Retorna el Cristo de La Exaltación a la comisaría de Citilcún

By on diciembre 19, 2014

imagen1

Después de su estancia de 29 días en el municipio de Tekantó, este sábado 13 de Diciembre nuevamente el Cristo de la Exaltación retornó a su lugar de origen. Cada año el Cristo es recibido el día 15 de noviembre, día en el que recibe un sinigual y caloroso recibimiento de los habitantes de Tekantó, así como de gente devota de otras latitudes quienes se dan cita para manifestar su fervor y devoción cumpliendo las promesas hechas al Cristo ya sea con voladores, globos, juegos pirotécnicos, acompañados de las misas y la participación de los gremios en las festividades religiosas que se celebran por la visita del Cristo.

Durante su estancia, y como parte de las festividades de cada año, se realizaron las tradicionales vaquerías, corridas de toros, gremios, procesiones, misas, rosarios… La plaza principal se vio abarrotada de puestos de comida, golosinas, juegos mecánicos, sin faltar los bailes amenizados por los grupos musicales con los que los lugareños y visitantes de pueblos circunvecinos dieron muestra de su destreza para bailar al ritmo que les tocaron.

Como es costumbre, el segundo sábado del mes de diciembre es el último día en que el Cristo recibe y escucha las oraciones y súplicas de la gente que lo visita pidiendo su intercesión, su protección y bendición, o solicitando sus favores con la esperanza y promesa de encontrarse nuevamente el próximo año.

imagen

Desde muy temprano, las puertas de la iglesia de San Agustín, patrono de Tekantó, se abren para que la gente acuda a despedirse ya que a las tres y media de la tarde, después de concluir la celebración eucarística, da inicio la salida del Cristo del templo, acompañado de los fervientes devotos y de la comitiva de recepción, así como de los custodios de Citilcún que acuden para acompañarlo en su retorno.

El Cristo es llevado en procesión hasta el cabo del pueblo, en donde se encuentra la capilla de San Román y, al llegar, es depositado y acomodado con mucho cuidado en una caja de madera en forma de cruz, para su transporte a su lugar de origen a un paso más rápido que el de su llegada, para llegar a Citilcún antes de que se dejen de ver los últimos rayos de sol.

Buen viaje, feliz retorno y pronto regreso, Señor.

Como cada año, te esperaremos…

Alejandro Caba

Tekantó, Yucatán

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.