Maestros Distinguidos 1980 – 2014 – XXVII

By on junio 10, 2021

XXVII

AMPARO CARRILLO CORICI DE BUENFIL

(1897 – 1975)

Maestra Distinguida 2005

Entre las más distinguidas maestras de la primera mitad del siglo XX de Yucatán se encuentra la profesora Amparo Carrillo Corici de Buenfil. Su nombre ha sido plasmado en escuelas de educación preescolar y en un jardín de niños de Veracruz. Recordada como mujer trabajadora, creativa y justa, dedicó su vida al servicio de la formación infantil y la implementación de la educación preescolar en la entidad.

Nació en la ciudad de México el 8 de mayo de 1897. Cursó sus estudios primarios en un colegio privado en la ciudad de México. Tiempo después, ingresó a la Escuela Normal de Profesores de la capital del país, fundada en 1887, la cual desde sus inicios contó en su reglamento con la existencia de una escuela mixta para párvulos de cuatro a siete años de edad, además de la instrucción primaria mixta para niños de siete a 14 años. Las alumnas cursaban diferentes materias para poder dedicarse a la instrucción de los niños pequeños; sus estudios duraban tres años y al término se titulaban como profesoras (en 1909 el título fue denominado Educadora de Párvulos).

Ahí obtuvo una educación integral y se graduó el 6 de diciembre de 1912, a la edad de 15 años, con título expedido por la Secretaría de Estado y el Despacho de Instrucción Pública y Bellas Artes en la Sección de Educación Normal y Especial. Inició su labor como educadora. Para junio de 1913 se encontraba laborando con un sueldo anual de 912.50 pesos. De la ciudad de México, habiendo perdido a su familia en la Revolución mexicana, en 1915 se dirigió a la ciudad de Mérida, Yucatán, para seguir ejerciendo su profesión. En esta ciudad trabajó como escribiente en la Secretaría de la Escuela Normal Mixta de Yucatán1, donde a finales de 1917 le otorgaron el trabajo que desempeñaría durante más de 50 años.

El 18 de diciembre de 1917 fue nombrada por el Dr. Eduardo Urzaiz Rodríguez directora interina y profesora del kindergarten² anexo a la Escuela Normal Mixta del Estado, iniciando así su largo servicio ininterrumpido. En 1918, después de ocho meses, fue nombrada profesora de metodología de cantos y juegos, actividad que desempeñó durante tres años. En febrero de 1920 contaba con seis horas de trabajo divididas en tres horas en el turno matutino en educación de párvulos y tres horas en el turno vespertino como directora técnica del curso especial de educadoras, ambas actividades con un sueldo mensual de 125 pesos. En marzo de 1922 fue nuevamente directora del jardín de niños, cargo que ejerció por seis meses. Al término de su gestión impartió durante más de tres años el curso de teoría y práctica en el cuarto grado del curso profesional de la Escuela Mixta del Estado. Luego volvió a ser directora por otros tres años.

Durante dos meses fue maestra rural –la número 1762– encargada de una escuela «tipo» con servicio en educación preescolar y, de 1930 a enero de 1961, profesora de grupo para escuelas primarias elementales de la ciudad. A partir de enero de 1931 trabajó por un año en la dirección interina y el profesorado de la sección experimental de párvulos de la Escuela Normal Mixta Rodolfo Menéndez de la Peña. De enero de 1933 a abril de 1936 fue directora y profesora de la sección experimental anexa a la Normal.

El 6 de julio de 1938 salió al aire el programa radiofónico La hora del niño que se transmitía en vivo los miércoles de 18 a 19 horas desde los estudios de la XEZ de la ciudad de Mérida. Producido por el Dr. José F. Díaz, jefe del Departamento de Asistencia Social Infantil, se invitó a varias personas para participar en el programa, entre ellas a la profesora Amparo, una de las más comprometidas con el proyecto. El programa consistía en números artísticos a cargo de varias educadoras, en su mayoría señoritas que cantaban y leían cuentos. También se hablaba de higiene familiar y personal y se invitaba a reconocidos médicos de la ciudad. La parte educativa estaba a cargo del Dr. José F. Díaz y la profesora Amparo musicalizaba los cuentos que se narraban.

En 1939, siendo directora y profesora, impartió a un grupo de maestras clases particulares, de dos horas diarias, de técnica especial para la preparación y educación de niños. Ellas eran Andrea Aguilar Cuevas, Teresa Gómez de Góngora, Elisabeth Cuevas de Martínez de Arredondo y Julia Sierra Gómez, las dos últimas con estudios de secundaria. Continuando con el trabajo en la sección experimental de párvulos en la Escuela Normal Mixta Rodolfo Menéndez de la Peña, organizó y obtuvo apoyo para la educación preescolar. Con esto demostró una buena organización y la necesidad de dar mejores apoyos al sistema preescolar para que los niños del estado pudieran ser educados adecuadamente. Ante esta labor, en 1942 el gobierno estableció el Departamento de Protección a la Infancia, siendo el director el Dr. José F. Díaz.

