Inicio Cultura Morir para vivir

Morir para vivir

1
0

Atisbando en los Recuerdos

JOSÉ RUIZ ELCORO e HIRAM GARCÍA

Elcoro nos envió esta semana la foto del recuerdo de la película “Morir para vivir”, un drama reflejado en la pantalla grande y posteriormente por la televisión cubana. Nos remonta a los años cincuenta para disfrutar del cine de la época. Tanto México como Cuba sostenían intercambios cinematográficos y radiales. Años fue la televisión entre ambos países.

En “Morir para vivir” participaron Alma Rosa Aguirre, Ramón Gay, Raquel Revueltas, Esperanza Issa, Julio Villarreal, Enrique Alzugaray, Ángel di Stefani, Dolores Tinoco, Flory Núñez, Arturo Soto Rangel, Velia Pintor. La cinematografía fue de Jack Draper (Lauron L. Draper), con música de Gustavo Cesar Carrión y canciones de Félix B. Caignet «Te Odio», «Gotas Amargas», «Quiero Besarte». Música y arreglos de Elizabeth del Rio con la orquestra de Humberto Suarez. El argumento es de Félix B. Caignet. Adaptación de Agustín P. Delgado. Adaptación al cine de Miguel Morayta.

 

Ficha Técnica

Nacionalidad: Mexicana

Director: Miguel Morayta

Productor: R. Martín y Agustín P. Delgado

Productora: Producciones CubMex, S. A.

Distribuidora: Distribuidora Cub-Mex, S. A.

Asunto: Melodrama (Tomado de una novela de Félix B. Caignet)

Metraje: 108 minutos

Adaptación: Agustín P. Delgado

Fotografía: L. A. Draper

Síntesis del argumento de la película Morir para Vivir como aparece en la Guía Cinematográfica 1955” editada en Cuba en 1956:

Un brujo vuduista convierte en zombi a una muchacha, por orden de su madrastra, para que ésta puede reanudar sus amores con el novio de la víctima. Pero el médico de la familia, que se asesora sobre la materia, contrarresta la acción del brujo y resucita a la muchacha impidiendo que la entierren viva, metiendo en el féretro el cadáver del brujo que resulta muerto por el buen celador del cementerio, ayudante del médico. Este, que conoce toda la verdad, encamina luego los sucesos hacia el castigo moral de los culpables, pero muere empujado escalera abajo por la mala madrastra. A pesar de ello, la protagonista recobra su felicidad y encuentra a su verdadera madre y logra enloquecer a la culpable haciéndola creer que ha resucitado. Perdona al novio, pero no se queda con él.

Félix B. Caignet era un buen guionista y la simpleza de un asunto lo transformaba en radionovelas de gran arraigo entre los pueblos mexicanos y cubanos; recuerden “El derecho de nacer”, y sus canciones como la dedicada al Caney cubano.

 

Este melodrama se trasmitió en forma radial y luego fue adaptada para la televisión de México con gran éxito.

 

Fuentes

http://www.guije.com/cine/guia55/morir/index.htm

Ilustraciones de los Archivos Elcoro y AHGA.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.