Mientras se asienta el polvo…

By on junio 6, 2024

Editorial

Apenas unos días han transcurrido desde la intensa jornada electoral en la que se eligió presidenta, cámara de diputados y senadores y, en nuestro caso, gobernador, alcaldes y diputados locales.

Mientras se asienta el polvo que levantó el evento, que habremos de analizar cuando acaben los recuentos de votos, he aquí algunos hechos que resaltan en el panorama nacional y local:

  • La afluencia de votantes en Yucatán superó el 80%, con lo cual nuestra entidad resultó la más participativa en toda la República; felicidades a todos los ciudadanos que acudieron a depositar su voto, al INE estatal por la capacitación a todos los funcionarios electorales, y a todos los que tuvieron algo que ver con este magnífico resultado de participación.
  • La compra de votos por todos los partidos fue manifiesta, comportamientos reprobables con lo que se demuestra que nos falta mucho para tener una votación que refleje la honesta voluntad de los electores
  • Los electores que vendieron su voto lo hicieron para solventar su maltrecha economía, pensando en soluciones personales a cortísimo plazo, antes que en el país.
  • La conformación de las cámaras de diputados y senadores tiene a los inversionistas y mercados financieros en alerta: han hecho manifiesta su opinión sobre una cámara con mayoría absoluta con dos micro devaluaciones que han trasladado el peso de una posición ligeramente arriba de los $16 por dólar a rondar los $18 por dólar en tres días (al cerrar esta edición).
  • A pesar de los aparentes magníficos resultados obtenidos por su partido y candidatos, el presidente no está feliz: continúa su campaña de encono y división desde su púlpito mañanero.
  • Los que vivimos aquellos tiempos del omnipotente PRI de las décadas de los sesenta y setenta del siglo pasado observamos alarmados el regreso a eso mismo que tanto tiempo llevó erradicar a través de instituciones independientes que posiblemente vean sus últimos días; el partido tricolor de entonces ahora se llama Morena y, curiosamente, muchos de los integrantes del tricolor de aquellos días, entre ellos el presidente saliente, ahora son orgullosos morenistas.
  • La violencia e índices de asesinatos no hacen sino aumentar, lamentable resultado de una política de abrazos a delincuentes que aún queda por ver cómo manejará la administración entrante.

Tal vez el cambio más radical, como mencionamos hace algunos editoriales, sea que por fin elegimos una presidenta. El cambio resulta radical por el machismo rampante que domina nuestro país, no por la persona elegida necesariamente. Que sea una mujer quien lleve las riendas del país durante el próximo sexenio sin duda hará historia que atestiguaremos.

Ojalá que, cuando el actual presidente se vaya a La Chingada (esperando se quede ahí), la presidenta entrante se encargue de volver a unirnos, gobernando para todos, enterrando el hacha de guerra que ha enarbolado el mesías tropical durante seis eternos años.

Ojalá y tenga la humildad y grandeza de miras de elegir lo que sea mejor para todos, rodeándose de un equipo en el que, en vez de elegir nuevamente personas con un 10% de capacidad y un 90% de lealtad, abunde la experiencia basada en resultados positivos.

Ojalá…

2 Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.