Mérida hace 50 años

By on abril 17, 2015

FOTO-1

ATENCIÓN DIRECTA A CIUDADANOS – Por esos años se daba mayor cercanía entre los meridanos y sus autoridades. Sin citas previas, durante recorridos, en cualquier lugar o momento, los ciudadanos hacían valer sus solicitudes o reclamos. En la gráfica, un grupo de vecinos de una comisaría detuvo al Alcalde Martínez de Arredondo para plantearle puntos de vista con respecto al programa de construcción de carreteras a sus comunidades. El presidente municipal, invariablemente acompañado por colaboradores relacionados con las obras o lugares visitados, está rodeado por sus ingenieros de obras públicas Ricardo Hernández y Mario Zavala Velázquez, su subtesorero Don Shubert Peniche, el funcionario Fabio Espinosa Granados y representación campesina. Sin pérdida de tiempo y gasto de sus muy modestos recursos, los solicitantes de diálogo fueron atendidos y servidos.

FOTO-2

ABRIENDO CAMINOS A COMISARIAS – Para facilitar y aligerar el trabajo de construcción de la vía de acceso a Chablekal, se puso en operación una trituradora de piedra móvil, que posibilitó la prontitud de los trabajos. Para verificar el servicio, y dar fe de la efectividad de la máquina, el presidente municipal fue al sitio donde se encontraba, acompañado de regidores y representantes de prensa. En la imagen acompañan al alcalde 1965-67 los concejales Prof. Filomeno Cobá Castro, Dr. Alfonso Barrera, su Secretario particular Luis Alvarado Alonzo, el periodista Evilacio Pereira, y dos fotógrafos de prensa, uno captando el producto terminado y el otro al grupo participante.

FOTO-3

 CARRETERA A CHABLEKAL – En el día de inauguración y apertura de la recién construida carretera a la comisaría de Chablekal, se contó con la presencia del gobernador del estado, Don Luis Torres Mesías, su director de obras Públicas, Ing. Rubén Encalada Alonzo, Doña Fidelia Sánchez, regidores municipales, y funcionarios estatales y municipales, además de un gran grupo de camioneros que darían servicio de transporte en la ruta. Así se enlazó esta comisaria, cercana a la zona arqueológica de Dzibilchaltún, hoy reconocida por su valor sagrado para los mayas que, en su templo principal, contaba con un centro de observación de equinoccios y solsticios y en el cual, se observaba la salida del sol en los días especiales en que los sacerdotes recogían el mensaje luminoso para los fines agrícolas.

FOTO-4

ARDUO TRABAJO PARA ABRIR POZOS COLECTORES – En esta época, cincuenta años después, debemos enaltecer el trabajo dedicado, responsable, trascendente, de los obreros municipales que, con un mínimo de herramienta pero con una gran voluntad y sentido de responsabilidad, construyeron durante esos años más de 3,500 pozos de drenaje de aguas pluviales. Nunca se los agradeceremos de manera suficiente, como tampoco haremos justicia a los trabajadores que antes, y aún ahora, con técnicas precarias y hasta peligrosas realizan la limpieza de tales pozos, descendiendo a su interior y sacando en cubetas las inmundicias que ahí se depositan, lo mismo en la vía pública que en los mercados y otros sitios de la ciudad, donde ese trabajo es esencial. Con una simple barreta larga, a pleno sol, este trabajador de la gráfica se ve laborando, haciendo la perforación para luego sacar el desecho, dar forma y luego acabados. Los trozos de troncos están para cubrir el pozo, evitando riesgos y peligros a los que deban recorrer esos espacios, señalizados con los medios modestos que se tenían a mano.

Luis Alvarado Alonzo

One Comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.