episodios de la historia de Canadá y Estados Unidos, al mismo tiempo demostraban las habilidades musicales de todos, desplegando una sinigual sensibilidad en cada una de sus interpretaciones, llenas de sentimiento e intensidad.

Robbie Robertson compuso letras que asombraron e influyeron a músicos tan famosos como los mismísimos Beatles (escuchen el ad lib de Paul durante el final de Hey Jude haciendo referencia a Fanny). The Weight, The Night They Drove Old Dixie Down, Acadian Driftwood, It Makes No Difference, The Well, Up On Cripple Creek, Life Is A Carnival, y muchas otras nos quedan como herencia, apto testamento de la grandeza de este hijo predilecto de Canadá, integrante del Salón de la Fama del Rock and Roll, del Salón de la Fama Musical en su patria, y del Salón de la Fama de los Compositores.

Pero no solo como integrante de The Band dejó su huella: fue un entusiasta productor e ingeniero de sonido para otros famosos artistas como Neil Diamond, Tom Petty y Roy Orbison, sin olvidar su apoyo a nuevos talentos en su patria, además de contribuir con su guitarra en discos de estrellas como Ringo Starr y Joni Mitchell.

Canadiense de nacimiento, con sangre Mohawk por sus venas, Robbie acompaña ahora a Levon Helm, Rick Danko, y Richard Manuel en el panteón de los musicos inmortales, todos ellos se le adelantaron a la siguiente y desconocida etapa de esto que llamamos existencia. De The Band solo nos queda ahora el maestro Garth Hudson, aquel a quien contrataron simbólicamente por un dólar para que Garth pudiera decir en su casa que tenía un trabajo dando clases al grupo, emprendiendo con ellos una inolvidable y exitosa travesía musical.

Tan solo de imaginarme su reencuentro con Richard, Rick y Levon, lágrimas de felicidad se combinan con estas de tristeza que me acompañan mientras finalizo estas líneas.

Gracias, Robbie, por toda esta música, todos estos recuerdos, toda tu herencia e influencia.

Bienvenido a la inmortalidad.

sergio.alvarado.diaz@hotmail.com

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.