En 1943 fue nombrada jefa educadora del Departamento de Protección a la Infancia y Catedrática del Kindergarten anexo a la Escuela Normal Mixta del Estado. En su gestión fueron creados 11 jardines de niños. Del 11 de enero de 1943 al 8 de marzo de 1945 fue orientadora técnica del Departamento de Protección a la Infancia y directora general de Jardines de Niños. Como orientadora llevó a cabo la organización de festivales infantiles como el efectuado en el parque Felipe Carrillo Puerto en honor al Lic. Benito Coquet, jefe de la Misión Cultural de la Secretaría de Educación Pública (SEP); el escritor de cuentos infantiles Antoniorrobles3; y el ofrecido al compositor Manuel M. Ponce. También organizó un número especial realizado por el Jardín de Niños Nicolás Bravo que consistió en la escenificación de los personajes de la colección Aleluyas de Rompetacones, también de Antoniorrobles.

En 1944 recibió un oficio firmado por el gobernador Ernesto Novelo Torres y su secretario particular, Lic. Alfredo Navarrete Solís, en el que se le designaba directora interina de la Dirección General de Jardines de Niños del Departamento de Protección a la Infancia el Estado, cargo que asumió el 16 de enero de 1945. En la década de los 40 fue profesora «A» de literatura infantil, cantos y juegos, y de ritmos del curso especial de educadoras normalistas de párvulos. Estas cátedras las impartió en el Centro Escolar Felipe Carrillo Puerto.

Asimismo, fue designada jefa del Departamento de Protección a la Infancia y directora general de Educación Preescolar, dependiente del Departamento de Educación Pública, función que desempeñó durante poco más de 13 años, hasta 1968. En 1966, por problemas de salud, solicitó y se le concedió una licencia con goce de sueldo para separarse de su cargo de profesora de la Escuela Nueva para Educadoras Normalistas de Párvulos, dependiente del Departamento Autónomo de Protección a la Infancia. Inhabilitada para reanudar sus labores, a principios de 1967 requirió su jubilación y, antes de que se la otorgaran, le fue conferida la Medalla al Mérito “Ignacio Manuel Altamirano” por 50 años al servicio del magisterio.

En enero de 1968 solicitó de nuevo su jubilación mediante oficio dirigido al gobernador Luis Torres Mesías. El 23 de enero de 1968 fue expedido su certificado de jubilación y en mayo de 1969 le fue comunicada la concesión vitalicia de una pensión mensual de mil 851 pesos. Seis años después de jubilarse, la profesora Amparo Carrillo Corici de Buenfil falleció el 30 de mayo de 1975. Fue velada en Inhumaciones Poveda ante un considerable número de familiares, amigos, docentes y personas de diversos sectores de la sociedad.

Tres días después de su deceso, la subdirectora de Educación Preescolar, Profra. Elda M. Aguilar Llanes, y la orientadora técnica Profra. Nelly A. Cetina C., entregaron un oficio al director general de Educación Pública, Prof. Carlos Carrillo Vega, solicitándole a nombre de las educadoras del estado que la Escuela Normal de Educación Preescolar (ENEP) llevara por nombre Amparo Carrillo de Buenfil. Sin embargo, este sueño no se logró cristalizar.

La profesora Amparo fue una mujer que luchó y sentó las bases para el establecimiento del sistema preescolar de nuestro estado. Siendo originaria de la capital del país, formó parte de la sociedad yucateca y laboró para el desarrollo educativo por más de 50 años. El 15 de mayo de 2005, en el marco de las conmemoraciones del Día del Maestro, le fue conferido el reconocimiento de Maestra Distinguida en un acto realizado en la Plaza del Maestro al que asistieron, entre otros representantes de la sociedad, la Mtra. Edith Soberanis Arjona, directora de la ENEP, y el Sr. Javier Antonio Buenfil Palma, familiar de la homenajeada.

______________________________________________________

1 El 22 de diciembre de 1915 fue fundada la Escuela Normal Mixta, fusión de la Escuela Normal de Yucatán para profesoras de educación primaria inferior y superior, y la Escuela Normal de Profesores del Estado.

2 El concepto alemán Kindergarten a finales del siglo XIX y durante el siglo XX fue utilizado como sinónimo de jardín de niños.

3 Antonio Joaquín Robles Soler (1895-1983), escritor madrileño reconocido por sus obras dirigidas al público infantil. En 1939 escribió Aleluyas de Rompetacones (100 cuentos y una novela).

Marion Guadalupe Garrido May

Continuará la próxima semana…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.